NOMBRES DEL DOMINGO 

Ronald Koeman, entre el fútbol y la polémica

El técnico holandés y exfutbolista culé, fue el nombre que eligió el Barcelona para salir de la peor crisis de su historia.

Ronald Koeman, nuevo entrenador del Barcelona
Ronald Koeman, nuevo entrenador del Barcelona. Foto: Reuters

En cinco días Ronald Koeman pasó de ser un héroe al rescate de un equipo que acababa de besar la lona tras perder 8 a 2 contra el Bayern Munich a transformarse en un enemigo de muchos hinchas del Barcelona tras desarmar al cuadro para renovarlo dejando afuera a algunos de sus principales jugadores: Arturo Vidal, Ivan Rakitic, Samuel Umtiti y Luis Suárez. A nosotros, uruguayos y uruguayas, nos pegó directamente en el orgullo, en el ego nacionalista que un entrenador holandés le haya dicho por teléfono a Luis Suárez —a nuestro Suárez— que no contaría con él para la próxima temporada.

A partir de ese llamado todo empezó a desarmarse para uno de los equipos más grandes de la historia del fútbol. Es que, un día después, Lionel Messi, el que estaba destinado a vestir la camiseta del Barça por siempre, el que creció como jugador en España, el que parecía ser el elegido para llevar al equipo español siempre a la gloria, anunció que se va del club. Y entonces todo estalló.

Nadie sabe —o nadie sabía, al cierre de esta nota— qué pasará con Luis Suárez y Lionel Messi. Algunos medios dicen que la directiva del Barcelona no quiso escuchar los reclamos de Messi, que Messi se va por cómo trataron a Suárez —que es también su Suárez, su amigo, su compañero— y que Suárez se rebeló contra el Barcelona y no se quiere ir, pero otros dicen que el uruguayo no quiere causarle “ningún problema” al club del que se transformó en el tercer goleador de su historia.

Pero este texto no se trata de Luis Suárez, ni de Lionel Messi. Ni siquiera se trata del Barcelona. Este texto es sobre Ronald Koeman, entrenador holandés, ex jugador del Barcelona que llegó para hacerse cargo de un equipo desarmado y también para terminar de romperlo (y rearmarlo a su manera).

Estrategia: tener la pelota

El 20 de mayo de 1992 Ronald Koeman tenía 29 años y el pelo más rubio que ahora. El Barcelona usaba una camiseta anaranjada y estaba jugando la final de la Champions League. Koeman era el cuatro titular del equipo que dirigía Johan Cruyff y se transformaría en el defensa más goleador de la historia. El partido contra el Sampdoria de Italia se jugaba en el estadio de Wembley, en Londres.

Los 90 minutos terminaron en un empate cero a cero. A los cinco minutos del segundo tiempo del alargue, un defensa de Sampdoria cometió una falta al borde del área. Koeman atravesó toda la cancha y se paró detrás de la pelota junto a Hristo Stoichkov y José Mari Bakero, protestó por la distancia de la barrera, el árbitro dio el ok, tomó una carrera de tres pasos y le pegó a una pelota que atravesó todo y se metió en el arco rival. Ronald Koeman le dio al Barcelona la primera Champions de su historia.

Ronald Koeman fue jugador de la selección de Países Bajos
Ronald Koeman fue jugador de la selección de Países Bajos.

Nació en Zaandam, una ciudad de Países Bajos de más de 70 mil habitantes. Es hijo de un exfutbolista, Martin Koeman, y su madre, Marijke, siempre apoyó la carrera de su esposo. Desde niño supo que quería seguir la profesión de su padre y de su hermano mayor, Erwin; ya en esa época se destacaba por sobre los demás en el equipo de fútbol del colegio.

A los 17 años debutó en el FC Groningen, el mismo equipo de Países Bajos por el que habían pasado su padre y su hermano. Cuatro años más tarde fue vendido al Ájax de Ámsterdam y en 1987 se fue al PSV Eindhoven, también holandés.

Todo cambió en la carrera de Koeman cuando en 1986 lo vendieron al Barcelona y se transformó en el segundo fichaje más caro de la historia del club, solo por detrás de Diego Armando Maradona.

En el club español Koeman formó parte del recordado Dream team —José María Bakero, Pep Guardiola, Hristo Stoichkov, Julio Salinas, solo por nombrar a algunos— que llevó al Barcelona a agrandar su historia: ganaron cuatro ligas consecutivas y disputaron dos finales de la copa europea.

Como jugador del Barcelona, Koeman acumuló 264 partidos, marcó 88 goles y levantó 10 trofeos. También estuvo en la selección nacional de Países Bajos con la que ganó la Eurocopa de 1988 y participó del mundial de Italia y del de Estados Unidos.

Tras retirarse empezó su trayectoria como técnico en diferentes equipos de España, Portugal y en la selección de Países Bajos, en la que permaneció entre 2018 y 2020 cuando lo llamaron para dirigir al Barcelona. Koeman no lo dudó ni un minuto: era un sueño que tenía pendiente. Para él, el equipo español es el más grande del mundo y quería volver a la que había sido “su casa” durante seis años.

“Barcelona exige siempre al máximo y así me gusta, yo creo que tiene que ser así. Hay calidad suficiente como para poder exigir al máximo de los resultados y de los títulos. Así que sí, he firmado y sí, soy entrenador del Barcelona y ahora vamos a trabajar”, dijo en la conferencia de prensa el día de su presentación como técnico. “Intentar tener el balón, dominar el balón, jugar bien al fútbol y al final, ganar el partido”. Esa parece ser la fórmula de Koeman para levantar al Barcelona y volver a llevarlo a la cima. Será sin Suárez. ¿Podrá sin Messi?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados