Publicidad

Crianza: "Hay que buscar en el interior del padre, no solo en los supermercados", asegura Fanny Berger

La psicóloga presentó su más reciente trabajo “Papis necesito seguridad. Una guía de parentalidad nutritiva”. En su libro, aclara que no brinda recetas mágicas porque no existen

Compartir esta noticia
Fanny Berger
Fanny Berger
Foto: Cortesía Editorial Fin de Siglo

Hace ya unos diez años que abro la puerta de mi consultorio y los padres me dicen que no pueden más con su hijo, que no saben qué hacer”, asegura la psicóloga Fanny Berger que presentó su más reciente trabajo: “Papis necesito seguridad. Una guía de parentalidad nutritiva”. En su libro, la profesional aclara que no brinda recetas mágicas -porque no existen-, pero si acerca lineamientos parasobrellevar estas situaciones.

Su noveno libro surgió a pedido de Estefanía Canalda de editorial Fin de Siglo, que le ofreció escribir del tema que quisiera. Esa fue una suerte de presión extra, pero solucionarlo fue sencillo.

El desafío la motivó a pensar, tras 43 años en la profesión, qué le podía decir a los padres que ya no hubiese dicho y qué necesitan los niños: todos, sin importar donde hayan nacido, ni el nivel cultural, social o económico, necesitan seguridad.

“En concreto, un niño necesita seguridad. Los padres corren a comprar, a inscribirlos en actividades, a hacerles fiestas, a llevarlos a fonoaudiólogos y psicomotricistas que tal vez si necesitan, pero lo más importante es la seguridad”, remarca.

A su juicio, los padres quieren lo mejor para los hijos pero a veces no saben jerarquizar y seguridad es una palabra muy genérica que es preciso crearla desde el vamos.

En uno de los capítulos de su trabajo, que está disponible en librerías, la autora habla de cómo conyugalidad y parentalidad mantienen un vinculo circular, una influye en la otra.

“Muchas veces los padres dicen que nunca se pelean delante de los niños pero discutir no es solo gritos, los niños también notan el maltrato, la indiferencia, el desamor. Lo mismo con los comentarios sobres los parientes, hay que dar seguridad dentro de toda la familia”, explica.

“No se puede dar confianza a un niño si tú no trabajas la tuya propia. No se puede ser padres solamente con manuales, talleres o consejos. Es esencial la introspección para sacar a luz tus recursos personales”, enfatiza.

Crianza

Berger es psicóloga, máster en Psicología Educacional y Clínica de Niños, Jóvenes y Familias. Es además la creadora del método TAB (Terapia de Alcance Breve), que se focaliza en un tema concreto a lo largo de un máximo de cinco sesiones, y de Empatika, un método de asesoramiento en línea basado en la psicología resolutiva.

Libro Papis necesito seguridad
Libro Papis necesito seguridad
Foto: Editorial Fin de Siglo

En esta publicación la autora habla de parentalidad nutritiva a la que define como el conjunto de habilidades que se necesita para educar un hijo adaptativamente.

El término viene de los años 60 y se reflotó después en terapia sistémica. “La maternidad y paternidad son hechos biológicos, uno es quien le suma hechos emocionales. Hacerte madre o padre biológico no dice nada. He trabajado con padres adoptivos, de acogida, y me gusta hablar de parentalidad que tiene que ver con el adulto que educa”, expone.

El término nutritiva surgió como paralelismo a los alimentos; algunos aportan calorías pero no nutrientes y otros tienen muchísimas vitaminas y minerales. Así, Berger sostiene que los niños tienen un largo período de dependencia hacia los padres y la forma en que se lo alimente, hable y proteja tiene influencia sobre él.

“El adulto tiene que pensar antes de hablar o tener una acción hacia el hijo en sí eso ayuda, nutre y es positivo. Hay que tener en cuenta que ellos están formando su personalidad en base a lo que le devuelve el mundo y los padres son muy importantes”, sentencia.

A través de la parentalidad nutritiva, los adultos le damos a los más pequeños la oportunidad de llegar a ser adultos maduros, empáticos, respetuosos y felices.

“Todas las etapas de la vida tienen desafíos. En la adolescencia son distintos a los de la etapa escolar o preescolar, pero la seguridad es el sentimiento de que yo puedo, a pesar de las adversidades del ambiente, enfrentar un problema y adaptarme”, desarrolla.

En el último capítulo, Berger sostiene que hoy en día hay muchos narcisistas, psicópatas y demás trastornos de personalidad que podrían evitarse con parentalidad nutritiva. “Nadie nace narcisista. En el caso de los trastornos de desarrollo como TEA, TDAH y trastorno específico del lenguaje, también una parentalidad nutritiva atenúa el impacto negativo”, destaca.

Estrés

La publicación propone un maletín de primeros auxilios para padres estresados, lineamientos sobre qué es nutritivo y ayuda, y lo que debe evitarse decir o hacer. Son sugerencias y no consejos; no todo vale cuando uno educa.

Siempre hay adversidades en la crianza pero el estrés parental existe; es el sentir de que no puedo con mi hijo, que no sé qué hacer con él, el sentirse mala madre o padre.

“Sintiéndose así el adulto no ilumina sus recursos personales como la calma, el humor, la creatividad. Los seres humanos tenemos muchos recursos, pero nos olvidamos de mirarnos a nosotros mismos y entender que sí podemos. Todo esto tiene que ver con la vida actual llena de exigencias. No tenemos tiempo, queremos todo hecho y a veces hay que buscar en el interior del padre, no solo en los supermercados”, concluye.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

crianzaFanny Berger

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad