Realeza

Adiós a Felipe de Edimburgo: así era el marido de la Reina Isabel II

En el mediodía londinense, la Familia Real Británica anunció el fallecimiento de Felipe, esposo de la Reina Isabel y padre del Príncipe Carlos. 

El príncipe Felipe, duque de Edimburgo. Foto: AFP
El príncipe Felipe, duque de Edimburgo. Foto: AFP

La noticia del fallecimiento de Felipe (99), duque de Edimburgo, marido de la Reina Isabel durante 73 años y padre del Príncipe Carlos, primero en la línea de sucesión al trono británico sorprendió al mundo en la mañana de este viernes.

Si bien entre febrero y marzo permaneció internado durante cuatro semanas y fue sometido a una intervención quirúrgica del corazón. El duque fue dado de alta el 16 de marzo y regresó a Windsor. La Familia Real anunció esta mañana que el duque falleció en paz en el castillo de Windsor a través de sus redes sociales y sus cuentas permanecen momentáneamente deshabilitadas.  

Felipe de Edimburgo nació el 10 de junio de 1921 y se preparaba para festejar su centenario en pocos meses. Hijo del príncipe Andrés de Grecia y Dinamarca y de la princesa Alicia de Battenberg (Mountbatten en inglés), fue miembro de la casa real griega por nacimiento y de la británica por su matrimonio. Además, era descendiente de la casa real rusa y de la británica por igual.

La reina Isabel II y Felipe, Duque de Edimburgo. Foto: Wikimedia Commons
La reina Isabel II y Felipe, Duque de Edimburgo. Foto: Wikimedia Commons

Felipe vivió su primero años en Grecia, pero luego de la guerra entre turcos y griegos su familia fue desterrada del país y Felipe fue escondido en una caja de frutas para salir sano y salvo. La familia se instaló en Francia antes de que cumpliera los dos años. 

Hacia la década del 30, la familia se trasladó a Inglaterra donde el futuro marido de la reina sería educado entre el Reino Unido, donde asistió a un inrernado en Escocia,  y Alemania.  Mientras vivió en Londres, lo hizo junto a su abuela en la residencia real del Palacio de Kensignton. Hizo su carrera naval en la armada británica y adoptó el apellido Mountbatten, mientras se preparaba para un matrimonio noble dentro del Reino Unido. 

En 1947, finalmente, se casó con la entonces princesa heredera Isabel, hija del rey Jorge VI, quien además era su prima ya que ambos eran bisnietos de la reina Victoria. 

Felipe fue apostado en la isla de Malta y allí convivieron junto a la reina en sus primeros años de matrimonio. 

La reina Isabel II y Felipe, Duque de Edimburgo. Foto: Wikimedia Commons
La reina Isabel II y Felipe, Duque de Edimburgo. Foto: Wikimedia Commons

Cinco años después, tras el fallecimiento del rey, Felipe se convirtió en consorte de la reina, aunque nunca recibió el título de rey, nombrado príncipe por su esposa.

En 1960, Felipe logró su propia conquista al lograr que sus hijos pudieran llevar su apellido que comenzó un nuevo linaje dentro de la familia real británica: Mountbatten-Windsor.

La pareja estuvo casada casi 74 años y tuvo cuatro hijos: el príncipe Carlos, la princesa Ana, el príncipe Andrés y el príncipe Eduardo. Además, ocho nietos y, hasta el momento, diez bisnietos.

La reina Isabel II y Felipe, Duque de Edimburgo. Foto: Wikimedia Commons
La reina Isabel II y Felipe, Duque de Edimburgo. Foto: Wikimedia Commons

Felipe se retiró de la vida real en 2017, aunque continuó haciendo algunas apariciones esporádicas,  tras cumplir 22.219 compromisos reales desde que Isabel subió al trono en 1952.

Un consorte diferente

Felipe fue una figura que intentó modernizar la imagen de la familia real, vinculándose con las últimas tendencias a lo largo del siglo XX e incluso buscando cambiar el vínculo con la prensa y la población. 

Fue un apasionado por la vida naval, embarcándose en grandes travesías, incluso durante su matrimonio con la reina Isabel II. Además, el duque de Edimburgo fue piloto de la fuerza aérea británica


Además, mantuvo una pasión por los deportes ecuestres durante toda su vida: representó s Gran Bretaña en tres competiciones europeas  de carreras de carros de caballos y seis mundiales en la modalidad que él mismo impuso en el país. Además de ser jugador de polo como sus hijos y nietos. 

La reina Isabel II de Gran Bretaña y el príncipe Felipe de Gran Bretaña, duque de Edimburgo, posan en el cuadrilátero del castillo de Windsor el 6 de junio de 2020. Foto: Reuters
La reina Isabel II de Gran Bretaña y el príncipe Felipe de Gran Bretaña, duque de Edimburgo, en Windsor el 6 de junio de 2020. Foto: Reuters
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados