NEGOCIOS

Costa Urbana crece en metros y servicios

Se invertirán US$ 5 millones en ampliaciones que abonarán la llegada de las marcas Lojas Renner y Via Aqua.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Perspectiva. El gerente de Costa Urbana afirma que la complementariedad de servicios y los locales espaciosos son dos tendencias que moldean el negocio.

El paisaje cambió rotundamente en Ciudad de la Costa. Donde antes la oferta comercial estaba limitada a unos pocos locales y servicios más bien desperdigados, se erige la oferta concentrada y diversificada bajo el shopping Costa Urbana. A cinco años de su apertura, el centro comercial redobla la apuesta con una ambiciosa remodelación: sumará 3.300 metros cuadrados (m2) para abonar la llegada de dos nuevas marcas a su mix comercial. La «fase de ampliación», según el gerente general del shopping, Alberto Gossweiler, costará entre US$ 5 millones y US$ 6 millones, que serán volcados por el complejo y las marcas involucradas.

Una de las ampliaciones consistirá en la instalación de una megatienda de la cadena Lojas Renner, focalizada en ropa, calzados y cosmética, entre otros rubros.

La firma brasileña, la mayor cadena de ese país, anunció el año pasado su arribo a Uruguay como puntapié de su plan de internacionalización. Además de instalarse en Montevideo, la compañía apuesta a Costa Urbana, dada la gran expansión de la zona metropolitana hacia el este, evaluó Gossweiler. En el shopping, Lojas Renner contará con un local de 1.500 m2, que se construirá sobre el estacionamiento abierto sur. La tienda será la más grande del centro comercial, exceptuando al supermercado Ta-Ta que allí funciona.

«El local tiene un tamaño grande para lo que es una tienda en Uruguay y a nosotros esto nos implica ampliarnos, porque el shopping está 100% ocupado y porque no es una superficie menor», justificó el ejecutivo.

La tienda abrirá sus puertas en noviembre mientras que unos meses antes —en principio sobre junio—, se inaugurará otra obra: el Via Aqua Fitness, un centro de 1.800 m2 dedicado a esa especialidad y a otras actividades asociadas al cuidado del cuerpo como pilates, yoga, gimnasia y spinning.

Según Gossweiler, las ampliaciones se alinean con la búsqueda de las marcas de locaciones grandes y cómodas donde puedan brindar al visitante una experiencia integral, que vaya más allá de la venta de un producto o servicio.

Las obras marcan un mojón para Costa Urbana, no obstante, el complejo ya venía trabajando en la reformulación de su espacio. De hecho, durante el último semestre de 2016 el shopping reubicó su plaza de comidas (cerca del sector de cines y sala de entretenimientos) y dotó de más metros a la cadena de ropa femenina Daniel Cassin. Con ello, la marca septuplicó el área de su local (ahora ocupa 700 m2), convirtiéndose en el más grande de toda la cadena.

En crecimiento

La expansión del shopping no solo se mide en metros. En cinco años, Costa Urbana ha surfeado el declive en el consumo, logrando un crecimiento anual de 10%.

Ese auge tiene un correlato con las visitas mensuales al centro comercial, que promedian entre 450.000 y 500.000 (salvo diciembre, el mes de más actividad).

Típicamente un paseo familiar, el shopping tiene en los vecinos de Ciudad de la Costa a su público principal. El 85% de los visitantes viven en esa zona, mientras que el otro 15% proviene de regiones más alejadas como Pando. Entre estos últimos, sobresalen quienes van al shopping para utilizar los servicios que brinda el Centro Cívico (vinculados a la Intendencia de Canelones, empresas públicas, los bancos de Previsión Social, de Seguros del Estado e Hipotecario, entre otros).

«El Centro Cívico es una de las cosas muy valoradas por los visitantes», resaltó Gossweiler. Es que la complementariedad a su actividad comercial a través de servicios diversificados es una de las «vitaminas» con que los shopping centers buscan crecer.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados