Cuentos a pura pelota

Luis Fernando Iglesias y el fútbol como metáfora

Los cuentos de Iglesias son miradas donde el fútbol es la excusa para abordar muchos otros temas.

Luis Fernando Iglesias
Luis Fernando Iglesias

Dos señas de la cultura uruguaya se juntan en Razones de la pelota: la primacía del fútbol sobre todo deporte y la mayor eficacia de nuestros narradores en el cuento que en la novela.
El fútbol está en las raíces narrativas de Luis Fernando Iglesias (Montevideo, 1958). Se supo narrador en 1998 al ganar un concurso convocado por Fundación Bank Boston y la Editorial Santillana con el cuento “El hincha por la ventana”, que cierra este volumen.

Evitando lo sentencioso, Iglesias sabe, a fuer de buen narrador, pero no menos de buen uruguayo, usar el fútbol como metáfora para opinar sobre casi cualquier tema trascendente, y tenderlo como telón de fondo lleno de sugerencias tras todos los momentos de la vida, incluida la muerte de los queridos (como en “Invierno del ’96”, referido a la muerte de su padre, en el que Iglesias se muestra capaz de ser intimista y confesional, pero sin caer en lo sensiblero).

Un tema caro al uruguayo medio es el elogio del esfuerzo humilde —que ha hecho hacer carrera en el fútbol a players no muy talentosos pero sí muy “metedores”— contrapuesto a la sospecha de que el talento lleva consigo un lastre de soberbia y vanidad que suele arruinarles la vida y la carrera a los cracks más prometedores. Iglesias aborda el asunto con gran eficacia en “Jasito” y “No es así, pibe”.

La prosa de Iglesias es sencilla, clara y funcional al desarrollo del relato. Es hábil para esconder hasta el final los golpes de efecto que, de pronto, le muestran a veces de modo claro, otras sugerido, el sentido oculto del cuento. Usa nuestro lenguaje coloquial y futbolero, pero sin abusos ni pintoresquismos. Señala con pinceladas breves y sutiles, de pasada y sin caer en patetismos innecesarios, muchas de las otras cosas que nos han ocurrido en las últimas décadas mientras jugábamos a la pelota o veíamos a los profesionales jugar al fútbol: la dictadura, el exilio por razones políticas y/o económicas y todo eso que pasa fuera de la cancha pero se refleja dentro de ella.

En varios de estos cuentos aflora un humor de tierna ironía que provoca en el lector una media sonrisa reflexiva, salvo en el caso de “Cábalas”, cuyo final merece la carcajada.
Entre estos catorce muy buenos cuentos destaca “Soriano”, en el que Iglesias homenajea al argentino Osvaldo Soriano (1943-1997), brillante narrador también muy futbolero.

RAZONES DE LA PELOTA, de Luis Fernando Iglesias. Alfaguara, 2019. Montevideo, 152 págs.

Luis Fernando Iglesias
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados