Crìticas a la política de créditos

¿Sobrecostos de los préstamos del FMI perjudican a las naciones que lo necesitan con urgencia?

El Fondo no debería estar en el negocio de obtener ganancias de países en una situación desesperada, advierten legisladores estadounidenses.

Foto: Getty Images
Foto: Getty Images

En un momento en que la pandemia de coronavirus está provocando un rápido aumento de la desigualdad y la deuda, un número creciente de legisladores y economistas estadounidenses están presionando al Fondo Monetario Internacional para que elimine los costos adicionales que cobra sobre los préstamos a las naciones en dificultades, porque desvían los escasos fondos que en su lugar podrían ser utilizado para luchar contra COVID.

El Fondo, que durante décadas ha respaldado a países en dificultades financieras, impone estos costos adicionales para préstamos que son inusualmente grandes o de larga duración. Fueron diseñados para ayudar a proteger contra grandes pérdidas de préstamos de alto riesgo.

Pero los críticos argumentan que los recargos llegan en el peor momento posible, cuando los países ya necesitan desesperadamente fondos para brindar ayuda para la pobreza y servicios de salud pública. Algunos de los países que pagan las tarifas, incluidos Egipto, Ucrania y Armenia, han vacunado solo a alrededor de un tercio de su población. El resultado, argumentan los críticos, es que el FMI termina socavando el bienestar financiero y la estabilidad de los mismos lugares a los que intenta ayudar.

En la última crítica, una carta de la pasada semana a la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, de 18 demócratas en el Congreso, incluidas las representantes Alexandria Ocasio-Cortez de Nueva York y Pramila Jayapal de Washington, pidieron a Estados Unidos que apoyara el fin de la política de recargos.

El recargo “desalienta la inversión en salud pública por parte de los países en desarrollo”, decía la carta. “Este resultado perverso socavará la recuperación económica mundial”. La carta se hizo eco de varios otros llamamientos de más de dos docenas de países emergentes, incluidos Argentina, Sudáfrica y Brasil, así como de economistas.

“Los intentos de forzar reembolsos excesivos son contraproducentes porque reducen el potencial productivo de la economía”, escribieron en un análisis reciente el economista ganador del Premio Nobel Joseph Stiglitz y Kevin Gallagher, profesor de desarrollo global en la Universidad de Boston. “Tanto los acreedores como el propio país están peor”.

Agregaron: “El FMI no debería estar en el negocio de obtener ganancias de países en una situación desesperada”.

El Fondo Monetario sirve principalmente como prestamista de último recurso, aunque recientemente amplió su misión para incluir la reducción de la desigualdad extrema y la lucha contra el cambio climático.

Además de crear una reserva, los recargos se diseñaron para alentar a los prestatarios a pagar a tiempo. Los países más pobres están exentos.

Estas tarifas se han convertido en una importante fuente de ingresos para el FMI, que es financiado principalmente por sus 190 países miembros, y Estados Unidos paga la mayor parte. El fondo estima que para fines de este año, los prestatarios habrán desembolsado 4 mil millones de dólares en tarifas adicionales, además de sus pagos de intereses regulares, desde que comenzó la pandemia en 2020.

El debate sobre el recargo es emblemático de contradicciones mayores en el corazón de la estructura y la misión del FMI. El Fondo fue creado para brindar un salvavidas a las economías en problemas para que se recuperen “sin recurrir a medidas destructivas de la prosperidad nacional o internacional”.

Pero los términos y condiciones que acompañan a sus préstamos a veces han aumentado el dolor económico. “Castigan a los países en un momento en que se encuentran en una situación adversa, obligándolos a hacer mayores recortes para poder pagar las deudas”, según un análisis del liberal Center for Economic and Policy Research de Washington.

“Exigir estos recargos durante una recesión en curso causada por una pandemia va aún más en contra” de los principios fundacionales del FMI, argumenta el centro.

El poder de voto en la gobernanza del fondo se basa en el tamaño de la contribución monetaria de cada país, y solo Estados Unidos tiene poder de veto. Eso significa que los países más necesitados son los que menos opinan sobre cómo el FMI lleva a cabo su función.

En un comunicado, el Departamento del Tesoro reiteró su apoyo a los recargos: “Como principal accionista del FMI, tenemos la obligación de proteger la integridad financiera del FMI”. Y señaló que las tasas de interés cobradas por el Fondo a menudo estaban muy por debajo de las tasas de mercado.

Una revisión de los recargos el mes pasado por parte de los directores ejecutivos del Fondo terminó sin ningún acuerdo para detener esos costos adicionales para los tomadores de préstamos. Una declaración del FMI explicó que si bien “algunos directores estaban abiertos a explorar el alivio temporal de los recargos” para liberar recursos para hacer frente a la pandemia, la mayoría prefirió una revisión exhaustiva más adelante en el contexto de la “perspectiva financiera general” del fondo.

Países altamente endeudados, como Argentina, que están sujetos a los recargos se negaron antes a los pagos adicionales, pero su campaña ha cobrado impulso con la propagación de COVID-19.

“Creo que la pandemia marca una gran diferencia”, dijo Martín Guzmán, ministro de Economía de Argentina.

Argumenta que la pandemia ha convertido lo que alguna vez se consideraron circunstancias inusuales en un lugar común, dada la enorme deuda que muchos países han asumido para cubrir sus crecientes costos. La deuda pública de los países emergentes ha alcanzado su nivel más alto en medio siglo.

El número de naciones sujetas a los mencionados costos adicionales aumentó a 21 el año pasado desde 15 en 2020, según el FMI. Pakistán, Egipto, Ucrania, Georgia, Albania, Túnez y Ecuador se encuentran entre los que lo deben pagar.

Argentina, que durante mucho tiempo ha tenido una relación amarga y contenciosa con el Fondo en relación con una serie de rescates e incumplimientos que datan de décadas atrás, ha sido uno de los principales opositores a los recargos.

El país está tratando de elaborar un nuevo cronograma de pago de US$ 45 mil millones que el gobierno anterior tomó prestado como parte de un paquete de préstamos de 2018. Para fines de 2024, estima el gobierno, habrá acumulado una cuenta de más de US$ 5 mil millones solo en recargos. Este año, el 70% de los casi 1.600 millones de dólares facturados por Argentina al FMI son para dichos costos adicionales.

“Los cargos estarán socavando la misión del FMI, que es garantizar la estabilidad global y la balanza de pagos”, dijo Guzmán.

Según estimaciones del Banco Mundial, 124 millones de personas se vieron empujadas a la pobreza en 2020, 8 de cada 10 de ellas en países de ingresos medios.

Mientras tanto, los costos de las necesidades básicas como los alimentos, la calefacción y la electricidad están aumentando, lo que se suma a las tensiones políticas. Esta semana, el FMI advirtió en su blog que los continuos brotes de COVID, combinados con el aumento de la inflación, la deuda y las tasas de interés, significa que las economías emergentes deberían “prepararse para posibles episodios de turbulencia económica”.

(*) Patricia Cohen

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados