Liderazgo

Coeficiente de líder; una suma de emoción, intelecto y adaptación al cambio

Los profesionales deberán contar con un adecuado equilibrio de los tres tipos para ser efectivo.

Liderazgo
Líder. Será quien pueda desarrollar su negocio, regular sus emociones y logre adaptarse ante los vertiginosos cambios.

Imaginemos un profesional X. Su coeficiente intelectual lo ayudará a realizar el trabajo, organizarse, desarrollar soluciones inteligentes para el negocio. Su inteligencia emocional lo ayudará a conectar consigo mismo, regular sus emociones y sus reacciones ante un hecho determinado. Podrá relacionarse con clientes, colegas y su propio equipo empática y asertivamente, motivar y motivarse, entre otras cosas. Pero cuando los sistemas cambien, el trabajo se automatice o el negocio tome un nuevo rumbo, necesitará su capacidad de adaptación para discernir lo que conviene, desaprender lo viejo, aprender lo nuevo y acomodarse ante nuevas formas de hacer las cosas.

Un liderazgo requiere de un adecuado equilibrio de los tres coeficientes para ser efectivo. Es difícil pensar en un directivo que tenga niveles elevados de inteligencia emocional, presente gran adaptabilidad pero no tenga las habilidades técnicas necesarias, adquiridas en gran parte debido a su inteligencia. Lo mismo ocurriría si tuviera bajo cualquiera de los coeficientes.

Poder de Adaptación

Mientras que el IQ (coeficiente Intelectual) mide la inteligencia través de los pensamientos, capacidad matemática y memoria, la EQ (inteligencia emocional) término acuñado por Daniel Goleman, es el conjunto de habilidades esperables para un líder, vinculadas al autoconocimiento (quién soy, qué me define), autorregulación (qué decido hacer con lo que sé de mí), empatía (capacidad de ponerme en el lugar del otro) y habilidades de comunicación (cómo me relaciono con los demás).

A medida que el cambio ocurre ¿podría el coeficiente de adaptabilidad (AQ) ser más relevante para el éxito profesional que el propio coeficiente intelectual?

A medida que la tecnología va redefiniendo los puestos de trabajo, aparece la necesidad de desarrollar la adaptabilidad al cambio (AQ) agregándole a las habilidades de EQ otros condimentos que permiten avanzar en el juego: flexibilidad para adaptarse a las situaciones cambiantes, curiosidad y creatividad para aprender cosas nuevas y encontrar nuevos caminos, coraje para animarse a dejar atrás la «zona de confort» y habilidades para resolver problemas del día a día.

En relación al AQ, la estadounidense Natalie Fratto, inversora en capitales de riesgo, sugiere tres formas para identificarlo en una persona: que pueda imaginar posibles versiones del futuro; que logre desaprender información para desafiar las presunciones y que pueda disfrutar de la exploración y la búsqueda de nuevas experiencias. Fratto, llega a poner en primer lugar el AQ ante otros coeficientes.

Pistas para aumentar el coeficiente de adaptabilidad
Liderazgo
Al igual que lo afirma la inversora en capital de riesgo Natalie Fratto, la capacidad de adaptabilidad también se puede entrenar. En este sentido, sugiero poner en práctica los siguientes cinco tips: 1. Limitar las distracciones y aprender a concentrarse para decidir de manera consciente qué adaptaciones necesita realizar. 2. Hacer y hacerse varias preguntas incómodas para, de esta forma, desarrollar el coraje y normalizar el miedo. 3. Recuperar la curiosidad como un niño que explora y se asombra con nuevos paisajes. 4. Escuchar a la intuición a través de la conexión con uno mismo. 5. Cultivar la apertura mental, manteniendo el ego a raya para aceptar que no siempre uno puede tener la mejor respuesta a las preguntas que se plantean.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados