Mujeres rurales 

Norte a Sur se celebra el Día internacional de la mujer rural

Los datos de la dirección de Estadísticas Agropecuarias indican que en la cadena agroindustrial trabajan 220 mil personas de las cuales aproximadamente 55.700 son mujeres, es decir el 25%.

mujeres rurales

Cada 15 de octubre se conmemora el Día internacional de la mujer rural y si bien este año la celebración oficial se trasladó a Artigas y Bella Unión, las miradas están puestas en todos los rincones y en cada una de las mujeres que dedican sus días a este rubro.

“Queremos incluir, que más mujeres se sientan identificadas con las políticas que estamos llevando adelante. La idea es sumar y con el plan de género construir unión, construir el país de los “y”. Buscar la igualdad de oportunidades en el ámbito rural para el desarrollo y para elegir con la mayor libertad posible quienes queremos ser y qué queremos hacer”, explicó Fernanda Maldonado, directora general de Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP).

En el norte, los festejos serán en el predio de la Asociación Agropecuaria de Artigas y en Bella Unión, donde habrá grupos de mujeres y se concretará la visita de autoridades nacionales y departamentales a establecimientos de la zona. Luego tendrá lugar un conferencia y en horas de la tarde se sumarán al Foro Nacional de mujeres en el agro.

Cifras

Los datos de la dirección de Estadísticas Agropecuarias (DIEA), indican que en la cadena agroindustrial trabajan 220 mil personas de las cuales aproximadamente 55.700 son mujeres, es decir el 25%. De todos modos, puede presumirse que el número es mayor porque el 43% de la población rural son mujeres.

Si hablamos de la titularidad de las explotaciones agropecuarias, alrededor del 20% está en manos de mujeres.

“Por suerte las cosas han cambiado y hoy es más común ver mujeres atrás de un tractor o de la maquinaria agrícola. Hay sectores en los que hay muchas mujeres y no lo notamos, por ejemplo, en la pesca. Están presentes en todos los roles”, señaló Maldonado.

Género

En mayo, el MGAP presentó el Plan Nacional de Género en las Políticas Agropecuarias (PNG Agro) “con el objetivo de modificar y establecer bases sobre las cuales elaborar políticas públicas”.

El documento se hizo de forma participativa con toda la institucionalidad agropecuaria. En primera instancia se relevó cómo estaban las políticas de género vinculadas al sector y de ahí surgió la posibilidad del plan a nivel nacional donde se involucraron, además del Ministerio, el Instituto Nacional de Carnes (INAC), Instituto Nacional de la Leche (INALE), Instituto Nacional de Semillas (INASE), Instituto Nacional de Vitivinicultura (INAVI), Instituto Nacional de Colonización (INC), Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) e Instituto Plan Agropecuaria (IPA), con el apoyo técnico de la Organización de las Naciones Unidas para Alimentación y la Agricultura (FAO).

Sin perjuicio de esto y como resultado del plan, se trabaja con otras organizaciones como el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), el Ministerio de Economía y Finanzas, ANDE e INEFOP en la implementación de capacitaciones por ejemplo.

“De ese plan surgieron 83 medidas, muchas de ellas están dirigidas a transformar las bases y por eso algunas apuntan incluso a la interna del ministerio y la institucionalidad, como por ejemplo a cómo hacer los relevamientos y estadísticas, que eso se haga con perspectiva de género”, desarrolló Maldonado.

“También hay medidas hacia afuera y las fundamentales son las que apuntan a lograr una mayor autonomía económica de las mujeres rurales o vinculadas al agro con todo lo que eso implica. Mayor autonomía significa también mayor poder de decisión y libertad”, sostuvo.

La idea es que la herramienta perdure en el tiempo y puedan acceder todas las mujeres rurales. Cada una de las medidas cuenta con una institución responsable de su ejecución, un presupuesto y un plazo establecido para su cumplimiento; además se rinden cuentas de forma semestral de la evolución para garantizar la transparencia.

¿Cuál es el mayor reto de las mujeres rurales?

Simone Leal

28 años, trabajadora en la caña de azúcar, Artigas

El trabajo rural, de por sí, es sacrificado pero la mujer es bien guerrera. Lo que a veces nos falta son oportunidades laborales que siempre son para los hombres. Cuando piensan en la mujer para el campo, la ven a una como cocinera y no es así, las mujeres somos baqueanas en todo: para el ganado, para la agricultura, en un montón de actividades. En el campo una hace de todo un poco y siempre es trabajo duro, pesado, bajo el sol y bajo lluvia. Siempre hay riesgos.

Me dedico a la cosecha de la caña de azúcar, este es el primer año que lo hago, pero estoy segura no será el último. Es muy sacrificada la zafra y es una labor cansadora pero siendo trabajo todo vale.

Teresita Romero

60 años, jubilada de la producción lechera, San José

Antes las mujeres vivíamos aisladas, lo que necesitábamos era comunicarnos. Eso cambió y la tecnología fue fundamental; tenemos un grupo con mujeres de muchos rubros y edades y estamos siempre en contacto, nos informamos, nos acompañamos y crecemos juntas.

El desafío sigue siendo abrirse camino, es difícil romper con la cultura de ser mujer rural y no dedicarse solo a la casa. Yo fui la primera mujer directiva de una asociación de productores lecheros y tuvo su costo. Fue muy enriquecedor pero también duro.
Otro reto es formar hijos para que sigan en el rubro. Los jóvenes huyen del campo, un poco porque les transmitimos la dureza del campo. Es un trabajo muy sacrificado, los emprendimientos familiares no tienen horarios.

mujeres rurales
Simone Leal, Teresita Romero, Antonella Gordillo y Angélica Bianchi

Antonella Gordillo

31 años, productora hortícola y operadora de la UAM, Canelones

En cada establecimiento, sea cual sea el sector, siempre hay una mujer ejecutando, gestionando, armando todo para que esa empresa salga adelante. El trabajo rural no es para nada un mundo de hombres. Quizás la presencia de las mujeres no era algo muy notorio pero con esta nueva generación y las redes sociales logramos ser más visibles.
Estamos muy conectadas entre nosotras y creo que somos quienes vamos a conseguir fortalecer el vínculo del campo con la ciudad. Tendemos lazos y mostramos lo que hacemos, es como una mini revolución que impacta porque antes era todo más puertas adentro de su establecimiento.

Quisiera que haya más mujeres en los puntos de decisión. Hay más mujeres en las gremiales y ese es el camino para conseguirlo, interactuar allí es dar perspectiva, ampliar el esquema que se tenía.

Angélica Bianchi

53 años, cría de ganado bobino y ovino, Artigas

Los retos son varios. Primero darle más autonomía económica a las mujeres, impulsando emprendimientos. Si bien tenemos un buen manejo económico necesitamos empoderarnos y visibilizarnos. Necesitamos que se nos faciliten servicios también, por ejemplo, la salud, con médicos, enfermeros, ambulancias y psicólogos en las policlínicas rurales o incluso en las escuelas porque muchas veces la mujer no va hasta el pueblo más cercano.

Las escuelas rurales son el centro de referencia para las mujeres, siempre estamos vinculadas ahí. Ese sería un buen lugar para hacer talleres y que se atienda la parte psicológica, es un punto en el que siempre saben lo que está pasando en las familias rurales que está en lo más profundo de los pagos. Muchas mujeres sufren de depresión en el campo como resultado del aislamiento, por la soledad en la que se vive. Es un tema muy importante como también lo es la seguridad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados