Publicidad

invierno

Guardia Pediátrica: Uso de calefacción de forma segura, ¿cómo evitar intoxicaciones con monóxido de carbono?

Alicia Fernández, nuestra pediatra de cabecera, enfatiza en que estas intoxicaciones son prevenibles; tengamos en cuenta que esta puede causar la muerte.

Compartir esta noticia
Estufa a leña. Foto: Pixabay

Por Alicia Fernández

Si bien las intoxicaciones por monóxido de Carbono (CO) ocurren durante todo el año, son más frecuentes en épocas frías, porque aumenta el uso de todo tipo de calefactores y porque suelen cerrarse las puertas y ventanas impidiendo la llegada de aire frío y, como consecuencia, la salida de los gases tóxicos que se acumulan en el interior de las viviendas .

El concepto más importante es que las intoxicaciones por CO siempre pueden prevenirse, no son accidentes y, por tanto, esto obliga a recordar que la prevención es la única medida para evitar que sucedan, teniendo en cuenta que esta intoxicación puede causar la muerte.

Por los motivos antes mencionados, decidimos abordar este tema en la nota de hoy .

¿Qué es?

El monóxido de carbono se produce por la combustión incompleta de cualquier material que contenga carbono: gas, petróleo, carbón, kerosén, nafta, madera, entre otros. Tiene una característica muy importante: no es percibido ya que no tiene olor, ni sabor, ni causa irritación de mucosas.

Se le conoce con el nombre de “asesino silencioso”, porque cuando hay monóxido de carbono en el ambiente, su alto poder de toxicidad —tanto en personas como animales— no se detecta.

¿Cómo actúa?

Simplemente para que comprendan la importancia que tiene, aunque muchos lo sepan, el Oxígeno (O2) es esencial para nuestra vida y quien lo transporta a los tejidos del cuerpo es la hemoglobina a través de la sangre que la contiene.

El CO compite con el O2 y lo desplaza de la hemoglobina, por eso el daño que es capaz de provocar sobre todo en dos tejidos fundamentales de órganos vitales como el cerebro y el corazón, donde puede causar lesiones que llevan a la muerte.

¿Cómo se produce?

Todo artefacto que utilice material combustible que puede quemarse de manera inadecuada y generar el monóxido. Algunos de estos son: calefones y calderas, estufas, braseros y salamandras, cocinas con hornos a gas, calentadores a gas o que utilizan queroseno, parrillas a leña o carbón y motores de combustión .

Teniendo en cuenta que todos estos artefactos forman parte de la vida diaria de la mayoría de nosotros, la obligación que tenemos —como médicos y pediatras— es realizar las recomendaciones para prevenir una lesión no intencional por inhalación de monóxido de carbono.

Aquí van algunas cuestiones a tener en cuenta:

— En lugares cerrados donde haya algún artefacto de los mencionados mantener una adecuada ventilación. Esas habitaciones no pueden quedar cerradas.

— Hacer revisar por expertos, por lo menos una vez al año y antes del invierno, todos los artefactos a gas, las cañerías, limpiar las chimenea por la que saldrá el humo de las estufas de leña o salamandras, mantener limpias las hornallas de las cocinas a gas para que no obstruyan y generen mala combustión.

— No instalar calefones o estufas a gas en baños o espacios cerrados y en caso de que allí estén, siempre debe haber una abertura abierta al exterior.

— Recordar que la llama de gas debe ser azul, si es naranja o amarilla puede haber CO.

— Es importante calefaccionar los ambientes antes de ir a dormir y no mantener los artefactos de combustión encendidos durante el sueño.

— Si se encienden brasas o llamas de cualquier tipo, no dormir con éstas encendidas. Siempre apagarlas fuera de la casa.

— No usar el horno u hornallas de la cocina a gas para calefaccionar el ambiente.

— No mantener recipientes con agua sobre la estufa, cocina u otra fuente de calor.

— El calefón a gas no debe estar en el baño, ni en espacios cerrados o mal ventilados.

— No encender motores a combustión (grupos electrógenos, motosierra, etc.) en ambientes cerrados, en sótanos o garajes.

Síntomas

¿Cuáles son los síntomas que deben hacer pensar en intoxicación por monóxido de carbono? Debe sospecharse cuando una o varias personas —que estuvieron en un ambiente cerrado, presentan al mismo tiempo— dolor de cabeza, somnolencia, mareos, debilidad o cansancio, nauseas o vómitos, dolor en el pecho o palpitaciones, pérdida de conocimiento o convulsiones (la forma extrema es llegar un paro cardiorrespiratorio). En niños pequeños, otros síntomas que también pueden presentarse son la irritabilidad, el llanto continuo y el rechazo hacia los alimentos.

¿QUÉ HACER SI SOSPECHAMOS QUE HAY UNA INTOXICACIÓN?

Lo que debemos hacer si sospechamos una intoxicación es:

- Abrir puertas y ventanas para ventilar.

- Retirarse o retirar a la víctima del lugar supuestamente contaminado para que respire aire fresco.

- Consultar a la emergencia móvil y, en caso que no contemos con ella, llevar a la víctima al centro asistencial más próximo aún cuando haya recuperado el conocimiento, informando al equipo de salud el antecedente de exposición a gases de combustión.

- Recordar que las 24 horas está disponible la consulta al Centro de Asesoramiento e Información Toxicológico(CIAT) por el teléfono 1722.

En medicina habitualmente no usamos el nunca y el siempre, pero en este caso lo haremos: todas las intoxicaciones por CO pueden prevenirse y una adecuada ventilación siempre debe estar presente.

Alicia Fernández

Alicia Fernández. Foto: El País

Médica pediatra. Especialista en cuidados intensivos de niños, jefe del servicio de pediatría y del CTI de la Asociación Española. Docente universitaria.

Podés seguir a nuestra pediatra de cabecera en Twitter como @AliFernandezUY

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Alicia Fernández

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad