NOMBRES

Agatha Christie, la reina sigue intrigando

La Reina del Misterio cumplió 130 años hace pocos días; su obra continúa deleitando a millones de lectores. La autora británica propuso un modelo de novela policial que tensó los límites del género.

Agatha Christie. Foto: Archivo El País
Agatha Christie. Foto: Archivo El País

Siempre será la hora del té y de resolver algún enigma picante. Al menos lo será para celebrar los 130 años de la Reina del Misterio, la autora que vendió más copias que la Biblia y definió los contornos de un género con miles y miles de cultores en el mundo. Hace pocos días, el 15 de septiembre pasado, fue su cumpleaños. Poco antes se había celebrado el centenario de la publicación de su primera novela: El misterioso caso de Styles. Allí aparecía por primera vez el detective “cabeza de huevo”, amante de la grandilocuencia, refinado, extravagante y bastante cómico pero entrañable Hercule Poirot.

Agatha Christie llevó las implacables reglas del policial clásico al límite, incluso hasta el absurdo. Sus planteos narrativos funcionan aún con perfecta relojería y deslumbran una y otra vez como el truco de un mago que lo hace nuevamente ante los ojos azorados del público. Con algunas de sus novelas más celebradas llega a tensar estos límites hasta las propias puertas de la verosimilitud. Es cierto que en ninguno de sus relatos se cuelan indicios de los convulsos tiempos de entreguerra. Nada parece perturbar la atmósfera de los encantadores cottages, ni de los pequeños pueblos de la campiña inglesa. Lo cruento y sórdido del crimen es apenas nombrado y las gotas de sangre nunca son más que insignificantes mojones por los que pasan las neuronas del detective. Esos rasgos son los que llevan a Raymond Chandler a abjurar de la Reina del Crimen y tratarla de tramposa luego de diseccionarla en su ensayo El simple arte de matar. Pero lo cierto es que Dame Christie sigue tan campante un siglo más tarde.

Miss Agatha

Agatha Mary Clarissa Miller era su nombre verdadero y nació en Torquay el 15 de septiembre de 1890 en una familia de la alta burguesía. Agatha recibió una esmerada educación privada y completó sus estudios en París. Pero no todo fue un lecho de rosas para ella.

Agatha Christie. Foto: Archivo El País
Agatha Christie. Foto: Archivo El País

Al llegar la Primera Guerra Mundial Agatha comenzó a trabajar como enfermera. Era una lectora empedernida y las intrigas policiales la atraían particularmente. Las obras de Arthur Conan Doyle habían sentado, prácticamente, las bases del género que ya comenzaban a practicar decenas de escritores. Y Agatha creyó que podría probar suerte y comenzó a escribir su primera obra, que publicaría en 1920. Un belga que había conocido durante su trabajo en enfermería le sirvió para crear su extravagante detective.

Branagh como Poirot

La novela Muerte en el Nilo es una de las más notables del ciclo Hercules Poirot. Fue adaptada al cine en 1978 bajo la dirección de John Guillermin y con el enorme Peter Ustinov como el detective y en el reparto había nombres como David Niven, Bette Davis y Mia Farrow. Este año será nuevamente llevada al cine por Kenneth Branagh, quien la dirige y protagoniza otra vez.

En 1914 se casó con Archibald Christie, de quien tomó su apellido para firmar su primera novela y las siguientes obras. El matrimonio con Archibald fue bastante desgraciado y, finalmente, en 1928 terminaron por divorciarse. Agatha conocería luego al arqueólogo Max Mallowan, a quien acompañaría durante años a sus viajes de excavación en sitios tan ricos de pasado como Irak y Siria. Se casaría con Mallowan y viviría con él hasta el final de sus días; sin embargo no cambiaría su nombre artístico.

Asesinato en el Expreso de Oriente
Branagh como Poirot

Por momentos la vida de Agatha Christie se pareció mucho a sus novelas, sobre todo a las románticas que firmaba como Mary Westmascott, aunque también hubo intrigas. Y algunas que nunca fueron resueltas como la de su desaparición en 1926. Por entonces la escritora aún mantenía su matrimonio con Archibald, quien le era repetida y sistemáticamente infiel, algo que por supuesto Agatha había descubierto hacía tiempo. Su auto fue hallado en Surrey Downs y, de ella, ninguna pista. La misteriosa desaparición ocupó decenas de titulares de la prensa británica y puso a Scotland Yard en apuros. Más de un millar de agentes fueron destinados a la búsqueda a la que se sumaron 15.000 voluntarios. Finalmente, 11 días más tarde, se la identificó como huésped en un hotel de Harrogate, donde se había registrado con un nombre ficticio. Ese hueco en su biografía fue un misterio hasta el final de sus días.

El canon Christie

Toda lista es caprichosa. Pero para conocer a esta autora es necesario leer algunos de sus principales títulos. Para empezar con uno de los que más ha resonado recientemente, aunque no por méritos propios: Diez negritos. Hace pocos días se conoció la decisión de los herederos de la autora de cambiar el título por el de Eran diez para evitar connotaciones racistas (?). Muerte en la Vicaría, el caso donde aparece la sagaz Miss Marple, la otra creación de Christie con la que pudo descansar del personaje que había llegado a considerar “insufrible”. La ya mencionada El asesinato de Roger Ackroyd es de lectura obligada. También lo es Asesinato en el Orient Express, que dio lugar a una de las mejores adaptaciones cinematográficas con Albert Finney como Poirot. Muerte en el Nilo, otro caso de “cabeza de huevo”, inspirada en sus viajes al Medio Oriente junto a su esposo arqueólogo. Muerte bajo el sol y Cinco cerditos podrían conformar la lista de los imprescindibles de la escritora británica.

Murió a los 85 años el 12 de enero de 1976 en su residencia de Winterbrook House, en Oxfordshire. Más de cuatro décadas después su obra sigue siendo disfrutada por millones de lectores en el mundo.

Las mejores adaptaciones

Las adpataciones cinematográficas de las novelas de Agatha Christie han sido numerosas y de variada calidad. Algunas de las más notables interpretaciones estuvieron a cargo de enormes actores. En la piel de Hercules Poirot estuvieron Albert Finney y Peter Ustinov (fotos a derecha e izquierda). Angela Lansbury encarnó a Miss Marple.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error