Publicidad

Agenda exportadora y cadenas de valor de Brasil

Transformar la agenda exportadora atrayendo inversiones que consoliden cadenas de valor en la industria de la transformación a nivel regional, dependerá de los incentivos para las empresas.

Compartir esta noticia
.
.
Getty Images

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.
En la edición de julio pasado del Boletín Macro IBRE, se destacó el papel de las exportaciones de materias primas, especialmente las del sector agrícola, para el crecimiento de las exportaciones brasileñas en el primer semestre de 2023. Se observó que este rol no es un tema “coyuntural”. Desde mediados de la década de 2010, la agricultura ha mostrado una trayectoria ascendente en la canasta exportadora brasileña. Algunos de los datos citados en el Boletín se reproducen en parte, ilustrando esta columna.

En primer lugar, las materias primas representaron el 69% de las exportaciones del país en el primer semestre de 2023. El gráfico 1 describe el comportamiento del índice de volumen de exportaciones de materias primas y no commodities en el primer semestre de cada año desde 2007. Mientras que el índice de commodities muestra una marcada tendencia alcista y registra una variación de 102.3% entre el primer semestre de 2007 y 2023, el índice de no commodities cayó 6,3% respecto el mismo período.

.
.
.

La participación por sector de actividad en las exportaciones totales en el primer semestre de la serie seleccionada (2007-2023) muestra que para la industria manufacturera hubo una disminución del 79,1% al 53,1% entre el primer semestre de 2007 y el de 2023. En 2016, hubo una mejora, pero el sector nunca más registró porcentajes superiores al 70% que prevaleció en la primera década de los 2000. La mayor ganancia la tuvo la agricultura, que pasó del 8,3% al 25,6% entre el primer semestre de 2007 y 2023. Le sigue la industria extractiva, con un aumento del 12,6% al 21,3% en el mismo período. Se puede observar, sin embargo, que la agricultura tiene un comportamiento más estable en su tendencia alcista que la minería (gráfico 2).

.
.
.

El análisis de la evolución del volumen exportado por sector de actividad muestra que la agricultura es líder. Entre el primer semestre de 2007 y 2023, el índice de volumen exportado creció 341%, seguido de las extractivas con 111,5%. Además, como todos los índices parten de la misma base, los niveles de agricultura ilustrados en el gráfico se distancian de los extractivos a lo largo del tiempo. En 2023, el índice agropecuario fue de 441,5 y el extractivo de 211,5. El índice de la industria manufacturera está por debajo de 100 entre 2008 y 2021, y solo estuvo por encima de 100 en 2022 y 2023, un aumento del 5,2% (gráfico 3).

.
.
.

El comportamiento de los precios sigue el mismo comportamiento cíclico en los tres sectores, pero el extractivo presenta oscilaciones más acentuadas que el agrícola. La industria manufacturera tiene un comportamiento cíclico similar, pero más suave (gráfico 4). 

.
.
.

El avance de la agricultura en volumen y la extracción en segundo lugar muestran que el país ha ganado mercados y revela ventajas comparativas en estos sectores. Al mismo tiempo, el tema de las cadenas de valor ganó espacio con las tensiones y transformaciones de la geopolítica mundial. El criterio de minimización de riesgos pasó a ser prioritario en la decisión de asignación de proveedores a lo largo de las cadenas productivas. En ese escenario, el proceso de las empresas estadounidenses de reposicionar los eslabones de sus cadenas en los países friendshoring abriría oportunidades para las empresas brasileñas y podría estimular nuevas exportaciones de la industria manufacturera. ¿Adónde irían esas oportunidades?

Los tres principales productos exportados por Brasil son la soja, el petróleo crudo y el mineral de hierro, que en conjunto representaron el 39,2% de las exportaciones brasileñas en el primer semestre de 2023. La soja se destacó con una participación del 20%, seguida del petróleo (11%) y el hierro mineral (8,2%). Esos mismos productos representaron el 80% de las exportaciones brasileñas a China. El país compró el 69% de las ventas de soja brasileña en el mercado exterior, el 47% del petróleo y el 61% del mineral de hierro. En ese período, la participación de China en las exportaciones brasileñas fue del 30,1%, seguida por Estados Unidos, 10,4% y Argentina, 5,7%. 

Con el principal socio comercial, China, la actual agenda exportadora exige inversiones en nuevos sectores que puedan impulsar la formación de cadenas de valor que no releguen a Brasil el papel de proveedor de insumos primarios básicos. La llegada de inversiones para la fabricación de vehículos eléctricos sería un ejemplo, así como acuerdos de cooperación para inversiones en transición energética. Sin embargo, la formación de cadenas productivas para China, como ya está ocurriendo, privilegia la región de friendshoring de Asia.

Con Estados Unidos, Brasil tiene una agenda más diversificada. En el primer semestre, los principales productos fueron: semielaborados, lingotes y otras formas primarias de hierro y acero (16%); petróleo crudo (8,8); aviones (5%); arrabio (4,7%); e instalaciones de equipos de ingeniería civil (4,4%). Los cinco productos explicaron el 40% de las exportaciones brasileñas a este mercado en el primer semestre de 2023. Habría mayores oportunidades en este caso, pero la relocalización de los eslabones de la cadena favorece a México y los países centroamericanos.
En América del Sur, el desafío es grande, ya que requeriría inversiones brasileñas, improbables, o el interés de multinacionales por diversificar sus eslabones productivos en la región. Dado que la región enfrenta problemas de inestabilidad política en muchos países y crisis económicas, primero sería necesario elevar el nivel de inversión en los países, lo cual depende de las reformas económicas y políticas. 

Con los países europeos, suponiendo que salga el acuerdo Mercosur-Unión Europea, puede haber interés en las áreas de recursos minerales y agrícolas, con tensiones en Europa del Este. En ese caso no diferiría mucho de los intereses chinos en la región. Nuevamente mucho dependerá de las estrategias de las multinacionales.

En la construcción de cadenas de valor, depende ya sea de inversiones verticales directas, la multinacional diversifica geográficamente sus eslabones productivos o terceriza (offshoring). Un estudio de Eduardo Augusto Guimarães muestra que los altos coeficientes de importación en Brasil se encuentran en sectores como el químico, los bienes de consumo duradero y los bienes de capital y que, por lo tanto, serían candidatos para ampliar las cadenas de valor.

El problema es que estos mismos sectores, con excepciones como la aviación, los automóviles y algunas máquinas y equipos, no se encuentran entre los principales exportadores. Nuevamente, es una cuestión de estrategia de ventas para estos sectores, que se enfocan en el mercado interno.
Transformar la agenda exportadora atrayendo inversiones que consoliden cadenas de valor en la industria de la transformación a nivel regional, por lo tanto, dependerá de los incentivos para las empresas. Incentivos que no deberían basarse en la distribución de subsidios sin retorno de resultados, que, con las restricciones de la Organización Mundial del Comercio, no es fácil de implementar.

El tono es un poco pesimista sobre las ganancias de Brasil en las reasignaciones de cadenas productivas si analizamos la estructura actual de las exportaciones. Sin embargo, los acuerdos de cooperación técnica, las medidas de facilitación del comercio, las reducciones arancelarias a la importación de bienes intermedios, las mejoras en infraestructura producen impactos positivos en la atracción de inversiones que generan externalidades positivas para las exportaciones.

Brasil ya juega un papel relevante en la cadena agroalimentaria mundial, una mayor diversificación de esta canasta con productos con mayor grado de transformación es un posible camino a seguir. Lo mismo ocurre con la industria extractiva, donde además del mineral de hierro y el petróleo crudo, el descubrimiento de minerales asociados a nuevas tecnologías debe dar lugar a inversiones que eleven el nivel de elaboración de estos productos. De lo contrario, se repite el panorama de las exportaciones de mineral de hierro a China. Finalmente, cuando se habla de diversificar las exportaciones agropecuarias y extractivas, esto significa aumentar las exportaciones de la industria manufacturera.

- Lía Baker Valls es Investigadora asociada de FGV IBRE y profesora de FCE/Uerj y PPGRI/Uerj. Artículo publicado en Cojuntura Económica.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

premium

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad