Realeza

14 reglas estrictas que todos los miembros de la familia real británica deben respetar

Desde qué medias usar hasta llevar un traje de luto a los viajes, pasando por evitar las selfies, estas son algunas de las obligaciones protocolares que la familia real británica debe seguir

Meghan Markle y el príncipe Harry. Foto: AFP
La familia real británica. Foto: AFP

A la vista de un simple ciudadano, ser miembro de la realeza no es más que sus muchas ventajas y privilegios, pero lo cierto es que hay algunas reglas inquebrantables, ya sea por protocolo o por tradición. 

Si bien muchas tienen cierta flexibilidad, otras se cumplen como si fueran leyes divinas. O por lo menos así sucede en la familia real británica. La edición de ese país de la revista Hello! listó un total de catorce “mandamientos” reales. ¿Cuáles son?

Poco contacto físico

Los miembros de la realeza rara vez se besan o se dan la mano en público. En el caso de las parejas, además, sería bastante incómodo ir de la mano porque ellos, a su vez, en sus compromisos públicos, deben saludar con la mano a otras personas.

Hacer reverencias

Al saludar a la reina, los hombres deben inclinar la cabeza, mientras que las mujeres deben doblar un poco las rodillas. Los gestos no necesitan ser largos o exagerados.

Aceptación de regalos

Hay reglas específicas sobre lo que un miembro de la realeza puede o no aceptar como obsequio. La política de regalos establecida durante 2003 dice: “No se deben aceptar obsequios, incluyendo actos de hospitalidad o servicios, que puedan o parezcan colocar al miembro de la familia real bajo alguna obligación con el donante”.

La realeza rechaza los regalos ofrecidos por empresas pero pueden aceptarlos de organismos públicos, como las fuerzas armadas o las organizaciones benéficas, especialmente, aquellas con las que tienen una conexión establecida. Cuando se trata de miembros del público, se pueden aceptar flores, alguna comida razonable y libros no controvertidos, pero los royals no pueden aceptar nada que valga más de 150 libras

Navidad en Sandringham

Solo las parejas que están comprometidas o casadas están invitadas a pasar la Navidad con la reina en Norfolk.

El uso de medias

Este es uno de los casos en los que la regla no se aplica a rajatabla. Se dice que la reina prefiere que las damas de la realeza usen panty medias para los eventos formales.

Propuestas de matrimonio

Como se describe en la Ley de Matrimonios Reales de 1772, cualquier posible novia o novio de la realeza mayor requiere el sello oficial de aprobación del monarca. Antes de que Harry le propusiera matrimonio a Meghan en 2017, habló con su abuela.

“El príncipe Harry es una de las primeras seis personas en la línea de sucesión al trono, por lo que necesita el permiso de la reina para casarse”, dijo Carolyn Harris, historiadora real y autora de Raising Royalty: 1,000 Years of Royal Parenting.

Respeto por el orden de rango

Por lo general, la familia real llega a eventos formales, como el servicio del domingo de Pascua y las bodas, en orden de rango y el de mayor importancia llega último. Es decir que, normalmente, la reina sería la última en llegar, con el príncipe de Gales y la duquesa de Cornualles antes, y los duques de Cambridge antes que ellos y así sucesivamente.

Prohibidas las selfies

Seguramente se puedan contar con los dedos de una mano la cantidad de veces que un miembro de la realeza se ha detenido voluntariamente para posar en una selfie con un seguidor. En general, los royals rechazan amablemente las fotos ya que cuando están trabajando se concentran en lo que deben estar haciendo.

Nada de autógrafos

En ocasiones, se pueden ver a miembros de la realeza firmando un libro de visitas o notas especiales, desde mensajes adjuntos hasta coronas de flores. Pero nunca se los verá firmar autógrafos para los fanáticos durante un paseo. Una regla de larga data sigue vigente para todos los miembros de la realeza, debido al riesgo de que se falsifique la firma.

Hay que llevar un atuendo negro cuando se van de viaje

El protocolo dicta que los miembros de la familia real deben empacar una prenda de vestir negra cuando vayan de gira real en el desafortunado caso de que alguien fallezca cuando estén en el extranjero. En 1992, por ejemplo, cuando murió el padre de la princesa Diana, Lord Spencer, estaba en los Alpes esquiando con el príncipe Carlos. En su camino de regreso, la pareja real siguió las reglas protocolares y se vistió con un atuendo completamente negro.

Los miembros de la realeza no pueden tener opiniones políticas (al menos en público)

El sitio web del parlamento británico dice: “Aunque no lo prohíbe la ley, se considera inconstitucional que el monarca vote en una elección”. Como Jefa de Estado, se espera que la Reina “permanezca estrictamente neutral con respecto a los asuntos políticos” y “no vota ni se presenta a las elecciones”. Es por eso que nunca se escuchará a Isabel ni a los miembros de la familia real expresar sus opiniones políticas en público.

No se pueden cruzar de piernas

Está mal visto que las mujeres de la realeza se sienten con las piernas cruzadas a la altura de las rodillas. Las piernas y las rodillas deben mantenerse juntas, lo que significa que cruzar el tobillo está bien. La posición preferida de Kate ha sido denominada “la inclinación de la duquesa”, donde mantiene las rodillas y los tobillos bien juntos e inclina las piernas hacia un lado. La postura hace que las piernas parezcan más largas y que se adopte una pose más modesta. La princesa Diana era conocida por sentarse exactamente de la misma manera cuando estaba en compromisos y Meghan adoptó la pose también cuando se unió a la familia real.

La regla de la taza de té

Solo en ocasiones muy particulares vemos a los miembros de la familia real tomando té en público. Aquí la etiqueta correcta es sostener la parte superior del asa de la taza con el pulgar y el índice y solo beber del mismo lugar, para evitar múltiples manchas de lápiz labial. Y por último, el meñique siempre adentro.

Sobre los vuelos

En teoría, los herederos inmediatos al trono no deberían tomar los mismos vuelos para proteger el linaje real. Solo la reina tiene la potestad de permitir lo contrario. Ha sucedido con el príncipe William y con el príncipe George. De la misma manera, cuando William era un niño acompañó a su padre en giras mundiales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados