VIDEO

Disturbios entre Uber y taxistas

Riñas y amenazas frente a la Seccional 10 en donde declaraban choferes de la aplicación.

Disturbios entre Uber y taxistas
Disturbios entre Uber y taxistas

Una nueva reyerta entre choferes de Uber y taxistas se dio ayer frente a la Seccional 10, que se encuentra ubicada en la calle Gabriel Pereira esquina Francisco Joaquín Muñoz, en el barrio Pocitos.

Antes, en horas de la mañana, conductores de Uber entraron en conflicto con dos inspectores de tránsito de la Intendencia de Montevideo que se encontraban llevando a cabo un operativo de control en Punta Carretas, en las calles Joaquín Núñez e Hidalgos.

Según relataron los conductores de Uber a El País, llegaron hasta la esquina mencionada y comenzaron a grabar a los inspectores de tránsito que se encontraban parando autos y pidiendo documentación de los mismos.

"Nosotros en ningún momento agredimos a los inspectores, les hablamos bien y les preguntamos sobre el procedimiento que estaban llevando a cabo, no sé qué es lo ilegal en todo esto", informó José, chofer de Uber y representante de la Asociación de Conductores Uruguayos de Aplicaciones (ACUA).

Entre los conductores de la aplicación comenzaron a darse aviso de que en esa esquina estaban los oficiales de la Intendencia cumpliendo el operativo. Eso dio lugar a que cada vez se juntaran más personas a filmar los procedimientos.

Según dijo Nelson, otro chofer que trabaja para Uber, "es público, todo el mundo lo sabe, todos saben que se sale a filmar porque es la que queda. Lo que hacen ellos es un atropello y nadie hace nada", sentenció el hombre.

En determinado momento, los inspectores que no soportaron la situación, llamaron telefónicamente a la policía. Según afirmaron, estaban siendo agredidos verbalmente.

"Estas cosas están pasando desde hace mucho tiempo, no es la primera vez que pasa, cuando se reitera este tipo de hechos tenemos que hacer notar la diferencia", dijo a El País uno de los inspectores que estuvo declarando en la tarde de ayer ante la Seccional 10.

Fue luego del llamado telefónico que un patrullero se hizo presente en el lugar y se llevó detenido a tres choferes de Uber que se encontraban en Punta Carretas.

El oficial de la Intendencia, que prefirió no dar su nombre, informó que "esto de que nos graban pasa en la madrugada, en la tarde, a todo momento".

A las piñas.

El descontrol que terminó a golpes de puño y empujones en la plaza que se encuentra frente a la Seccional 10, se produjo luego de que un grupo de taxistas se cruzara con los choferes de Uber que estaban fuera de la dependencia policial.

Los taxistas que también se concentraron a pocos metros de la seccional "para dar apoyo", según dijeron, a los inspectores que estaban declarando, comenzaron a sacarle fotos a los autos particulares que estaban estacionados a sus alrededores.

"Estos autos son de ellos", decía uno, mientras señalaba a los choferes de Uber que se encontraban justo en frente, separados por la calle Gabriel Pereira.

Los taxistas comenzaron a caminar por la calle Francisco Joaquín Muñoz, perdiéndose de la vista de los choferes de Uber, quienes miraban con atención lo que estaba sucediendo.

Fue en ese momento que uno de los conductores de la aplicación decidió cruzar la calle junto a otros compañeros para poder observar lo que estaban haciendo los taxistas. "Capaz que le quieren hacer algo a nuestros autos", comentaron entre ellos.

Inevitablemente, cuando los choferes de Uber cruzaron a la plaza y los taxistas los vieron, hubo un intercambio de palabras: "¿Qué mirás gordo?", le gritó uno de los taxistas a un conductor de Uber. Este último, replicó: ¿Qué te pasa nabo?".

Ese fue el disparador. Se formó un tumulto de gente de ambos bandos y los insultos iban subiendo de tono, a la vez que se iban acortando las distancias entre unos y otros.

"¡Respeten la ley, cuando se regule, si es que se regula, ahí salgan a trabajar!, ¡ustedes están laburando ahora y no pueden!", les gritaba Giani, uno de los taxistas al chofer de Uber que tenía más cerca suyo. Cuando ya estaban cara a cara, comenzaron los empujones entre los dos bandos. Unos querían separar, otros no entraban en razón y amagaban a pelear "mano a mano", mientras se gritaban.

Para ese entonces, el griterío era más que elocuente, y dos hombres se trenzaron. El de Uber, que medía el doble de altura que su oponente, agarró al taxista y comenzó a zarandearlo por la plaza. Los taxistas quisieron separar pero ya se habían abierto dos frentes de grescas. Uno a pocos metros del otro.

Los vecinos del barrio no entendían lo que estaba pasando, y preguntaban a los presentes "¿por qué se estaban peleando?". Con el comisario a la cabeza, quien llevaba una regla en su mano derecha, un grupo de policías salió de la seccional a detener el caos.

"Muchachos, soy el comisario de la seccional, por favor les pido que se tranquilicen y actúen civilizadamente", dijo el oficial, a lo que uno de los que se encontraba en el borbollón le gritó: "Nosotros somos civilizados, ellos son los que vienen a provocar", apuntando a los conductores de Uber.

Finalmente, y luego de que intervinieran cinco policias, la gresca se diluyó. Un taxista y un chofer de Uber también tuvieron que declarar por este episodio ocurrido en la tarde de ayer.

Tarde agitada.

Los tres choferes de Uber que ayer declararon ante la policía, hoy tendrán que hacerlo en el Juzgado de 5° Turno. Fueron citados a la dependencia judicial a las 7:00 de la mañana. El tumulto de gente frente a la Seccional 10, y las posteriores peleas entre taxistas y conductores de Uber, sacudieron la tarde tranquila que se vivía en Pocitos. Los gritos y los intercambios de insultos entre los bandos fueron moneda corriente, hasta que intervinieron oficiales de la seccional para calmar los ánimos. Todos se retiraron del lugar a las 16:00 horas.

LA VOZ OFICIAL.

Intendencia denunció "agresiones verbales".

Pablo Inthamoussu, director del Departamento de Movilidad de la comuna capitalina, confirmó en la tarde de ayer a El País lo sucedido entre los dos inspectores a su cargo y los tres choferes de la aplicación de transporte durante las primeras horas de la mañana.

Contó que "había funcionarios de tránsito desarrollando tareas en la vía pública y comenzaron a verse rodeados por varios vehículos que después se supo estaban vinculados a la aplicación Uber.

El director municipal explicó que la situación "llegó a un límite" tal que debieron llamar para pedir apoyo policial. "La intervención policial generó la detención de tres personas, y que nuestros funcionarios fueran a la seccional a realizar la denuncia", confirmó.

El tenor de la agresión no pasó a mayores pero "se denunciaron agresiones verbales básicamente". Inthamoussu aclaró que la comuna realiza las inspecciones a las aplicaciones con un "equipo especial" de funcionarios de Tránsito.

"El personal que está afectado a las tareas más comunes no tiene ninguna indicación particular, hay un grupo especial de control de estas aplicaciones porque requiere de un protocolo y capacitación específica", afirmó Inthamoussu.

El jerarca municipal también aseguró que "no se están desarrollando celadas", algo que está especialmente prohibido por la Constitución.

De todos modos, Inthamoussu aseguró a El País que el grupo especial inspectivo realiza "un trabajo previo de recolección de información" antes de realizar los operativos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados