VENEZUELA

Ramírez, zar del petróleo chavista, cayó en la purga

Maduro lo cesó como embajador de Venezuela en la ONU.

Ramírez: incondicional de Chávez, rompió ahora con Maduro. Foto: AFP
Ramírez: incondicional de Chávez, rompió ahora con Maduro. Foto: AFP

Rafael Ramírez, parte del círculo íntimo del fallecido Hugo Chávez, fue cesado como embajador en la ONU por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, ruptura que algunos vinculan con una guerra en el chavismo de cara a las elecciones de 2018.

Ramírez enfrenta desde hace años acusaciones de sus enemigos políticos de que lideraba una amplia red de corrupción en la petrolera estatal Pdvsa, que presidió entre 2004 y 2014.

Pero no fue sino hasta hace tres meses que el cerco en su contra se empezó a estrechar, cuando el fiscal chavista, Tarek William Saab, decidió destapar múltiples tramas de corrupción en Pdvsa por las cuales han sido detenidos varios de sus hombres de confianza.

"Tengo a bien dirigirme a usted con el objetivo de notificar mi renuncia al cargo (...) Esta decisión responde a los acuerdos alcanzados en nuestra conversación una vez recibida la instrucción del (...) Presidente de la República de separarme del cargo", señaló Ramírez (54) en una carta al canciller Jorge Arreaza.

En su carta, Ramírez no cita en ningún momento por su nombre a Maduro, pero sí se refiere en varias ocasiones a su admirado Chávez, que lo nombró ministro del Petróleo y presidente de Pdvsa en 2004.

El pasado jueves, cuatro días después de ser destituidos por Maduro, Eulogio del Pino y Nelson Martínez, ambos exresponsables del Ministerio de Petróleo y de Pdvsa, fueron arrestados bajo cargos de alterar las cifras de producción de crudo y de un daño patrimonial de 500 millones de dólares.

Esta acción fue interpretada por analistas como una advertencia a Ramírez, quien un día después se enteraba de la captura de su primo, el empresario Diego Salazar, acusado del desvío y lavado en Andorra de 1.498 millones de euros entre 2011 y 2012. La cifra podría ascender a 4.200 millones de euros desde 2006, aseguró Saab.

El fiscal libró además órdenes de aprehensión contra seis directivos de una filial de Pdvsa acusados de participar en una trama de corrupción en 2010, cuando Ramírez era presidente de la compañía.

Unas 65 personas han sido detenidas en las últimas semanas vinculados con hechos de corrupción en la petrolera.

Los ataques contra Ramírez aumentaron en las últimas semanas no sólo desde la oposición, sino del propio chavismo. La dirigente Iris Varela rechazó críticas veladas de Ramírez por la crisis económica que sufre el país, en medio de la cual Pdvsa fue declarada en default. "Sigue adelante, Iris", zanjó Maduro.

"Ningún advenedizo me puede venir con cuentos a mí", respondió Ramírez, recordando que era uno de los hombres de máxima confianza de Chávez, fallecido en 2013.

Opositores y analistas atribuyen el quiebre con Ramírez a una lucha de poder en el oficialismo con vistas a las elecciones de 2018, en las que Maduro buscará la reelección.

"Maduro lo percibe como una amenaza porque tiene poder económico y conoce gente con dinero para financiar la campaña de un adversario del presidente dentro del oficialismo", comentó una fuente cercana al chavismo.

La oposición, que hace más de un año pidió destituir a Ramírez, arremetió ayer contra él. "Parece una vendetta entre el cartel de Medellín y el cartel de Cali", afirmó el diputado Julio Montoya, evocando a las organizaciones del narcotráfico en Colombia ya desarticuladas.

Por su parte, el analista Axel Capriles estima que la pelea es por quién se queda con el "botín", en alusión a Pdvsa.

Una fuente dijo a Reuters que Ramírez habría abandonado Estados Unidos, pero se desconocía si había retornado a Venezuela o viajó a otro país.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)