DE PORTADA

Batman, el héroe de 80 años

Escritores, guionistas, artistas plásticos, académicos analizan uno de los íconos de la cultura popular más potentes que cumple años este mes.

Batman

Cumple 80 pero sigue siendo invencible con los puños. Temible e implacable con los hampones. Sagaz y endiabladamente inteligente como para ser considerado “el mejor detective del mundo”. Y cada vez más oscuro e inquietante. Es el superhéroe más popular en el mundo y, probablemente, uno de los mitos modernos más arraigados.

Batman salió al mundo por primera vez en el número 27 de la revista Detective Comics de mayo de 1939. Su figura no cambió mucho desde entonces, aunque ha tenido las más variadas representaciones en historias alternativas. Aunque el hombre murciélago no tiene superpoderes, ha sobrevivido varias guerras, modas, coyunturas políticas, revoluciones, corrientes artísticas e idiosincrasias.

tapa Detective Comics mayo 1939
La primera aparición, en mayo de 1939.

En poco tiempo Batman se convirtió en el amo del “cine de los pobres” —el cómic— y no pasó mucho tiempo para que saltara a la pantalla. En su ADN hay una pequeña galería de héroes y bandidos típicos del romanticismo tardío. Desde novelas de capa y espada como Las aventuras de Dick Turpin —basadas en un bandido que se hizo célebre en las islas británicas durante el siglo XVIII—, pasando por Pimpinela Escarlata y El Zorro, todos ellos héroes enmascarados, hasta los célebres detectives de la ficción como el inmortal Sherlock Holmes. En las primeras décadas del siglo XX, los héroes enmascarados comenzaron a tener una poderosa influencia, tal fue el caso de The Shadow protagonista de una serie radiofónica y luego de novelas pulp, muy emparentado con el héroe de ciudad Gótica.

El personaje fue creado por un jovencísimo dibujante y guionista de historietas como lo fue Bob Kane. Pero el responsable de la imagen que todos conocemos fue su cocreador, el casi anónimo Bill Finger, quien lo dibujó durante años sin recibir el merecido crédito. Una historia que narró el crítico y editor en español de las aventuras del caballero oscuro David Hernando en Serenata nocturna (Planeta, 2014) y se puede encontrar en librerías.

Bob Kane - Bill Finger
Los creadores: Bob Kane y Bill Finger

Con motivo del aniversario, Revista Domingo se propuso revisar la imagen del legendario héroe del cómic con algunos creadores y críticos uruguayos, seguidores del mismo. También una visión filosófica y política en torno a este icono cultural moderno. Una consideración aparte para el desarrollo del personaje en las pantallas desde su primera aparición, a fines de la década de 1940.

Batman, dibujo de Oscar Larroca
Batman, en la visión del artista Oscar Larroca.

El Hombre Murciélago x Oscar Larroca

“Desde el punto de vista estético, es un personaje bien diseñado, lo cual permite llevarlo al relato gráfico con gran ductilidad. Junto con Superman, fueron los primeros superhéroes en simbolizar esta nueva mitología contemporánea. La emancipación por intermedio de fuerzas sobrenaturales es una de las características comunes a casi todos estos personajes. Sin embargo, Batman no es extraterrestre ni su carácter biológico nace de accidente alguno: es humano. Esto coloca sus pies un poco más en la tierra y le permite transitar de forma más compleja entre la realidad y la ficción”

El héroe explicado

 “Batman tiene algo que lo ha hecho encumbrarse en el mundo del cómic estadounidense primero y mundialmente después. Creo que uno de los motivos es que, si no es el primero, es uno de los primeros superhéroes que no tienen ningún poder”, dice el periodista, escritor y crítico especializado en cómic Gustavo Aguilera.

“Batman representa en cierta forma la capacidad del ser humano de reponerse y superar cualquier obstáculo con su inteligencia y su esfuerzo. Lo que hoy llamamos resiliencia ya está en el personaje mucho antes de que tuviera nombre”, reflexiona Aguilera.

En la génesis del personaje está el trauma, la muerte de sus padres a manos de un delincuente. El pequeño Bruce Wayne (o Bruno Díaz, en sus versiones hispanas) queda al cuidado del mayordomo de la familia, Alfred Pennyworth, quien se convertirá en su asistente desde la baticueva cuando el joven Wayne asuma su identidad secreta. Y si bien hay un sentimiento de venganza reverberando en las historias, Batman se niega a usar armas letales y a matar a sus enemigos. Ello, no obstante, no le impide ejercer una violencia por momentos brutal contra sus oponentes.

muerte padres de Batman
El origen del trauma: el asesinato de sus padres.

La figura de Batman es un collage de conceptos, que surge de una reunión donde un editor le pide a Bob Kane que cree un personaje que funcione tan bien como Superman, que estaba vendiendo millones de ejemplares. Así, Batman surge como un personaje contrapuesto a la imagen de Superman: oscuro, gótico y hasta un poco siniestro en sus inicios”, rememora Aguilera.

El crítico recuerda que el personaje nace en medio del auge de publicaciones populares donde también se origina la novela policial moderna, como es el caso de la revista Black Mask. Allí hicieron sus primeras armas nada menos que Dashiell Hammett y Raymond Chandler, entre otros maestros del noir estadounidense. Y es en este “ecosistema” que surge el héroe de la capucha y la capa. De algún modo, la influencia de estas publicaciones queda reflejada en el nombre de la editorial que publicará Batman: Detective Comics.

logo histórico Detective Comics
La editorial donde todo comenzó.

La diferencia

Superman tenía la fuerza de diez hombres, podía volar, tenía visión de rayos X, un llamativo traje azul y una capa roja. Y desde su aparición en 1934 el público lo amaba. ¿Pero qué hacía diferente a este otro héroe oscuro y nocturno que rivalizaba con él?

Superman-Batman
Dos personajes de caracterísicas disímiles y hasta antagónicas.

“Pese a que muchos dicen que el dinero es un superpoder, lo cierto es que Batman no tiene habilidades metahumanas. No vuela, no corre rápido y las balas no le rebotan del pecho. Así que, para competir con los pesos pesados de la Liga de la Justicia, se convirtió en el mejor detective del mundo”, resume el escritor, guionista, conductor y humorista Ignacio Alcuri.

¿Y cómo lo consiguió? Alcuri, un fanático del personaje, cree que el secreto está en sus cualidades intelectuales. “Analista y estratega inigualable, que como en tantos casos (Sherlock Holmes, sin ir más lejos) se vuelve difícil de tratar por kriptonianos, amazonas y terrícolas por igual. Millonario, inteligente, antisociable, pone en peligro a niños de doce años, ¿cómo no quererlo?”, explica con su acostumbrado humor.

Si algo caracteriza al cómic es la potencia de sus villanos, los legendarios oponentes de Batman que, algún caso, alcanzaron a trascender la historieta para tener su propio espacio. Ejemplo de ello es el Joker —el Guasón, en su versión hispana— que luego de pasar por inolvidables interpretaciones cinematográficas llegó a las manos de Martin Scorsese. Será una historia exclusiva sobre el payaso asesino, protagonizada por Joaquin Phoenix y que se estrenará en octubre.

“Dicen que un superhéroe muchas veces se define por sus villanos y este es un caso paradigmático. Desde 1939, una gran variedad de guionistas y dibujantes le pusieron enfrente a tipos que representan lo peor de la psique humana. Donde Batman es la preparación y el orden, el Joker es el caos (o al menos eso nos quiere vender). Por eso, y por el miedo que nos despiertan los payasos, es el preferido de sus seguidores. Yo sumaría a Riddler, El Acertijo, porque obliga al hombre murciélago a usar su cerebro para derrotarlo y obliga a los guionistas a escribir nuevas adivinanzas cada vez que aparece”, recuerda Alcuri.

Entre las versiones que tuvo el superhéroe, una de las más influyentes fue la creada por el escritor, dibujante y por último cineasta Frank Miller. A fines de la década de 1980 crea El regreso del caballero de la noche, donde pone a un Bruce Wayne envejecido y obligado a volver a ponerse la capa y la capucha por la deriva criminal de ciudad Gótica. A esta historia le sigue Batman: Año uno, donde toma el origen del héroe. Ambas son las preferidas de muchos de sus seguidores.

comics batman
Un díptico narrativo difícil de superar: "El regreso del Caballero Oscuro" y "Batman: Año uno", dos historias de Frank MIller.

Rodolfo Santullo, escritor y autor de algunas excelentes novelas en la mejor tradición del noir es también un prolífico guionista de cómics y editor. Y un fan de Batman. “Me parece que de las muchas cosas que Bill Finger y Bob Kane lograron con el personaje, una de las principales es la idea de que cualquiera —con las condiciones dadas y las circunstancias planteadas— puede ser Batman. Eso logra una identificación inmediata del lector con el personaje. Batman es atractivo porque lo entendemos perfecto y no es necesario ni ser criado por Amazonas o haber nacido en un planeta lejano para entenderlo”, señala el autor.

A juicio de Santullo la vigencia del personaje tiene que ver tanto con la propia historieta —que ha renovado decenas de veces sus equipos creativos—, como con las sucesivas adaptaciones cinematográficas, televisivas y en la animación.

“Tanto en la historieta —la lista es interminable: The Dark Knight Returns, La broma asesina, Año uno— como en lo audiovisual —Batman: La serie animada, la serie de Adam West, las películas de Tim Burton, las de Christopher Nolan— cada generación ha tenido su propio gran fenómeno del personaje y eso lo ha constituído de manera permanente en un ícono de la propia cultura popular, más allá de ser un personaje de ficción que ha tenido (aunque no siempre) gran fortuna con la calidad de sus productos”, explica Santullo.

La próxima versión cinematográfica se comenzó a rodar en medio de un gran hermetismo. Hay un nuevo director, Matt Reeves, y un nuevo actor para encarnarlo. Los desaciertos en las versiones rodadas luego de la impresionante trilogía de Christopher Nolan obligan a DC a buscar nuevos caminos. Pero lo cierto es que, más allá de ello, el personaje sigue vivo para millones de seguidores.

COLUMNista invitado — diego ferreira

El largo camino del héroe hacia las pantallas

La popularidad de Batman en el comic impulsó el salto inevitable del personaje hacia la televisión y el cine. Desde entonces, las adaptaciones han reflejado la evolución en la madurez del héroe, de la tecnología, y hasta del clima social.

El debut televisivo de Batman, en la serie homónima de 1943, coincidió con el sentimiento anti-japonés que imperaba en Estados Unidos producto de la Segunda Guerra Mundial. El justiciero (interpretado por Lewis Wilson) se enfrentó al Doctor Daka, un malvado científico nipón. El ciclo duró 15 episodios. En 1949, el héroe regresó en la serie Batman y Robin, protagonizada por Robert Lowery. Aunque de bajo presupuesto, ambos programas exhibían la iconografía de Batman como su clásico traje, el batimóvil y la baticueva.

La década del 60, con su espíritu hippie, trajo una recordada versión de Batman en TV. Con Adam West como el encapotado y entregada a la estética camp, la serie se acercaba a la parodia y se regocijaba con el colorido y el carácter estrafalario de sus personajes. El programa duró de 1966 a 1968 e inspiró Batman: la película (1966), el primer largometraje sobre el Hombre Murciélago.

Casi 30 años después de que West colgara la capa, Michael Keaton se enfundó en el traje para la película Batman de 1989, dirigida por Tim Burton e inspirada en comics aclamados como The Killing Joke y El regreso del Caballero Oscuro. La cinta le devolvió el carácter amenazante al héroe que rescata a Ciudad Gótica del Guasón, interpretado por un glorioso Jack Nicholson. La película fue un éxito que propició una secuela: Batman vuelve (1992), más sombría que la primera y más difícil de vender al público masivo. Las continuaciones sufrieron entonces un cambio de director (llegó Joel Schumacher) y de rumbo. Batman Eternamente (de 1995, con Val Kilmer) y Batman y Robin (1997, con George Clooney) se alejaron del tono oscuro pero decepcionaron a fanáticos y críticos por igual.

Ese fracaso disuadió a los productores de retomar el personaje, hasta que en 2005 llegó Batman inicia. Apoyada en un concepto “realista”, la película de Christopher Nolan y con Christian Bale en el protagónico, presenta a un Bruce Wayne dividido entre el justiciero nocturno, y su fachada diurna como millonario y playboy. Ese fue el primer pilar de una lucrativa y celebrada trilogía que completaron Batman: El caballero de la noche (2008), que introdujo una elogiada versión del Guasón (Heath Ledger), y Batman: El caballero de la noche asciende (2012). Tras el fin de la saga y acicateada por el ascenso de su rival (Marvel) Warner Bros contrató a Ben Affleck para encarnar al héroe en Batman V Superman (2016) y La Liga de la Justicia (2017), ambas dirigidas por Zack Snyder. La respuesta desfavorable de la prensa y de muchos seguidores hizo desistir a Affleck de regresar a Ciudad Gótica. Pero como la maquinaria de Hollywood no se detiene, ya está anunciado un nuevo título para 2021.

En paralelo, Batman ha sido material para diversas series animadas (entre ellas, la espléndida Batman: la serie animada, creada por Bruce Timm) y programas de TV anclados en su universo. De hecho, la última aparición de Batman en pantalla fue hace algunos días en el final de la serie Gotham. Es cuestión de tiempo —y de que vea la batiseñal encendida— para que el héroe vuelva a entrar en acción.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados