INN CONTENT PARA MAPFRE

Cristina Morán: "No inventé un personaje; esta que ven soy yo"

La periodista, locutora y actriz repasó su vida y su carrera de más de siete décadas en el ciclo “Universos. Historias que construyen futuro”

Aquellas palabras resonaron en su cabeza y marcaron desde entonces y para siempre su carrera: “Si tienes que reír, ríe; si tienes que llorar, llora, pero no te almidones porque los almidonados quedarán en el camino”. Raúl Fontaina, uno de los pioneros de la televisión uruguaya, quería persuadir a Cristina Morán de que diera el paso de la radio a la pantalla chica, que a fines de los años 40 estaba dando sus primeros pasos.

Morán, por entonces figura de radio Carve, se negaba porque desconocía el nuevo medio y estaba habituada a tener todo guionado. Pero Fontaina terminó ganando y la convenció. “Aquellas palabras me quedaron grabadas para siempre y no he hecho otra cosa que ser yo misma”, confiesa Morán. “Yo no inventé un personaje. Esta mujer que ven en la calle, en la televisión o escuchan por radio, soy yo. Soy una mujer muy amplia, muy sincera, doy la cara, no soy de guardarme cosas, soy de decirlas. Me entrego mucho a la amistad, al afecto, y me gustan las cosas claritas aunque duelan”, resalta.

Con más de siete décadas de carrera en radio, televisión y teatro, Morán es indiscutiblemente una referente de la comunicación en Uruguay. Sobre su trayectoria y su vida, la periodista, locutora y actriz charló en el ciclo “Universos. Historias que construyen futuro”, que presentan Mapfre y El País donde 10 personalidades de la historia reciente de Uruguay reflexionan y comparten sus vivencias y experiencias transformadoras.

En la entrevista, moderada por Déborah Friedmann (coordinadora de Redacción de El País), Rosalía Souza (periodista de Revista Domingo) y Gabriel Pereira (estudiante de la Escuela de Arte Dramático), Morán repasó desde sus inicios en los medios a sus proyectos más recientes como el ciclo de programas especiales que condujo el año pasado en Canal 4.

Morán atesora su debut radial en 1948 como uno de sus recuerdos más vivos. “Dije para mis adentros ‘esto es lo mío’ y tenía la seguridad de que lo iba a lograr. Pienso que hay que creer en uno mismo para poder seguir”, explicó. En 2020 y a pocos meses de cumplir 90 años, le llegó una oferta que la sedujo: le propusieron hacer una serie de entrevistas en televisión a destacados referentes del país. Para la comunicadora fue una de las gratas sorpresas que le trajo la profesión. Era el tipo de programa que le interesaba hacer. “Hacer una cosa de conversación, algo que llevara a la gente a estar unida, a no estar con el dedito tocando la pantalla para comunicarse por WhatsApp sino poder verse a los ojos, tomarse de la mano, darse un abrazo”, destacó Morán.

Entrevista. Cristina Morán recordó los hitos de su destacada carrera.
Entrevista. Cristina Morán recordó los hitos de su destacada carrera.

Otro mojón en su carrera, recuerda, ocurrió hace unos años cuando fue presentadora de una telenovela que se emitía en Canal 12 todas las tardes. El proyecto fue exitoso en rating pero además se convirtió en una compañía para gente que suele estar sola a esas horas.

Valores uruguayos

La autenticidad es un rasgo que la define, así como también el ser muy uruguaya. “Soy uruguayísima. No soy fanática de nada, (solo) soy fanática de Uruguay, de mi país”, se autodefine Morán, quien llama a defender los valores que distinguen al Uruguay. “Nosotros los orientales tenemos valores que no se encuentran fácilmente, sobre todo en un país pequeño de 3 millones de habitantes. Si nos ponemos a pensar la gente que ha dado y que da Tacuarembó, por poner un ejemplo, no lo podemos creer. ¿De dónde sale esta gente? Y es de Uruguay, del país que es pequeño porque está entre dos gigantes, pero que también es único”, resaltó.

Ser uruguaya abre puertas y es “muy bien recibido” en cualquier parte del mundo, asegura. Y da fe de ello: en 1984 viajó a Buenos Aires para hacerle una entrevista al por entonces candidato a presidente de Argentina, Raúl Alfonsín. Sin embargo, los custodias no querían dejarla llegar hasta el presidenciable. Finalmente, logró incorporarse a la fila de embajadores que iba a saludar a Alfonsín; cuando llegó su turno le explicó al presidenciable que era periodista uruguaya y que quería entrevistarlo. “¡Ah, de Uruguay!”, le respondió quien sería el primer presidente argentino tras la vuelta a la democracia. Un rato más tarde, Morán había concretado su entrevista.

La visita del papa Juan Pablo II a Río de Janeiro en 1980 es otro hito en la carrera de la periodista. En esa ocasión tuvo la oportunidad de conseguir una bendición del Santo Padre para Uruguay. “Ese fue un momento tremendo. Ya no pude hablar, lo único que hacía era llorar”, recordó emocionada.

Cosechar esos momentos especiales es la recompensa de ser audaz. “En este trabajo tenés que tener ese toque de locura, de audacia. Yo lo hago, me tiro, si sale, sale, y si no mala suerte. Pero te la jugaste por lo menos. A mí me salió bien”, afirmó.

La mejor época

El encuentro fue moderado por Déborah Friedmann, Rosalía Souza Y Gabriel Pereira.
El encuentro fue moderado por Déborah Friedmann, Rosalía Souza Y Gabriel Pereira.

Morán valora su carrera y los momentos que la profesión le ha hecho vivir, desde su comienzo en radio Carve a los 17 años en el programa “El cine y sus estrellas”, pasando por su debut en televisión en una época en la que había que aprenderse de memoria textos larguísimos y las imágenes eran en blanco y negro, por lo que había que describir todo. Pero si bien son etapas valiosas que guardó para siempre, Morán no se aferra a la nostalgia. “De todas las épocas me quedo con esta, con la que estoy viviendo. No hay nada que se le compare a pesar de todo. Lo que estamos viviendo es impresionante, te lleva por delante”, dijo y contó que está al día con la tecnología. “¿Pueden pensar que yo con 90 años iba a disfrutar la tecnología?”, comentó.

Morán cumplió sus 90 el 17 de agosto del año pasado. Revela que “no era muy consciente” del significado de ese cumpleaños y que le “cayó la ficha” cuando sus nietos le llevaron dos globos con las formas de un nueve y un cero. “Entonces dije ‘es verdad, acá estoy’. En ese momento cobré consciencia y le agradecí al Señor. Es un ‘gracias’ que doy todos los días, yo le agradezco a Dios, a la vida y a la gente, por estar, por gozar de salud y despertarme, levantarme y empezar un nuevo día”.

“Ser buenas personas”

La faceta actoral de Cristina Morán comenzó en los años 70, cuando debutó en la obra “Mi suegra es una fiera”. Sin embargo, ese inicio tiene sus antecedentes en los radioteatros que ella coprotagonizaba y que luego, por su éxito, saltaban a las tablas. Su consejo para los actores jóvenes y estudiantes de teatro es “ser honestos, estar atentos, estudiar la letra, no faltar a los ensayos y cuando salís a escena mirar que esté todo lo tuyo”. Pero lo más importante, según Morán, es “ser buena persona. Porque a actuar, cantar y bailar se aprende, pero a ser buena persona no. Se es o no se es”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados