Publicidad

Desde la Reserva Federal insinúan que los aumentos de tasas han terminado y los inversores lo celebran

La próxima reunión de la Reserva Federal tendrá lugar el 12 y 13 de diciembre, y los inversores apuestan abrumadoramente a que el banco central mantendrá las tasas estables, como en las reuniones anteriores.

Compartir esta noticia
.
Getty Images

Los funcionarios de la Reserva Federal parecen estar reduciendo las posibilidades de futuros aumentos de las tasas de interés, después de meses en los que han mantenido viva la posibilidad de nuevos cambios de política por temor a que la inflación resulte persistente.

 Varios funcionarios de la Reserva Federal (incluidos dos que a menudo presionan por tasas de interés más altas) insinuaron la pasada semana que el banco central está logrando avances en materia de inflación y que podría haber terminado o estar cerca de terminar de aumentar los costos de endeudamiento. El crecimiento económico se está enfriando, lo que reduce la urgencia de tomar medidas adicionales.

Christopher Waller, gobernador de la Reserva Federal y uno de los miembros del banco central más centrados en la inflación, pronunció un discurso el pasado martes titulado "Algo parece estar cediendo", una actualización de un discurso anterior que había titulado "Algo tiene que ceder".

"Me siento alentado por lo que hemos aprendido en las últimas semanas: algo parece estar cediendo y es el ritmo de la economía", dijo Waller. "Tengo cada vez más confianza en que la política está actualmente bien posicionada para desacelerar la economía y hacer que la inflación vuelva al 2%".

Michelle Bowman, otra gobernadora de la Fed que también tiende a centrarse en la inflación, dijo que veía riesgos de que factores como un mayor gasto en servicios o el aumento de los costos de la energía pudieran mantener elevada la inflación. Dijo que su expectativa básica seguía siendo que la Reserva Federal necesitaría subir aún más las tasas. Aun así, no parecía decidida a tomar tal medida, señalando que la política no estaba en un “rumbo preestablecido”.

"Sigo dispuesto a apoyar el aumento de la tasa de los fondos federales en una reunión futura si los datos entrantes indican que el progreso en materia de inflación se ha estancado o es insuficiente para reducir la inflación al 2% de manera oportuna", dijo Bowman.

Tomados junto con otros comentarios recientes de funcionarios de la Reserva Federal, los últimos comentarios ofrecen una señal cada vez más clara de que las autoridades de los bancos centrales pueden haber terminado con su campaña para aumentar las tasas de interés en un intento por desacelerar la demanda y enfriar la inflación. Los tipos de interés ya están fijados en un rango del 5,25% al 5,5%. La próxima reunión de la Reserva Federal tendrá lugar el 12 y 13 de diciembre, y los inversores apuestan abrumadoramente a que el banco central mantendrá las tasas estables, como lo hicieron las autoridades en sus dos últimas reuniones.

Los inversores parecieron animados por los comentarios de los funcionarios de la Reserva Federal. Las tasas de interés más altas aumentan los costos para los consumidores y las empresas, lo que generalmente pesa sobre los mercados. El rendimiento de los bonos del Tesoro a dos años, que es sensible a los cambios en las expectativas de los inversores sobre las tasas de interés, cayó notablemente el día en que se pronunciaron las citadas declaraciones. Los rendimientos caen a medida que aumentan los precios. Inicialmente, la medida proporcionó un viento de cola al mercado de valores, ayudando a levantar al S&P 500 de su caída anterior a una ganancia del 0,4%, antes de que el repunte se calmara y el índice cayera hasta un eventual aumento del 0,1%.

Los funcionarios de la Reserva Federal han estado observando con nerviosismo la continua fortaleza de la economía: el producto interno bruto se expandió a una vertiginosa tasa anual del 4,9% en el tercer trimestre. La preocupación ha sido que una demanda sólida y continua dé a las empresas los medios para seguir subiendo los precios rápidamente.

Pero recientemente, el crecimiento del empleo ha disminuido y la inflación de los precios al consumidor ha mostrado señales significativas de una desaceleración generalizada. Esto está dando a los responsables de las políticas más confianza en que su configuración actual de políticas es lo suficientemente agresiva como para controlar completamente los aumentos de precios.

Aun así, como dejaron en claro tanto Waller como Bowman, los funcionarios de la Fed aún no están listos para declarar definitivamente la victoria; los datos aún podrían sorprenderlos. Y si bien un reciente aumento de las tasas de interés a largo plazo había estado ayudando a enfriar la economía, la medida ya ha comenzado a revertirse a medida que los inversores predicen una política más suave de la Reserva Federal.

El rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años, una de las tasas de interés más importantes del mundo, ha caído drásticamente en las últimas semanas después de dispararse en meses anteriores, lo que frenó una liquidación en el mercado de valores y aumentó el optimismo de los inversores. Pero los precios más altos de las acciones y los costos de endeudamiento más baratos podrían impedir que el crecimiento y la inflación se desaceleren tan rápidamente.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

premium

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad