UN HECHO TAN GRAVE COMO NOVEDOSO PARA URUGUAY

Micaela, víctima de guerra narco que lleva 20 muertos

Identificaron a dos de los tres cuerpos calcinados aparecidos en Casavalle.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: El País

El equipo técnico de la Policía Científica logró identificar a dos de las tres personas que aparecieron calcinadas dentro de un auto en Casavalle.

Se trata de Micaela Saccone (20) y Brian Silvera (21), dos jóvenes que habían sido denunciados como desaparecidos el 9 de junio.

La confirmación de la identidad de la joven se produjo mediante una prueba de ADN comparada con los datos de su madre.

Ahora los técnicos policiales buscan determinar la identidad del tercer cadáver, de acuerdo a información manejada por jerarcas policiales.

Hasta ayer no había detenidos y no se habían librado órdenes de captura por este caso. Los investigadores buscan conocer más detalles para salir a detener a los responsables, según fuentes de Jefatura.

De todos modos, la hipótesis policial es que fue una "ejecución" en el marco de un ajuste de cuentas entre narcotraficantes de bandas rivales por el control territorial. Los policías apuntan a un enfrentamiento entre bandas del Cerro que en los últimos años provocó al menos 20 muertos.

Los tres cuerpos fueron localizados en la madrugada del sábado en un campo de Casavalle. Bomberos confirmó que hasta el momento, no se sabe cómo se originó el foco ígneo.

Micaela no andaba "en cosas raras", según confirmaron a ayer El País algunos de sus amigos más cercanos.

Era hija de Laura Alberti, una delegada del sindicato de la construcción (Sunca) y miembro electo del Comité Central del Partido Comunista. Jugaba al fútbol y trabajaba en una tienda.

Según fuentes vinculadas a su actividad deportiva, su relación con Brian era "reciente" y llegó a subir fotos de ambos a las redes sociales.

Ayer el Sunca emitió un comunicado para solidarizarse con la familia de la joven.

"Micaela murió de forma terrible en un hecho que están investigando la Policía y la Justicia. Micaela tenía 20 años, estudiaba, trabajaba y jugaba al fútbol. Ni ella ni su familia tenían, ni tienen, ninguna vinculación con el crimen ni con la violencia, más allá de lo que sostengan versiones apresuradas, campañas más o menos orquestadas, y rumores", afirmó ayer el sindicato de la construcción en su comunicado.

Violencia.

La historia de Brian en cambio está rodeada de muerte y narcotráfico. Era sobrino de Claudia Silvera, una mujer de 39 años que fue encontrada sin vida en el interior de su auto marca Citroën, modelo C3, de color gris, en un baldío de camino Tellier, en la zona de Tres Ombúes, el día 15 de octubre del 2016.

El 10 de diciembre de 2016 la Justicia dispuso el procesamiento de cuatro personas por su secuestro y homicidio.

Claudia era la viuda de Wellington "Tato" Rodríguez Segade, un integrante de la barra brava de Peñarol que fue ultimado el 13 de octubre de 2015.

Pocos días después, el 28 de octubre de 2015, fue asesinado de 10 balazos Cristian Daniel Porcal Molina, de 21 años, integrante de la banda enfrentada a la de Rodríguez Segade. Luego, en marzo de 2017 fue asesinado Eloy Hernández.

En tanto, Pablo Porcal Algorta, fue asesinado en marzo de este año a pocos metros de la parada de ómnibus ubicada en avenida Italia casi Bulevar Batlle y Ordóñez. En aquella ocasión dos motociclistas rodearon el ómnibus y le aplicaron un tiro en la cabeza al mediodía.

"Capitana sin cinta".

Micaela trabajaba en una tienda de ropa y realizaba un curso de farmacéutica.

Su gran pasión era el fútbol. Jugaba en el Galang, un equipo de fútbol 5 que disputaba campeonatos de manera amateur en el club Albatros del Prado.

Su entrenador, Cristian Píriz, dijo que era una persona "trabajadora" y "no andaba en cosas raras".

"Era una muchacha que siempre fomentaba a las más chicas para que sigan creciendo. Siempre queriendo generar grupo. En la cancha se mataba por sus compañeras", indicó.

La capitana del equipo, Tatiana Pereyra, se sorprendió por lo sucedido. "Ella no tenía problemas de ningún tipo. Era una persona sana, trabajaba, estudiaba", indicó. "Era una compañera con todas las letras. Era una capitana sin cinta. Siempre puso todo lo que pudo para el cuadro. Si estabas mal, era la primera en levantarte. Era tremenda compañera", dijo.

El fin de semana antes del partido que Galang debía jugar, sus compañeras se enteraron que había desaparecido. Antes del encuentro, realizaron un minuto de silencio en su honor.

La joven llegó a jugar en Peñarol hace algunos años. Hace un mes y medio lo hizo en el equipo sub 20 de Náutico, aunque solo disputó algunos amistosos y no llegó a debutar oficialmente en el torneo.

Desde la gerencia del club se dijo que quería "concentrarse en el trabajo" y por eso abandonó la institución. "Era una excelente chica", dijeron.

Horror.

Un automóvil moderno fue incendiado durante la madrugada del sábado en un descampado de Casavalle. Cuando los Bomberos lograron apagar el incendio, se encontraron con tres cadáveres, uno de ellos era el de Micaela Saccone Alberti (derecha). El otro cadáver pertenecía a Brian Silvera. Ambos habían sido denunciados el viernes como desaparecidos.

Era sobrino del "Tato" y de Claudia Silvera.

Tres hermanos del conocido expresidiario Betito Suárez fueron procesados el pasado diciembre por el homicidio de Claudia Silvera, tía de Brian (el joven cuyo cuerpo apareció carbonizado en Casavalle).

El cadáver de la mujer fue encontrado el 15 de octubre, también calcinado, dentro de un Citroën de color gris abandonado en un terreno baldío ubicado en el barrio Tres Ombúes.

Según el auto de procesamiento del caso de Claudia Silvera, el viernes 14 de octubre de 2016 los delincuentes ingresaron a la vivienda de la mujer, la ataron, le colocaron un gorro de lana de Peñarol en la cabeza para taparle los ojos y luego, a medida que llegaban sus hijos y sobrinos, también los ataban. Al tiempo, exigían la entrega de una importante suma de dinero que sabían que tenía en su poder.

El sobrino de la mujer (Brian), quien logró escapar de ser asesinado por sus captores, señaló que les entregó una suma de dinero que no pudo precisar.

"Tato" Segade.

En el auto de procesamiento se recuerda que un año antes a estos hechos, en el barrio 40 Semanas, había sido asesinado Wellington Rodríguez Segade, alias "el Tato", esposo de Silvera. El documento judicial menciona que el Tato se dedicaba a la comercialización de estupefacientes, era jefe de la barra brava de Peñarol y, además, tenía un socio.

A partir del crimen, la Policía montó una investigación que incluyó el "análisis de comunicaciones efectuadas en la zona de los hechos" y el seguimiento de un "grupo dedicado al narcotráfico". El Ministerio informó que una serie de "escuchas telefónicas", "reportes de antenas" y filmaciones de cámaras de videovigilancia aportaron datos clave sobre el posible paradero de los responsables del crimen.

Tras las detenciones de los implicados y su comparecencia judicial, la magistrada dispuso los procesamientos con prisión de Pablo Esteban Suárez Correa, Marcelo Alejandro Cáceres Correa, Ernesto Damián Espala Sosa y de S.L.S.C. Los dos primeros como coautores de homicidio especialmente agravado, y los últimos en calidad de cómplices.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)