Publicidad

Autores de nuestro propio bienestar: los beneficios de la escritura terapéutica y talleres para niños y adultos

Plasmar en una hoja experiencias y emociones puede ser una forma de terapia; estudios científicos señalan sus beneficios.

Compartir esta noticia
Escritura.jpg
Mujer escribiendo.
Foto: Shutterstock.

"A veces me pregunto cómo todos aquellos que no escriben, componen o pintan, hacen para escapar de la locura, el pánico y el miedo que es inherente a la condición humana”. Así escribió el literato británico Graham Greene (1904-1991), autor de una vasta obra que incluyó varias novelas que fueron llevadas al cine como El americano impasible, Nuestro hombre en La Habana y El tercer hombre, entre otras.

La cita figura en Vías de escape, segunda parte de la autobiografía de Greene, publicada en 1980. La reflexión puede ser interpretada como el resultado de creer que el punto de vista de uno es, o puede ser, el de todos lo demás. La condición humana nos es común a todos y todas, pero no todas las experiencias de esa condición son las mismas.

Sin embargo, parece haber cierto sustento científico para lo que decía Greene. En 2012, los investigadores Soul Mugerwa y John D. Holden —ambos doctores en medicina general— presentaron el paper Escritura terapéutica - ¿Una nueva herramienta para la medicina general?

Ahí, citaban un proverbio chino: “Escucho y me olvido, veo y me acuerdo, escribo y entiendo” y luego agregaban: “Abrirse mediante la palabra hablada hace mucho tiempo que se considera beneficioso y ha sido extensamente usado en terapia psicológica. La autoinhibición de sentimientos negativos es considerada como un camino hacia una salud deficiente y deteriorada. Por su parte, la escritura terapéutica puede tener el potencial de curar, tanto a nivel mental como físico”.

En las conclusiones, los investigadores señalaron que “parece haber la suficiente cantidad de evidencia como para incluir a la escritura terapéutica dentro de la medicina general”.

Más allá de los aspectos científicos, el acto de escribir, de ver lo que sale de uno plasmado en un papel y que eso tenga sentido, parece tener un efecto liberador y esclarecedor.

Probablemente eso se deba —como postula la periodista y compañera de tareas Tatiana Scherz— a que “cuando escribimos, todas las estructuras cerebrales deben funcionar de manera conjunta y coordinada. Las áreas vinculadas al pensamiento, al lenguaje y la memoria y las que tienen que ver con el movimiento y el tacto; todas están implicadas en el acto de escribir. Está en juego la parte irracional y emocional de la creatividad humana, y también la parte lógica y estructurada del lenguaje. En este sentido, escribir es un excelente ejercicio para desarrollar las funciones cognitivas y motoras desde una edad temprana” (ese texto forma parte del taller de escritura para niños Tinta libre, en Instagram @tintalibre.uy).

Escribir
Escritura terapéutica.
Foto: Archivo El País.

Escritura y salud mental.

El profesor de literatura y escritor Pablo Trochón tiene experiencia; dictó durante ocho años un taller de escritura para pacientes del Hospital Vilardebó, y pudo constatar los efectos concretos que tiene la escritura para aquellas personas con problemas de salud mental.

Trochón señala antes que nada que la psicología no es su metier, y que habla de sus experiencia desde otro lugar que el de un psicólogo o psiquiatra, disciplinas que también formaron parte del taller de escritura en el Hospital Vilardebó.

Actualmente, Trochón dicta un taller de escritura “catártica”, y así lo explica: “Es una suerte de terapia en la hoja, con consignas individuales y pensadas en base a la vida de la persona con la que estoy trabajando”.

Gran parte de las experiencias que Trochón recogió durante sus ocho años en el Vilardebó, sustenta su actual trabajo como tallerista de literatura catártica, aunque él enfatiza que se trata de dos universos muy diferentes. Cuando trabajaba en la institución médica, había que contemplar que se trataba de pacientes, y que el taller se enmarcaba en un trabajo multidisciplinario y, justamente, institucionalizado. Las consignas, por ejemplo, eran muy distintas.

En esos años, Trochón aprendió no solo las particularidades de trabajar con temas de salud mental, sino también a rever algunos preconceptos.

“Por ejemplo, la romantización de la locura muchas veces lleva a pensar que los pacientes tienen una imaginación muy vívida, sin límites. Y me di cuenta que no, que lo que presentaban a partir de las consignas era sumamente estructurado”, aunque agrega que hubo grandes cambios en el trayecto.

Ahora, en cambio, son otras coordenadas. A diferencia de lo que ocurría antes, ahora él “mete el dedo en la llaga” para sacar a la luz temas emocionales y personales. “Es como una construcción de uno mismo. ‘¿Qué hubieses sido si hubieses nacido en el siglo XVII?’, puede ser una de las consignas”, remarca.

Y lo que ha notado es que en muchos casos, esa escritura catártica tiene un efecto emocional muy positivo para quien deja que las palabras fluyan sobre el papel y describe temas muy personales. A ese beneficio se le agrega otro, explica Trochón: el de autoconocimiento. A medida que se van plasmando distintas cosas en las hojas, quien las puso ahí va descubriendo o rememorando facetas de su personalidad y carácter.

Taller para niños.

Tinta Libre es un espacio de escritura creativa y terapéutica para niños y niñas. Además de desarrollar habilidades lingüísticas, el taller se presenta como un lugar para despertar la imaginación, potenciar la creatividad y conocerse y sanar a través de la palabra escrita.

Los primeros encuentros estarán dedicados a aspectos más técnicos: cómo se estructura una historia, qué tipo de narradores hay, cómo elaborar personajes, de qué forma presentar el diálogo, claves para mejorar el vocabulario, etcétera. Luego, se tomará un camino más terapéutico con el fin de conocer cómo podemos utilizar la escritura para descubrirnos y sentirnos mejor. Algunos de los temas que se abordarán son el vínculo con el propio cuerpo, ver problemas como oportunidades, integrar nuestro pasado y mejorar el diálogo con nosotros mismos, entre otros.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Menteterapiatalleres

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad