Publicidad

Dolor de cuello: estos son los síntomas de que hay algo grave y es mejor ir al médico

Suele ser algo común, pero en algunos casos excepcionales, el dolor de cuello puede ser síntoma de meningitis.

Compartir esta noticia
Dolor de muelas
El dolor de cuello es algo común, pero no debe ser pasado por alto.
Foto: Freepik.

El Tiempo/GDA
El dolor de cuello es frecuente. "Una postura inadecuada, por inclinarse ante un ordenador o ante un banco de trabajo, recarga la musculaturadel cuello. La artrosis también es una causa frecuente del dolor de cuello", asegura la Clínica Mayo.

Sin embargo, en algunos casos excepcionales, el dolor de cuello puede ser un síntoma de un problema más grave como meningitis.

Si el dolor de cuello se acompaña de fiebre, dolor de cabeza intenso, sensibilidad a la luz y rigidez en el cuello, es esencial buscar atención médica de inmediato, ya que estos síntomas podrían indicar una infección grave que afecta las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal.

La meningitis es una inflamación de las meninges, que son las membranas que recubren el cerebro y la médula espinal. Esta inflamación puede ser causada por diversas razones, siendo las infecciones bacterianas y virales las causas más comunes de la enfermedad. También puede ser provocada por hongos, parásitos u otras enfermedades no infecciosas.

Dada la gravedad potencial de la meningitis bacteriana, cualquier persona que experimente síntomas como fiebre, dolor de cabeza intenso y rigidez en el cuello debe buscar atención médica de inmediato para recibir un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Por otro lado, la persistencia del dolor de cuello, especialmente si empeora con el tiempo, y la presencia de otros síntomas como dolores de cabeza recurrentes, mareos, problemas de equilibrio o cambios en la función cognitiva podrían ser señales de condiciones médicas más serias, como trastornos cervicales o incluso problemas vasculares.

Ante estos casos, el traumatólogo Lluis Aguilar i Fernández, explica en el canal TopDoctors España, que el tratamiento empieza por los fármacos o hasta los tratamientos quirúrgicos. "En el centro, tenemos una posibilidad que es la utilización de infiltraciones tanto para desdiagnóstico como para tratamiento antinflamatorio local. Estas infiltraciones se realizan con anestesia local y nos indican qué estructura del cuello es la que está más afectada", aclaró.

Finalmente, si el dolor de cuello se presenta con síntomas como debilidad, entumecimiento persistente, cambios en la función cognitiva o síntomas sistémicos graves, es fundamental que la persona busque atención médica para descartar o abordar posibles problemas subyacentes más graves.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

vida sana

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad