OPINIÓN

Data Science y Finanzas: dos caminos que se van uniendo

El impacto de data science en la industria financiera y de servicios es una realidad.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

En octubre de este año, la Unidad de Maestrías y Posgrados en Economía UMPE (de la Universidad de Montevideo) organizó una actividad en Santiago de Chile que se denominó “Data Science y Finanzas”. La actividad fue coordinada por Aldo Lema y resultó una excelente oportunidad para explorar la realidad del sistema financiero en un mercado desarrollado de la región y para conocer de primera mano cómo ha sido la incorporación de tecnología a la gestión financiera, el análisis de los negocios, el marketing digital, los sistemas de pagos, el control y la gestión de riesgos (y un largo etcétera) tanto en empresas grandes como medianas y pequeñas.

Si bien el foco principal estuvo en el sistema financiero, también se habló de la realidad de data science y business intelligence en empresas no financieras como Latam y Falabella. Todo lo que vimos —junto a profesores y alumnos de la Maestría en Finanzas de Umpe— se puede resumir en estas conclusiones: hay empresas que han transformado sus organizaciones buscando una estrategia de toma de decisiones basada en el análisis de datos; a nivel organizacional, los cambios son impulsados “desde arriba” e implementados “desde abajo”; hoy la gestión y el análisis de los datos son vistos (mayoritariamente) como una inversión y una oportunidad de crecimiento (y no como un costo); el crecimiento puede ser a nivel orgánico y no orgánico; el perfil y las habilidades relevantes para los profesionales financieros jóvenes ya han cambiado; la retención de los profesionales con cierta experiencia en data science es un desafío; el impulso de startups depende en buena medida de las oportunidades futuras para que los inversores iniciales realicen y tomen las ganancias de sus inversiones.

Tendencias

Hoy, varias empresas se presentan y definen como data-driven. Estas son empresas que hace poco no se definían de esta manera y que comenzaron un proceso de transformación en los últimos cinco años. Se trata de un movimiento de empresas —grandes y chicas— que están reorganizando su gestión comercial, de producción, de control, financiera y manejo de riesgos, basándose en el análisis de datos. Es interesante que los líderes de las áreas de data reconocieron que, en realidad, los cambios vinieron “desde arriba”, y no por casualidad. En algunas empresas nos contaron la experiencia de haber contratado líderes para las nuevas áreas de data sin darles ningún mensaje claro y definido. El mandato era: “desarrollar el área de data”. O sea, los cambios vinieron desde el directorio, aunque los directores no tuvieran inicialmente una idea clara de qué estaban buscando. En unos pocos años, varias de las empresas incorporaron personas con fuerte perfil y especialización tecnológica a sus directorios.

En varias de las reuniones, se destacó que un cambio notable a nivel organizacional fue conceptualizar todo el trabajo de gestión y análisis de datos como un área vinculada al “negocio” y no al “soporte” (sistemas / IT). El trabajo con los datos pasó de ser un costo a ser una inversión y una oportunidad comercial. Así, se ampliaron los recursos necesarios para estos desarrollos.

También se destacó el trabajo de los profesionales de los datos, no solo para el análisis de los mismos, sino para la exploración y creación de las nuevas fuentes de datos. En Banco de Crédito e Inversiones (BCI), por ejemplo, nos mencionaron que, cada trimestre, experimentan con el diseño de 100 fuentes de datos diferentes. También nos mencionaron que resulta clave evaluar tempranamente la calidad de los datos que surgen de cada experimento, seleccionando las fuentes que generan datos de alta calidad y desechando aquellas con menor potencial.

En varias exposiciones, se destacó la altísima demanda de profesionales de data science. Hoy, las empresas buscan, incluso, contratar equipos enteros de otras empresas. Sin dudas, la contratación de nuevas personas para el área de data representa un desafío para las organizaciones, pero el mayor desafío es la retención de los profesionales con cierta experiencia. Otra realidad es que muchos de los líderes de los equipos de datos están decididamente vinculados a universidades y participan en programas de grado y posgrado. Se convierten en agentes de capacitación de los nuevos profesionales, que muy posiblemente se integrarán a sus propios equipos de trabajo. El perfil de los profesores en esta área del conocimiento es eminentemente práctico (profesionales de la industria). En cuanto a la formación profesional, se destacó la necesidad de que los profesionales tengan un enfoque analítico, centrado en la resolución de problemas y que sepan trabajar con objetivos o metas.

Esto implica trabajar con técnicos conectados con la problemática y los desafíos empresariales.

Otra realidad es que varias consultoras y proveedores de servicios de datos, fundadas hace seis o siete años, han sido recientemente compradas por grandes consultoras y empresas globales.
Este es el caso de la compra de Metric Arts por Ernest & Young, por ejemplo. Mientras que algunas organizaciones de gran porte desarrollan sus equipos orgánicamente, otras crecen e incorporan servicios vía adquisiciones. Sin embargo, varias empresas mencionaron que el crecimiento orgánico en esta área es complejo.

A nivel de los emprendedores tecnológicos, varios exponentes destacaron la importancia de poder visualizar la trayectoria al inicio del proyecto, para incorporar los recursos necesarios (inyecciones de capital) para el desarrollo de los startups. Algunos emprendedores, fundadores de empresas que hoy están en una etapa más avanzada de desarrollo, destacaron la importancia de una reciente reforma en el régimen de inversiones de las AFP, que permite las inversiones de los inversores institucionales en private equity y capital de riesgo. Esta nueva estrategia clara de salida (para los inversores iniciales) es clave para el impulso inicial de los proyectos y seguir favoreciendo su crecimiento.

El impacto de data science en la industria financiera y de servicios es una realidad, con efectos claros sobre las organizaciones, el mercado laboral, los programas ofrecidos por las universidades y los incentivos para emprender. Todo esto ya está pasando en la región y el mundo. También en Uruguay.

(*) Director de la maestría en Finanzas. UMPE, Universidad de Montevideo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)