NOMBRES

Shonda Rhimes, la reina de las series de moda que ahora está en Netflix con Bridgerton

La guionista y productora estadounidense superpoderosa que ha creado series exitosas de la televisión estadounidense como Grey's Anatomy o Scandal. 

Shonda Rhimes
Shonda Rhimes

El capítulo piloto de Grey’s Anatomy recién había sido rodado. Shonda Rhimes era la creadora y coproductora de la serie que, para ese entonces, era tan solo una posibilidad. Antes había que convencer a un montón de gente (sobre todo hombres), tirar abajo mitos y prejuicios, caminar firme, con seguridad, demostrando que lo que se tenía en mano era algo que realmente valía la pena. Y Shonda no caminó sola. A su lado estaba su casi siempre colega y coproductora Betsy Beers.

“Nos llevaron a una habitación (a la que me gusta llamarle el cuarto de los viejos blancos) y alguien en ese cuarto dijo que nadie querría ver a esas mujeres (las protagonistas de Grey’s Anatomy) que no son agradables y a nadie le va a gustar una mujer que se acuesta con un hombre la noche anterior a su primer día de trabajo. Entonces Betsy los miró y les dijo ‘me acosté con un chico la noche antes de mi primer día de trabajo’”, cuenta Shonda en una entrevista con la revista Times, cuando se convirtió en la primera mujer en crear tres programas exitosos con más de 100 episodios cada uno.

Grey's Anato,y. Foto ABC
Grey's Anatomy. Foto ABC

Shonda ha sabido moverse y conquistar un terreno que, sobre todo en esos tiempos, era de hombres (blancos) Y hay dos posturas fundamentales en su vida: enfrentar sus miedos (hablar ante otras personas era uno); y que nunca se olvida de las personas que la apoyan, que trabajan codo a codo junto a ella y que se convierten en una especie de inspiración. Betsy es una. Pero la lista no termina ahí y se completa, sobre todo, con mujeres.

“Me sorprendía mucho cuando la gente decía que Meredith Grey y Christina Yang eran revolucionarias, porque yo sentía que eran simplemente mujeres que conocía. Una vez alguien me preguntó cómo hacía para escribir a mujeres tan inteligentes y fuertes. Me pareció espantoso porque sugiere que solo hay mujeres débiles y estúpidas”.

Cuando la reunión en la sala de “viejos blancos”, Shonda tenía alrededor de 35 años y venía persiguiendo y trabajando arduamente en el sueño de convertirse en una buena guionista. Después de esa reunión, el piloto de Grey’s Anatomy se estrenó por la cadena ABC (2005) y el éxito no demoró en llegar.

Las malas noticias

Pero las cosas no fueron siempre de puro éxito y programas adictivos. Por el contrario, al inicio hubo pilotos rechazados, películas abucheadas por la crítica, reuniones complicadas. Sucedió con Crossroad, por ejemplo, uno de los primeros guiones que escribió y se llevó a la pantalla con Britney Spears como protagonista (ver recuadro) o con un piloto para una serie sobre tres mujeres corresponsales de guerra que la ABC (la cadena para la que trabajó por casi dos décadas) rechazó.

Trabajos pasados

Una película para Britney Spears

“Sí, yo escribí Crossroad, protagonizada por Britney Spears. Sí, lo hice”, tuiteó Shonda hace un par de años. Es que parece casi un pecado en su carrera de éxitos televisivos haber comenzado con una película tan bastardeada por la crítica. La trama mostraba a una Britney recién graduada que, en lugar de ir a la universidad, se escapaba en auto a Los Ángeles, para cumplir su sueño de cantar.

Ahora su nombre suena en todos lados. Y por estas semanas lo que importa del estreno de Brirdgerton es, más que la historia de amor, más que los que actúan, más que Netflix, más que la ambientación en el siglo XVIII o la semejanza con Orgullo y Prejuicio o Gossip Girl, es el sello de Shonda Rhimes, la productora ejecutiva detrás de la serie. Es que después de Grey’s Anatomy, de Scandal o de How to Get Away with Murder todo lo que lleve su firma será, sino sinónimo de buena calidad, ejemplo de diversión asegurada y de giros que nunca dejarán caer la trama.

Le dicen la reina de los placeres culposos y no escatiman en títulos. Shonda Rhimes, estadounidense, es la productora y guionista por excelencia para esas tramas que tienen la suficiente cuota de humor, drama, enredos, sexo y una fotografía que resulta no brillante pero sí, siempre, reconfortante. Así sea en la sala de operaciones de un hospital o en los jardines victorianos de una casona londinense.

Polémica

La pelea con la cadena ABC

No solo Grey’s Anatomy, para ABC Shonda Rhimes ha producido muchas series de éxito. Pero en 2020, tras sentir que era poco valorada, rompió su vínculo con esa cadena. Lo que busca la creadora y productora en su mudanza a Netflix es, ha dicho, un trabajo donde pueda crear libremente sin la presión de producir 70 horas de programación semanal. El gigante de streaming se lo concedió.

Y luego del contrato firmado con Netflix en 2018, tras años trabajando con ABC, demostró que se adapta a los cambios y las exigencias de los espectadores.

Aparte de Bridgerton, Shonda planea, al menos, unas siete series más. O eso es lo que se acordó cuando firmó el contrato de US$ 150 millones con la compañía de streaming. ¿Su intención? Lograr que su empresa productora, Shondaland, se convierta en un imperio propio dentro de Netflix. “Sería realmente asombroso para mí en algún momento, no ahora, que alguien dijera: ‘¿Hubo un Shonda en Shondaland? Tiene que ser más grande que yo”.

Imagen de la serie "Bridgerton". Foto: Netflix
Imagen de la serie "Bridgerton". Foto: Netflix

Cambiar para llegar a la cima

En el cuestionario Proust de Vanity Fair, Shonda responde que su lema es “Todo el mundo tiene una historia”. Y ella no es la excepción a la regla; para llegar a donde está hoy tuvo que enfrentar sus propios temores.

Nació en Chicago, en 1970, y creció con un padre administrativo, una madre profesora y cinco hermanos mayores. Su madre, dice Shonda en entrevistas, nunca le hubiese permitido ser simplemente una “chica buena”. Así entró al mundo adulto sin dudar ni una sola vez que pertenecía a cada habitación que pisara. Desde la Universidad de Dartmouth hasta los estudios de ABC. Lo único que la detenía era su timidez incontrolable. Entonces decidió que era momento de cambiar.

Tiempo más tarde, con el mundo ganado, Shonda escribió un libro, El año del sí y en su charla TEDx de 2016, dice: “Hace un tiempo hice un experimento: por un año diría que sí a todas las cosas que me asustaban, que me ponían nerviosa, que me sacara de mi zona de confort, me forzaba a decir que sí. ¿Quería hablar en público? No, pero sí. ¿Quería salir en directo por televisión? No, pero sí. ¿Quería probar la actuación? No, no, no, pero sí, sí, sí. Y sucedió algo loquísimo: el simple hecho de hacer las cosas que me asustaban, me quitó el miedo”.

Ahora Shonda solo quiere disfrutar de todo esto que ha logrado. Y trabajar, sí, porque para “los trabajos soñados”, afirma, hay que dejar sudor y lágrimas en el camino.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados