Nombres

Sarah Moss, una huída al pasado remoto

Una escritora británica crea un inquietante mundo donde el regreso a la Edad de Hierro es una opción a una modernidad asfixiante

Sarah Moss ha comenzado a cosechar éxitos con su ficción que se mueve entre los fantástico y el terror.
Sarah Moss ha comenzado a cosechar éxitos con su ficción que se mueve entre los fantástico y el terror.

Es profesora de escritura creativa y realmente lo parece. Sus libros comienzan a tener éxito y sobre todo a conquistar a miles de lectores, sobre todo de habla inglesa, aunque su obra comienza a ser traducida al español y también en este idioma comienza a ganar cada vez más adeptos. Su predilección por cierto toque fantástico la coloca en la literatura de género, en lo que de manera muy simplificada podría llamarse de “terror”.

Pero, como ocurre en muchas de estas piezas, sus historias son profundamente políticas y actuales.

Sarah Moss (45) es una escritora británica con una mirada muy crítica. Se ha emparentado su obra a la de algunas de las mayores exponentes del gótico y la literatura fantástica moderna, como la norteamericana Shirley Jackson y la también británica Angela Carter.

Su novela más reciente es Muro fantasma, publicada en español por el sello Sexto Piso. La historia trata de una joven adolescente, Silvie, que vive con sus padres empeñados en llevar una vida a la medida de los antiguos britanos y creer que están en la Edad de Hierro. Algunos críticos han visto ecos de El señor de las moscas, del Nobel William Golding, así como semejanzas con la celebrada película de M. Night Shyamalan, La Aldea.

Lo cierto es que la propia Moss confiesa que la idea de Muro fantasma se le disparó cuando, simultáneamente, Donald Trump ganó las elecciones en Estados Unidos y en Reino Unido ganó el Brexit. De hecho, a su obra se la inscribe en la llamada literatura Brexlit que surgió en esa coyuntura y tiene nombres tan valiosos como los de Ian McEwan. Sin embargo, en la novela la política no ocupa un lugar central, ni siquiera lateral, y parece más bien referida a las ideas que manejan los protagonistas de la historia.

“Los muros son barreras para mantener el orden correcto de las cosas dentro y fuera pero, como la piel, siempre son frágiles y permeables. Quizás cuanto más simbólicos sean, peor funcionan. Estaba escribiendo Muro Fantasma cuando Donald Trump anunció su ‘hermoso muro’ y también cuando quedó claro que el gobierno inglés había olvidado que tanto el Reino Unido como Inglaterra tienen fronteras y costas”, contó la propia escritora en una reciente entrevista.



UNA HIJA DE LOS 60. Sarah Moss nació en Glasgow en 1975. Sus padres eran una pareja de hippies que luego de vivir los desenfrenados años 60 decidieron establecerse. Cuando Sarah tenía 2 años se mudaron a Manchester, donde la niña creció, fue a la escuela y luego a la secundaria hasta los 18 años.

La pareja de hippies se convirtió en una pareja de atemperados burgueses. Cuando Sarah completó sus estudios medios la enviaron a la Universidad de Oxford, donde siguió estudios sobre literatura inglesa y filología. Sarah desarrolló una intensa vida académica y pronto encontró en la docencia el camino para una carrera. No obstante, su gusto por la literatura ya la había llevado a ensayar su propio sendero en las letras.

Luego de recibir el posgrado comenzó a dar clases en la Universidad de Kent, hasta que en 2009 publica su primera novela Cold Earth (Tierra fría), que tuvo una buena acogida de la crítica. Y luego se fue a dar clases por un año a una universidad de Islandia, experiencia que luego reflejaría en algunos de sus trabajos académicos y también en alguna obra de ficción.

A su regreso a Reino Unido pasaría de lleno a la Universidad de Warwick, donde actualmente es directora del programa de escritura creativa.

En 2011 obtuvo el premio Fiction Uncovered con su libro Night Walking, al que seguirían importantes reconocimientos. Su obra comenzó a ser leída con mayor atención por la crítica que halló en Moss un sesgo innovador en las corrientes clásicas como el gótico o la ficción fantástica. Hasta el momento ha publicado seis novelas y algunos ensayos y trabajos de investigación académica.

REGRESO A LO NATURAL. En Muro fantasma puede coexistir una lectura referida al “regreso a la naturaleza”, una prédica que ha comenzado a ganar terreno en algunas de las obras más recientes de autores europeos y estadounidenses. La novela El clamor de los bosques, de Richard Power, que obtuvo el Pultizer en 2019 es un claro exponente de esta corriente.

Sin embargo, Moss no parece dispuesta a aceptar esta calificación sin poner algunos reparos. “Creo que es importante reconocer, al pensar en la ecología, que la tecnología ha sido tan liberadora como destructiva. ¿Dónde estaría el feminismo sin métodos anticonceptivos o la salud de los niños sin vacunas? No es casualidad que en el Reino Unido los supermercados y la comida rápida aparezcan casi al mismo tiempo que la ley de igualdad salarial. Cuando tú ofreces tuberías, automóviles y comida rápida a personas acostumbradas a transportar agua y a labrar la tierra, adoptan la modernidad de manera perfecta y sensata. Yo no podría pasar tiempo escribiendo ficción y enseñando si otras personas no pasaran su tiempo diseñando y fabricando lavadoras, así no estoy fregando la ropa de mis hijos en el río en lugar de leer”, razonó Sarah Moss.

Lo cierto es que la novela narra cómo una comunidad decide volver a la Edad de Hierro (de 500 a. C. a 332 a. C) como reacción ante una modernidad cada vez más compleja. La escritora explicó en una de las entrevistas concedidas luego de la publicación del libro cómo llegó a esta idea, muy vinculada al Brexit.

“Si buscas una Inglaterra sin extranjeros, terminas en la Edad del Hierro. No porque los habitantes de la Edad del Hierro no fueran extranjeros sino porque no dejaron registros escritos, por lo que es difícil saber exactamente de dónde vinieron, aunque hay evidencia de orígenes celtas. Por supuesto, si sigues buscando humanos originales, terminas en el sur de África que, por lo general, no es el lugar donde la derecha nacionalista quiere encontrar su origen, pero la Edad del Hierro se ofrece como el punto de origen (falso) para la fantasía de la pureza racial inglesa”, señaló Moss.

Precisamente, la fantasía de la “pureza racial” es una de las ideas que maneja la novela y tal vez sea la que más sobrevuele en las argumentaciones a favor del Brexit.

“Ese tipo de pureza es una fantasía. Los seres humanos han estado en movimiento desde el principio, todos venimos de otro lugar. Siempre, ingenuamente, me sorprende lo importante que es para algunas personas reclamar el legado hereditario de un lugar en particular, parece un fetiche bastante arbitrario”, dice.

También se ha comparado la literatura de Moss con la de la gran Margaret Atwood, cuya fama creció de manera exponencial con la adaptación de una de sus novelas más ambiciosas, El cuento de la criada. Pero Sarah Moss rehuye con modestia estas comparaciones, aunque reconoce su enorme interés por buena parte de la literatura contemporánea. En las entrevistas ha mencionado nombres de autores que han sido traducidos al inglés, como la española Mercé Rodoreda o los suecos Tove Jansson o Karl Ove Knausgård, así como a la enigmática italiana Elena Ferrante y, en general, toda la novela negra que se publica actualmente.

“La escena literaria actual me parece bastante emocionante. En los últimos años, algunos países europeos han reconocido algunas de las voces que fueron ignoradas o faltaban en muchas publicaciones convencionales y tengo la impresión de que se está traduciendo y vendiendo más ficción literaria y, particularmente, más ficción literaria de mujeres”, comenta Moss.

Lo cierto que en esa suerte de “boom” de la ficción literaria escrita por mujeres la autora británica parece encuadrar perfectamente. De momento en castellano solo se pueden conseguir dos de sus obras: Tierra fría, publicada por Duomo Ediciones y la más reciente Muro fantasma, por Sexto Piso.

Los lectores con gusto por lo fantástico, el gótico e incluso algunas corrientes de la ciencia ficción podrían sentirse a gusto con las ficciones de esta notable autora británica.

La inquietante novela de Moss recientemente publicada en castellano.
La inquietante novela de Moss recientemente publicada en castellano.

Una fábula estremecedora

En Muro fantasma la historia es narrada por Silvie, una adolescente de 17 años que se ve arrastrada por su padre a un insólito experimento social. El padre es un aficionado a la historia de la Edad de Hierro, por ello participa con toda su familia en una experiencia organizada por un profesor de arqueología que pretende reconstruir la forma de vivir de los britanos en esa época histórica. Pero a medida que transcurren los días y la experiencia va llegando a su clímax, Silvie descubre que la obsesión de su padre por cumplir a rajatabla con la antigua forma de vida comienza a conspirar contra los equilibrios de la pequeña comunidad. Silvie comienza a preguntarse hasta dónde y qué será capaz de sacrificar su padre en aras de esa pureza cultural o étnica que tanto proclama. Y las revelaciones comienzan a ser realmente estremecedoras.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error