EMPRESAS

Fin de una era en Google: Larry Page y Sergey Brin dejan la dirección a Sundar Pichai

Los ejecutivos creadores de la compañía se liberan de la operativa diaria y dejan al frente al actual CEO de la tecnológica, que se convertirá en el jefe de Google y AlphabeT

Larry Page y Sergey Brin, cofundadores de Google. Foto: AFP.
Larry Page y Sergey Brin, cofundadores de Google, mantendrán acciones de la empresa. Foto: AFP.

Larry Page y Sergey Brin, los estudiantes graduados de Stanford que fundaron Google hace más de dos décadas, anunciaron que renunciarán a sus funciones ejecutivas en Alphabet, la empresa matriz de Google. Sundar Pichai, director ejecutivo de Google, se convertirá en el jefe de Google y Alphabet.

La movida marca el final de una era para Google. Page y Brin personificaban la compañía desde su creación y eran dos de las figuras más influyentes de la industria tecnológica, a la par de los fundadores de Apple y Microsoft, Steve Jobs y Bill Gates.

Sus ideas sobre cómo administrar una empresa de Internet, ofrecer beneficios generosos a los empleados -como transporte gratuito en autobuses a la oficina- se convirtieron en un estándar para Silicon Valley. Ambos desempeñaron un papel menor en las operaciones diarias en 2015 cuando crearon Alphabet, un holding que incluye a la empresa autónoma Waymo bajo su paraguas.

Google y Alphabet. Foto: AFP.
El gigante de Internet enfrenta uno de los períodos más turbulentos de su historia. Foto: AFP.

Desde entonces, han pasado más tiempo en una variedad de otras apuestas, como en tecnologías de extensión de la vida, mientras que Pichai se dedicó a Google y su enorme negocio de búsqueda y publicidad. El negocio siguió creciendo y Alphabet es una de las compañías más valiosas del mundo, pero el gigante de Internet ingresó en uno de los períodos más turbulentos de su historia, bajo el escrutinio antimonopolio, empleados que abandonan el barco y un creciente escepticismo público sobre su poder.

Page y Brin, ambos de 46 años, seguirán integrando el directorio de Alphabet y continuarán siendo los dos accionistas individuales más grandes de la compañía. Tendrán la mayoría de las acciones y derecho a voto, lo que les dará un control efectivo sobre el directorio y asegurará que se permanecerán en el futuro de la compañía.

PERFIL

En la lista de los más ricos

Page y Brin se sumarán al selecto grupo de creadores de empresas tecnológicas que dejan la operativa diaria, pero retienen sus acciones, el control de la compañía y tendrán derecho a voto. Esto deriva de una estructura en la que unas acciones tienen más poder que otras (tienen el 84% de las de más peso). Con estas atribuciones, podrían echar a Pichai. «Esto no es diferente a decir:´Papá te puso a cargo, pero sigue siendo el dueño», dijo un ex ejecutivo de Google. En cualquier caso, ninguno tendrá problemas de dinero. Paige amasa una fortuna de US$ 58.900 millones y Brin posee unos US$ 56.800 millones. En la lista de Forbes ocupan el sexto y séptimo puesto de personas más ricas del mundo.

«Si bien ha sido un gran privilegio estar profundamente involucrados en la gestión diaria de la empresa durante tanto tiempo, hoy en 2019 creemos que es hora de asumir el papel de padres orgullosos: ofrecer consejos y amor, ¡pero no regañar a diario!», escribieron en un comunicado.

La movida confirma el ascenso de Pichai (47), como una de las personas más poderosas en tecnología. Mientras él dirigió el negocio principal de Google durante cuatro años, aún se reportaba Page, como director ejecutivo de Alphabet, y a Brin, su presidente.

Ahora Pichai será el único ejecutivo a cargo de una empresa que tiene negocios gigantes en búsqueda, publicidad, mapas, software para teléfonos inteligentes y videos en línea, así como una variedad de apuestas incipientes en áreas lejanas, como entregas de drones y globos que transmiten Internet.

Alejamiento

En los últimos años, Page y Brin parecían haber perdido interés en dirigir la compañía que fundaron. La reorganización en una sociedad de cartera estaba destinada en parte a abordar eso. Mientras Pichai tomaba las riendas del negocio a menudo desordenado de Google, Page y Brin se concentraban en lo que efectivamente eran proyectos científicos.

Sundar Pichai, CEO de Google. Foto: AFP.
Sundar Pichai dirigió el negocio principal de Google por cuatro años. Foto: AFP.

Brin mudó su escritorio a X, el laboratorio que convierte ideas de ciencia ficción en realidad, donde los ingenieros trabajan en proyectos que probablemente fracasarían, pero que tienen un gran potencial en caso de no fracasar.

Page raramente asistía al campus de Google y estaba trabajando en problemas tecnológicos de largo alcance y proyectos secundarios personales, como Kitty Hawk, su startup de autos voladores.

Ambos han desaparecido en gran medida de la vista del público, al menos como representantes de la compañía. Page no habló de las ganancias trimestrales de Alphabet, sino que su testimonio fue similar al de otros ejecutivos tecnológicos de la firma y tampoco concedió entrevistas a los periodistas.

En el aeropuerto internacional de San Francisco, Brin hizo uno de sus últimos comentarios a los periodistas cuando protestó por las políticas inmigratorias del presidente Donald Trump. En la oportunidad, remarcó que él era un ciudadano común.

Globos. Hoy "parecen estar muy lejos de la locura", dijo el jefe de X, Astro Teller. Foto: Difusión.
Los globos que transmiten Internet son desarrollados por Alphabet. Foto: Difusión.

En los últimos años, la cultura del trabajo libre promovida por Page y Brin ha tenido problemas. Los empleados han organizado protestas públicas por el manejo de la compañía ante reclamos de acoso sexual contra ejecutivos, su tratamiento hacia trabajadores contratados y su departamento de defensa, las agencias federales de fronteras y el gobierno chino.

Con su estilo afable, Pichai se mostró reacio a confrontar las protestas frontalmente, pero ha tomado medidas enérgicas contra los disturbios de los empleados. Google ha detenido las reuniones semanales de la compañía y ha impuesto restricciones sobre qué pueden discutir los empleados en los tableros de mensajes.

«Algunos esperaron que Sergey y Larry intervinieran seriamente y arreglaran Google. En lugar de enderezar el barco que se hunde, saltaron fuera de él», escribió en Twitter Google Walkout for Real Change, el organizador del paro de los empleados el año pasado.

Liderazgo

Trabajar en Google hoy se parece más a estar en otras de las gigantes tecnológicas; mientras que los intereses y estilos de Page y Brin -como centrarse en proyectos y bromas matemáticas- se han convertido en parte de la iconografía de Silicon Valley.

Mientras que otros titanes tecnológicos como Jobs y Gates eran conocidos por sus estilos de liderazgo a veces descarados y mercuriales, Page y Brin eran discretos y cerebrales. Pero no siempre. Brin se tiró en paracaídas para un evento de presentación de uno de sus productos más decepcionantes, el Google Glass.

Larry Page y Sergey Brin, cofundadores de Google. Foto: AFP.
Larry Page y Sergey Brin se conocieron en Stanford y allí se les ocurrió inventar Google. Foto: AFP.

Ese estilo idiosincrásico de sus fundadores, el «googliness», se convirtió en algo que los gerentes de empresa debían buscar en los postulantes.

Complementarios

La familia de Bryn emigró a Maryland desde la Unión Soviética. Se conocieron en Stanford, donde en 1996 se les ocurrió la invención que engendró a Google. Page fue el visionario mientras que Brin, un prodigio de las matemáticas, dirigió la ingeniería.

«Mientas Sergey se preguntaría ‘¿Es esa la mejor manera de resolver el problema?’; Larry diría ‘¿Es ese el problema correcto para resolver?’», contó Michael Jones, cofundador de Google Earth, quien trabajó durante 11 años, estrechamente con ambos. «Son diferentes y juntos forman una persona completa», explicó.

En Google, establecieron una declaración de su misión: «Organizar la información del mundo y hacerla universalmente accesible y útil». Eso llevó a proyectos que digitalizaron millones de libros, cartografiaron digitalmente las calles del mundo y crearon inteligencia artificial que puede transcribir instantáneamente el habla o conducir autos. También han sido acusados ​​de pisotear la privacidad de los usuarios y abusar de su dominio mientras compiten con compañías más pequeñas.

Aún así, han estado entre los ejecutivos más progresistas de la industria de EE. UU., remarcó Sebastian Thrun, el ex jefe del proyecto de auto sin conductor de Google que ahora dirige la startup de Page de autos voladores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados