Consejos

Tips para lavar tus prendas negras y que el color no se desvanezca

La ropa negra se desluce con los lavados, sin embargo te traemos algunos consejos para evitarlo.

lavar la ropa
Foto: Pexels

La forma más popular de lavar la ropa es separándola por colores, esto para evitar que las prendas de tonos intensos manchen a las piezas blancas. Otro paso indispensable es seleccionar un jabón adecuado para el tipo de piezas, suavizante, y un protector de color de ser necesario, este último es mayormente utilizado para la ropa negra, ya que suele perder el color rápidamente si no se toman las medidas adecuadas para su cuidado.

Afortunadamente, existen algunos trucos para mantener la intensidad de los colores oscuros intacta.

Usa agua fría
Lo ideal para ropa negra o de colores oscuros es el agua fría, ya que si se utiliza tibia o caliente se corre el riesgo de que el color comience a desprenderse y manchar otras prendas. La cadena de lavanderías peruana “Lavandería Dennys” indica en su portal web dedicado al cuidado de la ropa que la temperatura máxima del agua sugerida es de 30 grados, aunque algunas etiquetas sugieren que desde los 25 grados es ideal para este tipo de prendas.

Lavá solo cuando sea necesario
Hace algún tiempo surgió una controversia cuando diversos blogs de moda y marcas sugirieron que los jeans deben ser lavados al menos cada seis puestas para evitar el desgaste de la mezclilla. Para más de uno sonó como una cantidad de usos exagerada, no obstante, no es algo tan descabellado si se trata del cuidado de la ropa, y este consejo aplica para casi todas las prendas.

En el caso de la ropa negra, es difícil que se manchen o se salpiquen, como podría suceder con la clara o de colores más tenues, por lo que es fácil mantenerlas “limpias” y usarlas por lo menos un par de ocasiones antes de lavarla.

Si por ejemplo, derramas algo sobre tus jeans negros o alguna otra prenda de este color no es necesario que los laves enseguida. Bastará con que mojes un paño con agua fría y frotes suavemente sobre la mancha. Un paso que además de preservar el tono, implica un ahorro significativo de agua, tal como lo menciona el “Manifiesto de los Jeans Sucios”, emitido por Chip Bergh, CEO de Levi Strauss & Co.

Dejala secar en la sombra
De nada servirá que realices un ciclo de lavado perfecto si te olvidas de seguir cuidando tu ropa al secarse. En el caso de la ropa negra, es recomendable dejarla secar en un lugar techado, debido a que los rayos de sol podrían desgastar el color y aclararlo, ya sea de forma total o parcial, dejando pequeñas partes más claras que otras. Si el tipo de material te lo permite, te sugerimos meterla a la secadora, así no tardará tanto tiempo en secarse y no tendrás que recurrir al calor.

No abuses de los productos químicos
No está de más utilizar suavizante, aromatizante o un protector de color, ya que además de proteger tu ropa, le dará una sensación de suavidad y buen aroma. Sin embargo, como sucede con todo, los excesos son malos, y hacer mezclas de distintos productos puede llegar a ocasionar un efecto adverso, y en lugar de avivar el color, terminar por aminorarlo, mancharlo, e inclusive, hacer que pierda su silueta y la tela se desgaste con mayor rapidez.

Te sugerimos elegir el que más se adecue a tus necesidades, y leer la etiqueta tanto del producto como de la prenda, para cerciorarte de que son compatibles. La “Cleanipedia”, creada por la compañía Unilever, sugiere recurrir a los detergentes cuyo PH sea neutro, lo que protege a las telas oscuras y no tiene agentes blanqueadores, además de que generan poca espuma y por lo tanto, no requieren de enjuagues adicionales.

Dala vuelta antes de lavarla
Este paso es común cuando las prendas tienen algún tipo de estampado o aplicación, para evitar que el movimiento de la lavadora provoque que se despegue o caiga por completo. Tratándose de ropa negra, voltearla antes de comenzar a lavar también puede ayudar a que el color perdure, y además, evitar que se llenen de pelusas o bolitas, y tu ropa se vea impecable.

Tips esenciales para la ropa negra

- Procura aplicarte el desodorante minutos antes de ponerte la ropa para evitar que se manche o queden restos en tus prendas.

- Lee siempre las etiquetas, tanto de tu ropa como de los productos que utilizarás, pues aunque algunos prometen ser delicados con los colores oscuros, podrían tener componentes que desgasten el tono o la tela.

- Revisa los bolsillos antes de lavar algo y retira cualquier residuo de papel que pudieran tener las bolsas, ya que al contacto con el agua se desintegrarán y se pegarán a tu ropa negra, y además de ser molesto, dan un mal aspecto.

- Puedes juntar tonos oscuros en la lavadora siempre y cuando no exista nada que pueda contaminarse o mancharse, menciona la Cámara Nacional de la Industria de Productos Cosméticos, CANIPEC.

- Recurre a ingredientes naturales para manchas fáciles de quitar. Unilever, por ejemplo, recomienda agregar a la lavadora una taza de vinagre de manzana para ayudarte a fijar los colores.

- Si te decidiste a revivir el negro con una pastilla de color tendrás que reforzar los cuidados, ya que al menos en las primeras tres lavadas es posible que se desprenda un poco del colorante, así que deberás lavarla individualmente y durante el uso diario, evitar que se moje o se someta a situaciones extremas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error