Informe

Alimentos saludables atisban «oportunidad» por nuevo etiquetado

El decreto que obliga a rotular los productos con «exceso» de azúcares, sal y grasas saturadas es visto por empresas locales con foco en lo saludable como una vía para ganar mayor visibilidad ante los consumidores y elevar ventas.

Oferta. La categoría suma opciones y presencia no solo en tiendas especializadas sino también en grandes superficies.
Oferta. La categoría suma opciones y presencia no solo en tiendas especializadas sino también en grandes superficies.

La leyenda «exceso en» sodio, azúcares y/o grasas saturadas que los alimentos deberán incorporar en sus envases es cuestionada desde la industria. Sin embargo, la medida decretada por el Poder Ejecutivo es vista por algunos emprendimientos de alimentos saludables como una oportunidad para ganar visibilidad y ventas, según ocho empresas consultadas por El Empresario.

Mientras aguardan por los efectos comerciales de esta resolución, las empresas enfrentan diversos desafíos. Difundir sus productos en un mercado habituado al consumo de carne, lácteos y procesados, es solo uno.

A pesar de esa barrera cultural, la tendencia global que promueve un estilo de vida más saludable está impulsando la aparición de más emprendimientos alimenticios con este foco.

En retrospectiva, las empresas relatan que el escenario era distinto hace solo unos años. Alejandro Rodríguez (DeliChips) emprendió porque vio que el rubro estaba «poco desarrollado», mientras que Mariano Mazzolla lanzó el refresco Jariola al advertir «la falta de opciones» en el mercado.

En la coyuntura, el dólar es un problema para varias empresas, ya que importan sus materias primas. «Tenemos que refinar nuestras ganancias para poder ser competitivos en precio», dijo Alexandra Caldarelli, de Vegalatto. «La soja que compramos sale el doble que la transgénica», comparó José Lein, de Etosha.

El tamaño del mercado local es otro escollo. Carlos Murissich (Nutriciencia) y Jerónimo Elordi (Good Vibes) concuerdan en que el de lo saludable es un sector reducido en un mercado pequeño. Por eso, varias firmas apuestan a exportar. Tal es el caso de De la tierra, que espera llegar a Brasil y Paraguay en los próximos meses. El Interior es otra plaza que puede favorecer la expansión, dijo Gabriel Silva, de La Pacha.

De la tierra

De la tierra

Gabriel Estellano, director de la empresa, ve el cambio normativo como una «oportunidad». «No llegamos prácticamente a los valores» máximos de sodio, azúcares y grasas definidos, justificó. De la tierra elabora productos en base a cereales y frutos secos, y chips de vegetales. Esa línea explica el crecimiento de más de 50% con que proyectan cerrar el año. Estellano recordó que hace 20 años, cuando abrió la empresa, eran como «bichos raros» porque no había gran oferta ni cultura de consumo de estos productos. «Hoy hay un nicho interesante que ha tenido un crecimiento impresionante», lo que impulsó también la competencia en el mercado, evaluó.

Delichips

Delichips

«Este es un producto que no tiene agregados, es manzana, entonces (el decreto) es un golazo porque no voy a tener ni media etiqueta», aventuró Alejandro Rodríguez, de Delichips, quien ve esto como un «empujoncito» para el segmento de snacks naturales. El emprendedor, con presencia en 500 puntos de venta, dijo que sus ventas están estancadas porque es un artículo «un poco más caro» que la competencia, pero sobre todo por desconocimiento o indecisión a probar el producto. Por ello, aunque la gente quiere consumir «más sano» y eso despierta una «intención de compra, quizás no termina comprando tanto».

Etosha

Etosha

«Vendemos salud», recalcó José Lein, codirector de la empresa junto a su esposa. Producen más de 15 tipos de alimentos (milanesas, panchos y filetes, entre otros) en base a soja y seitán, sin conservantes ni transgénicos. La empresa, que crece a un ritmo del 10% anual y cuenta con más de 300 puntos de venta, anticipa que la nueva reglamentación le vendrá «bárbaro» al rubro de alimentos saludables. Lein explicó que al cuidar los niveles de sal, temperatura y al carecer de conservantes y transgénicos, sacan «ventaja» frente a productos que «necesitan muchas cosas para conservarse». «La gente compra confianza, es lo más importante», valoró.

Good Vibes

Good Vibes

Jerónimo Elordi, director del emprendimiento de jugos naturales, entiende que el decreto le da la «ventaja» al consumidor de poder elegir basado en información. En cuanto a ventas, arriesgó que la norma podría impactar positivamente, sin ser categórico. Good Vibes surgió en diciembre y ya vende en 150 comercios entre tiendas naturistas, de cercanía, y restaurantes. Está creciendo a «buen ritmo» dentro de un mercado como el uruguayo que «siempre es reducido». El desconocimiento del público hacia algunos productos es una barrera, pero no se amilana. Ganar mercado «es un proceso lento, pero hacia ahí vamos», concluyó.

Jariola

Jariola

«En refrescos no creo que vaya a notarse mucho (el cambio)», avizoró Mariano Mazzolla, socio fundador de Jariola. «La gente sabe que consume bebidas azucaradas», arguyó. Agregó que el decreto no contempla el uso de conservantes, factor que sí incide en su categoría. Pese a que sus ventas se han frenado, aún coloca el total de la producción (unas 2.000 botellas al mes). Se inclinó por los restaurantes porque allí el consumidor «está dispuesto a pagar más por un producto mejor». Mazzolla alentó a emprender en el rubro saludable. La clave, dijo, es «embocarle a la relación nicho-tamaño de empresa» y ser criterioso en las «expectativas del proyecto».

La Pacha

La Pacha

La reglamentación «nos va a favorecer porque no envasamos productos que tengan azúcar ni mucha sal», aseguró su director, Gabriel Silva. El emprendedor, dedicado a la categoría de frutos secos, ve la medida como una vía para crecer. Recordó que en 2013, de la mano de la ley de merienda saludable, la empresa elevó sus ventas, gracias a los colegios. Éstos siguen siendo un canal fuerte de ventas, al que se suman autoservicios y farmacias. Según Silva, la competencia —«leal y desleal»— se amplió, lo que resintió el crecimiento de la firma. En breve, sumará una barrita de cereales sin azúcar, y proyecta expandirse en el Interior.

Nutriciencia

Nutriciencia
Nutriciencia

Su director, Carlos Murissich, concordó con la intención que persigue la normativa, pero cree que está «un poco verde» y que se centra más en una «política de miedo» que en educar al consumidor. A priori no cree que sus ventas vean un impacto considerable. La firma, que llegó a tener 70 productos, ahora concentra su negocio en unos 20 artículos (certificados sin gluten). Murissich destacó la evolución del sector: «La dieta sin gluten explotó y ha hecho que se visualizara una oportunidad de negocio». El rubro tiene para crecer a medida que personas que no son celíacas optan por estos productos y el Interior es un mercado en desarrollo, remató.

Vegalatto

Vegalatto
Vegalatto

Alexandra Caldarelli, directora de esta heladería vegana, cree que el cambio normativo será «positivo». «Nos va a despegar y a validar un poquito más estos productos», valoró. Calderelli reconvirtió la heladería familiar a la opción vegana, con postres elaborados con leches de coco y de almendras y productos vegetales. Con presencia en 170 puntos de venta (entre supermercados y tiendas naturistas), quiere acercar su propuesta al público masivo —con el eslogan «helados para todos»— y desterrar el prejuicio de que el vegano es un helado «aburrido». En zafra, coloca unos 150 litros diarios pero aún no iguala la venta del tradicional, matizó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º