NEGOCIOS

Helado vegano que creó una uruguaya tendrá local en Miami y llegará a los súper en EE.UU.

Vegalatto ya tiene presencia en Paraguay y Nigeria; en el mercado estadounidense comenzará a producir sus postres y también proyecta desarrollar una red de franquicias

Caldarelli. Crecer en productos y desarrollar los mercados de Uruguay y EE.UU. es la apuesta. (Foto: Leonardo Mainé)
Caldarelli. Crecer en productos y desarrollar los mercados de Uruguay y EE.UU. es la apuesta. (Foto: Leonardo Mainé)

Desde el Polo Tecnológico Industrial (PTI) del Cerro, donde se elaboran actualmente, a Miami Beach, su nuevo destino. Los helados veganos, artesanales y 100% sin gluten de Vegalatto se proyectan fuera de fronteras y tienen en EE.UU. un nuevo mercado más allá de Uruguay.

Vegalatto, fundada en 2016, instalará su primer punto de venta al público estadounidense en la zona de Normandy Isles (Miami Beach, Florida), donde comenzará a producir sus postres en un par de meses tras haber constituido la empresa, adelantó Alexandra Caldarelli, directora de Vegalatto.

«El espacio en realidad es una heladería que es fábrica y a su vez un local bandera», describió Caldarelli. La instalación cuenta con 80 metros cuadrados (m2), detalló la empresaria.

A partir de esta apertura, el objetivo de comercialización de la empresa en EE.UU. es expandirse hacia otros canales de venta como supermercados y tiendas de alimentos saludables, una estrategia similar a la que ha adoptado en el mercado uruguayo para crecer.

Un paso posterior ya contemplado es desarrollar una red de franquicias para «hacer llegar el producto a todos lados y pueda ser masivo», detalló la directora de Vegalatto.

El desembarco de la marca en EE.UU. corona un proceso de más de un año y medio de trabajo entre Vegalatto y sus socios en EE.UU., que también son uruguayos y tienen negocio en Miami.

Paraguay y Nigeria

La marca uruguaya de helados veganos ya había iniciado gradualmente su expansión internacional al instalarse en Paraguay en 2018 y abrir formalmente en febrero de 2019.

A su vez, Vegalatto tiene presencia en Nigeria de la mano de una amiga de Caldarelli que es nutricionista y que acordó con los responsables de la empresa desarrollar la marca en ese país a través de franquicias.

Sin embargo, la pandemia de coronavirus ha puesto en pausa los planes para esos dos mercados, señaló la directora de Vegalatto. La empresa continúa abierta en Paraguay a la espera de que mejore la situación sanitaria, precisó Caldarelli.

Entretanto, la idea de la compañía es «expandir (la marca en) Uruguay, desarrollar productos nuevos y crecer en EE.UU.», remató.

"Dulce de leche" vegano

El "dulce de veche" de Vegalatto está elaborado con almendras y castañas de cajú.
El "dulce de veche" de Vegalatto está elaborado con almendras y castañas de cajú. Foto: Gentileza Vegalatto.

Vegalatto está ampliando su oferta con productos que trascienden los helados. El mes pasado lanzó su «dulce de veche», un símil de dulce de leche a base de almendras y castañas de cajú, que es vegano, sin gluten y sin lactosa. El nombre del producto no alude a la palabra «leche», porque está reservada al derivado de animales, aclaró Caldarelli.

El dulce se vende a granel y en frasco de 250 gramos en tiendas de alimentos veganos de Montevideo, Canelones y Punta del Este.

«Siempre nos dedicamos al helado y el año pasado sentimos la inquietud debido a la pandemia. De las crisis siempre algo surge», destacó Caldarelli. El nuevo producto nació como una alternativa ante la suspensión de eventos gastronómicos -un pilar para Vegalatto- a causa del coronavirus. La diversificación se materializó con el lanzamiento de chocolates veganos y sin azúcar el año pasado; la buena respuesta del público inspiró otra creación: el alfajor vegano.

Vegalatto apunta a masificar su dulce gracias a su calidad y sabor, sin «encajonarlo» al público vegano. En esa línea, la idea es llevar el producto a las grandes superficies, anticipó Caldarelli, que anunció el desarrollo de una versión del dulce sin azúcar, y un postrecito de vainilla, chocolate y «dulce de veche».

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados