NOMBRES DEL DOMINGO 

¿Quién es Ansu Fati, la nueva estrella del Barcelona?

Tiene 17 años y juega en el primer equipo del Barcelona.  De origen africano, es la promesa del club.

El cambio de Luis Suárez por Ansu Fati en el Barcelona vs. Villarreal
El cambio de Luis Suárez por Ansu Fati en el Barcelona vs. Villarreal. Foto: AFP

¡Gracias a todos! El día de ayer lo recordaré toda mi vida”, escribió en Instagram el 26 de agosto de 2019. Un día antes Ansu Fati, 16 años por entonces, 1,78 metros, 66 kilos, había debutado con el primer equipo del Barcelona en un partido contra el Real Betis.

“El sueño de cualquier chico de La Masía: debutar en el Camp Nou. Compartir vestuario con los mejores jugadores del mundo fue una experiencia inolvidable. Sólo tengo palabras de agradecimiento hacia ellos por su excelente acogida. Nada de esto hubiera sido posible sin mi familia. Sin su apoyo diario e incondicional”. Junto al texto, dos fotos suyas. En una se ve casi un primer plano de su cara de perfil, unos segundos antes de entrar a la cancha. Tiene las manos en forma de rezo sobre la boca, en gesto de sorpresa, de nerviosismo, de ansiedad, de felicidad.

“Gracias igualmente a La Masía, la mejor escuela de fútbol del mundo. A mis compañeros y entrenadores que me han enseñado valores que siempre me acompañarán. Me comprometo a seguir con humildad, trabajo y los pies en el suelo. Visca el Barça !!”, terminó.

Ansu Fati es el segundo jugador más joven en la historia en debutar con el primer equipo del Barcelona.

Ansu Fati, previo a su primer partido con el Barcelona
Ansu Fati, previo a su primer partido con el Barcelona


Todo en el último tiempo ha pasado demasiado rápido. Un día en agosto cuando llegó a entrenar a La Masía (la escuela de fútbol del Barça) le dijeron que el primer equipo, ese en el que juegan los mejores del mundo, lo quería entre sus jugadores. A partir de ese momento Ansu Fati iba a entrenar en la primera categoría del Barcelona, iba a compartir vestuario con Lionel Messi, Luis Suárez, Antoine Griezmann, Jordi Alba o Gerard Piqué. Llamó a su casa para contarle a su familia. Todos pensaron que era una broma. Cinco días después Ansu Fati estaba parado en la línea lateral de la cancha del Camp Nou, con la camiseta 31 y su nombre en la espalda para entrar a jugar su primer partido en el primer equipo del Fútbol Club Barcelona.

De familia

Nació en 2002 en Guinea-Bissau, un país africano que limita con Senegal, con Guinea al sur y con el Océano Atlántico al oeste. Ese mismo año su padre se mudó a Herrera, una localidad de poco más de seis mil personas en Sevilla, España. Tenía problemas económicos y allí había oportunidades laborales. Seis años después pudo llevar a su familia a vivir con él. Ansu había crecido jugando a la pelota en la calle. Todos decían que tenía un talento extraordinario. En Herrera se incorporó a la Escuela Peloteros de Herrera, uno de los equipos de fútbol de la ciudad. Permaneció con ellos tres años y ganó todos los campeonatos de su categoría.

Después el Sevilla Fútbol Club lo fichó para su cantera. Duró un año. En 2012, con 10 años, Ansu se incorporó a La Masía junto a su hermano mayor Braima, que también fue fichado por el Barcelona. El Real Madrid, el mismo Sevilla o el Betis le habían hecho ofertas a su familia para incorporarlo a sus canteras. Pero Ansu y su padre, que fue futbolista profesional en África y es quien lo ayuda y guía en todo, sabían que el Barcelona era siempre la mejor opción.

Tras su llegada se incorporó a jugar en el Alevín A, uno de los equipos de la escuela del Barcelona y, aunque era más chico que sus compañeros, se convirtió rápidamente en uno de los mejores. Formó una pareja letal y aniquiladora con Take Kubo, el japonés que este año fue fichado por el Real Madrid. En aquella liga, Ansu hizo 56 goles.

De a poco fue subiendo de categorías hasta llegar a jugar a juveniles. Fue entonces que decidieron sacarlo de su puesto habitual de centro delantero y probarlo como lateral izquierdo. En esa categoría Ansu explotó definitivamente y se transformó en una promesa del Barcelona. El periodista español Jaume Marcet, que sigue los pasos de los juveniles del club, lo definió así: “Toca como un interior, dribla como un extremo, asiste como un mediapunta y remata como un delantero centro”.

En el medio de su paso por las diferentes categorías sufrió algunas lesiones graves que lo tuvieron un tiempo sin jugar, se enfrentó a problemas burocráticos y a una sanción de la FIFA al Barcelona por fichar a un menor. Ansu siempre siguió y con 15 años logró meterse en el Barcelona B. Un año después pasó lo que todos conocen: se transformó en el jugador más joven del plantel actual del Barça, con quien ya firmó contrato hasta 2022.

A Ansu todavía le cuesta creerlo. O al menos así es como se muestra a través de su cuenta de Instagram: agradecido, sorprendido, prometiendo siempre recordar sus orígenes para valorar más sus logros. Entre sus fotos hay una en la que se lo ve abrazado con Messi: Ansu tiene la cabeza apoyada en los hombros del argentino, que le sostiene la espalda con las manos abiertas. “Gracias Leo. Por tus palabras y gestos de cariño hacia mí en un día tan especial. Tanto en lo futbolístico como en lo personal eres el referente para los chicos de La Masía. Eternamente agradecido”, escribió con la imagen.

Su familia, de origen musulmán, sigue viviendo en Herrera. Braima sigue jugando al fútbol, ahora de préstamo en el Calahorra, y su hermano menor, Miguel, ya está en la escuela del Barcelona. Mientras tanto, Ansu Fati vive, con 17 años, un sueño que nunca imaginó: jugar en uno de los mejores clubes del mundo, con los mejores jugadores del mundo.

españa

El sueño de la selección 

“A esta la voy a enmarcar y la voy a poner en mi cuarto”, dijo Ansu Fati a las cámaras, mostrando su camiseta de la selección de España sub 21. Es que en octubre fue convocado por primera vez a jugar con la selección, cuando aún no había cumplido los 17 años y se transformó en el segundo más joven en la historia en debutar con ese combinado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados