Publicidad

Lore Nutri: Los seis pasos claves para comer mejor en la oficina

Compartir esta noticia
comer en la oficina
Usuario

SABOR EXPRESS

Lorena Balerio, nuestra nutricionista de cabecera, propone alternativas para que la alimentación en la presencialidad híbroda no sea tan caótica

comer en la oficina
Foto: Pexels

Muchas personas han vuelto a la presencialidad laboral de manera hibrida, algunos días teletrabajo y otros presenciales y la pregunta en esos casos es qué pasa con la alimentación. Es común que no podamos organizarnos y los días de oficina resultan un caos encuestión alimentaria.

Hay alimentos y hábitos que nos ayudan a decirle adiós al cansancio, ciertos alimentos estimulan la actividad cerebral y nos ayudan a desempeñarnos mejor en las tareas que requieren concentración y que demandan una dosis extra de atención y creatividad, así como ciertos hábitos que resultan favorables para mejorar la productividad en el trabajo, veamos:

1. Mantenerte hidratado.
Una forma de darnos cuenta de que estamos deshidratados es cuando aparecen los dolores de cabeza en la oficina. Otro síntoma es cuando nos empezamos a sentir cansados y notamos un déficit atencional. Entre todos los beneficios que tiene el consumir agua está que nos ayuda a no sentirnos agotados cuando termina el día.

2. El tupper como aliado
Algo que gana adeptos es la cocina de batch cooking que refiere a destinar un tiempo, el fin de semana o cuando tu tengas un espacio, para cocinar los platos de la semana y evitar así comer fuera, o al menos que sean las menos oportunidades. Si sos de los que comen fuera, intenta pedir comida saludable y fresca, similar a aquello que te prepararías en casa.

Para los tupper te aconsejo elegir carnes magras por su aporte en proteínas y vitamina B12, que combaten el cansancio y además son fuente de tirosina, un aminoácido que ayuda a concentrarnos más durante la jornada.

Evita los tupper copiosos. Bien sabemos que cuando comemos por demás y preparaciones pesadas, nos suele dar esa famosa modorra post almuerzo que nos cuesta mantenernos despiertos y concentrados.

En el caso de los vegetarianos las proteínas de origen vegetal tienen la ventaja de ser más fáciles de digerir siendo más livianas para consumir al mediodía y seguir la jornada laboral sin ganas de dormirse una siesta.

Los cereales te recomiendo incluirlos en el desayuno para iniciar la jornada con energía (avena, granola, panes integrales). Estos nos aportan los hidratos de carbono que el cuerpo necesita y cuando son integrales son de absorción lenta, es decir que se va liberando la energía gradualmente.

Grasas saludables como la palta son ideales para incorporar a diario por su excelente perfil de ácidos grasos saludables, nos brinda mucha saciedad y es una bomba de energía al consumirla. Tanto para los almuerzos como para las colaciones de media mañana o tarde (en un sándwich por ejemplo) ya que la energía que nos brinda dura mucho tiempo y nos vamos a dar saciedad sin sentirnos pesados.

3. Parar para comer
Hacerte el tiempo para comer en la oficina es algo sumamente importante para la productividad y el bienestar; desconectar en un espacio diferente al puesto habitual de trabajo y no contestar mails o pendientes mientras aún te queda la mitad del plato es fundamental.

Así también comer de manera lenta, masticando y sin el piloto automático de que tengo que seguir con los pendientes, ayuda a mantener mayor control sobre las cantidades que comemos así como qué ingerimos. Si no te llevas comida y dejas el almuerzo para más tarde, cuando realmente cortes para comer seguramente estés con más apetito y nadie con hambre toma decisiones afortunadas, así que tupper de casa o hacerse un tiempo son dos prácticas que no deben faltarte en esta vuelta a la oficina. Acá les dejo un link donde hablo más en detalle al respecto.

4. Amigate con las frutas.
Tanto bananas, cítricos como frutas de estación son algunas opciones; hoy por hoy varias oficinas ofrecen frutas a sus empleados, si no es tu caso la banana no solo es práctica para trasladar, también posee azúcares y carbohidratos, que nos da energía para cuando estamos cansados y necesitamos energizarnos (yo suelo recomendarla para cortar largos periodos sin comer entre un almuerzo temprano y una merienda tardía, por ejemplo).

A su vez las frutillas están en su momento del año, otra trasportable son las mandarinas, ambas nos hidratan y aportan antioxidantes y mucha vitamina C, ideal para mantenerse bien despierto. Espero que no tengan problemas con el olor de las mandarinas en sus oficinas, si es así te recomiendo que te las lleves ya peladas en un tupper para evitar miradas de costado. 

5. Mejorar el cajón del escritorio
A la hora de querer hacer una colación y para evitar la colecta de los bizcochos o los ojitos del kiosco, optá por una opción natural.

La opción ideal para darnos energía es tener a mano un mix de frutos secos, crudos o tostados sin sal; almendras, castañas, nueces, maní y pipas de girasol concentran grandes cantidades de ácidos grasos esenciales, la idea es consumirlos en pequeños volúmenes.

También son útiles en la mañana, ya que muchas veces el desayuno suele ser el tiempo de comida que solemos omitir para no llegar tarde al trabajo.

6. El ultimo tirón antes de irte también es importante
A la tarde nos queda el último tramo y estamos con poca batería, ahí suele ser necesario ese shot extra de energía con un café, incluso té o mate. Estas infusiones nos dan cafeína, que reduce la fatiga y puede incrementar la atención y el estado de alerta. Este momento sirve para sumar una dosis saludable a nuestro día.

Algunas ideas de infusiones saludables puede ser: agregar a una taza de agua caliente el jugo de medio cítrico (limón o naranja), junto a una ramita de canela o cucharita de esta en polvo, podes endulzar con miel y sumarle menta, incluso con té negro o verde queda excelente.

Si sos más del mate podes agregarle un pedacito de jengibre al agua, dándole un sabor especial pero además aprovechando que esta raíz ayuda a nivel digestivo, respiratorio y como antiinflamatorio natural.

Los dátiles son una excelente opción de colación saludable dulce para consumir entre horas cuando nos da apetito; podés tener una bolsita de dátiles en el cajón de tu escritorio, no solo que son fáciles de consumir además, brindan azúcar natural propia del alimento sin ningún agregado extraño y fibra que aporte saciedad y calme el hambre.

Hay dos prácticas que no tienen que ver directamente con la alimentación pero que sin duda te van a hacer más productivo. La primera es mantener un buen descanso. Descansar es una función vital donde se regeneran células y la mente se relaja para estar “como nueva” al otro día, dormir mal aumenta los dolores de cabeza, irritación y mal humor. Una jornada de trabajo sin haber descansado bien puede llegar a ser interminable.

La segunda es hacer ejercicio. Esta es una forma de “nutrir” al cerebro; el ejercicio favorece la memoria, la coordinación y los reflejos, además que mejora nuestro estado de ánimo y da vitalidad, ayudando a mejorar la postura corporal, aliviar contracturas y posiciones incomodas.

CONOCÉ A NUESTRA COLUMNISTA
Lorena Balerio
Lorena Balerio

Licenciada en Nutrición. Dicta charlas y talleres y promueve la alimentación real y saludable. Consultas personalizadas a domicilio y online

Podés seguirla y contactarla a través de su redes sociales Instagram y Facebook.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad