Sustentabilidad

Empresa cordobesa invertirá US$ 10 millones para hacer bioplástico con derivados del agro

Biopsa ya importa insumos para producir a base de derivados del azúcar; ahora prevé montar una planta industrializadora para en 18 meses poder comercializar los productos

Usabilidad. Con bioplástico puede producirse variedad de objetos. Foto: Gentileza Biopsa.
Usabilidad. Con bioplástico puede producirse variedad de objetos. Foto: Gentileza Biopsa.

La cordobesa Biopsa es la única compañía en América Latina que brinda soluciones de bioplásticos en base a derivados de azúcar. Hace poco más de un año, empezó a importar los insumos pero ya tiene todo listo para invertir unos US$ 10 millones en una planta industrializadora. En 18 meses estaría produciendo y vendiendo. 

En Argentina se consume el equivalente a 50 kilos de plástico por persona al año (la mitad del promedio de Europa y EE.UU.), por lo que el mercado para bioplásticos está prácticamente virgen. En la Unión Europea, en tanto, el 2% de los plásticos son bioplásticos y se proyecta que en 2025 la cantidad se duplicará.

Para Diego Moyano, fundador y presidente de Biopsa, la clave de los bioplásticos es que, en lugar de fabricarse con derivados del petróleo, se usan, por ejemplo, derivados del azúcar. Antes de iniciar la importación de insumos, la empresa investigó durante unos cuatro años las alternativas del producto y el mercado. Están fabricados a partir de materiales biológicos (azúcar, celulosa, proteínas), que la naturaleza puede renovar anualmente y, por lo tanto, tienen las propiedades de biodegradabilidad o compostabilidad (al menos 90% del material orgánico debe transformarse en CO2 tras 180 días en condiciones de compostaje controlado; tras 90 días de compostaje al menos un 90% del material original debe haberse reducido a fragmentos menores a dos milímetros).

Biopsa integra el Grupo Veco (reúne empresas sustentables) y tiene oficinas en Buenos Aires y San Pablo. Ya es proveedora de compañías como Unilever y Mercado Libre.

Moyano señaló que, en los comienzos, se usaban cultivos como caña de azúcar, maíz, papa, pero ahora la tendencia es avanzar a insumos del almidón, como el scrab de la industria del procesamiento de la papa. «En Argentina, los investigadores y el conocimiento de los bioplásticos están en el Conicet —agrega— y en Europa en las góndolas. Nuestra apuesta es brindar soluciones a las empresas y para los consumidores. Esperamos un salto muy significativo en la demanda latinoamericana», dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º