CAMBIOS A PASO DE PEATÓN

IMM impulsa censo de los clasificadores de residuos

La actualización de datos acompañará el plan piloto de los motocarros.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Habría motocarros para 100 clasificadores; 10 a 15 serán eléctricos. Foto: F. Flores

El próximo martes, la Intendencia de Montevideo dará a conocer las características que tendrá el próximo censo de clasificadores de residuos sólidos que transitan por la ciudad y las medidas a implementar para sacar de las calles a los carros tirados por caballos y sustituirlos paulatinamente por birrodados eléctricos o a nafta.

El censo se realizará desde mediados de agosto e implicará un nuevo empadronamiento de carros y la colocación de chips en los caballos, etapa previa al inicio del plan piloto voluntario por el cual se entregará motocarros a cambio de los caballos, que serán dados en adopción a ONG o particulares.

A propósito de estas últimas propuestas, el presidente de la Comisión de Tenencia Responsable y Bienestar Animal, Enzo Benech, dijo a El País que hasta ahora no recibió ninguna información de parte de la IMM.

Juan Carlos Silva, dirigente de la Unión de Clasificadores de Residuos Urbanos Sólidos (Ucrus), que tuvo participación en la producción del documental "Tracción a Sangre" preestrenado anoche en la Sala Zitarrosa, dijo a El País que "una cosa es el dibujo en el aire, las propuestas, y otra es aterrizarlas", porque al hablar de clasificadores hay que considerar "su fragilidad" y la necesidad de respuestas más rápidas.

En el documental se muestra el problema de las requisas de caballos y "cómo algún compañero, por las suyas, intentó reconvertirse, hacer la diferencia, comprar un vehículo, pero no es tan fácil para las personas muy pobres competir en el mercado laboral. Hay muchas particularidades que se deben tener en cuenta a la hora de tomar políticas y esas decisiones determinantes, co-mo las prohibiciones".

En cadena.

Mientras que en el plan de la comuna aquellas personas que no estén censadas no podrán circular por Montevideo ni clasificar con animales ni con sus propias manos, para Silva hay planteos que ya son históricos. Pero "no se puede regular, porque van naciendo nuevas generaciones, se pierden puestos laborales y otra gente se vuelca a la calle aun sin tener un vehículo registrado o el carné, porque no va a esperar que la Intendencia haga otro censo o permita sacar los documentos que uno puede haber perdido". Silva sostiene que hay muchos asuntos a atender, que están entrelazados: el censo, la entrega de motocarros, la cantera de Felipe Cardoso, el aumento de las plantas de clasificación y hasta el perjuicio de una nueva zona de exclusión para clasificadores en el Municipio C, similar a la implantada en la Ciudad Vieja.

Silva indica que el plan de los motocarros tiene aspectos positivos para los clasificadores que no se pudieron reconvertir y por eso no integran la lista de 110 trabajadores que recogen los residuos de comercios y restoranes, en un mercado en donde hay competencia de grandes empresas.

"La gran cantidad de clasificadores es la de quienes están en la calle; en el último censo de 2011 habíamos contado 9.000", contó Silva, quien enseguida aclaró que a esa cifra hay que sumar todos los integrantes de las familias que participaban en las tareas de recolección, "apartados, venta, y la parte de la economía popular, que es la venta en las ferias de todo lo que sirve". Se estima que hoy el 90% de lo ofrecido en las periferias proviene del reciclado.

Fondo común.

"Con los motocarros, algunos compañeros podrían recuperar algo de los levantes que se perdieron de los comercios, y se les aseguraría varios metros cúbicos de los levantes que tiene la Intendencia, algo aproximado a la realidad de Colombia, pero sui generis", explicó Silva, que ahora está participando de la visita de evaluación de las motos.

La diferencia entre el precio del motocarro y la tasación del carro y del caballo, de acuerdo a lo hablado entre la IMM y el Ucrus, se cubrirá en un plazo de 2 a 4 años con un fondo a instrumentar por la comuna que también permitirá pagar reparaciones y otras exigencias del servicio.

En medio de un caos estadístico.

El primer censo de clasificadores se realizó en 2002 y tuvo carácter obligatorio. Se inscribieron 5.312 personas. En 2004 se estimaba que la cifra había aumentado a 7.700 clasificadores. En 2009 se abrió el segundo censo, entonces de carácter voluntario. Hasta 2010 se habían anotado 5.279 personas.

Hacia el 2013, de acuerdo a un informe realizado por el Instituto de Estadística de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de la República, había 3.188 personas que realizaban esa actividad. En cuanto a los vehículos empleados por los clasificadores para levantar los residuos se contó un total de 1.967. Por Montevideo circulaban 738 carros con caballo, había 602 carros tirados a mano, 526 con bicicleta, 26 con moto y otros 75 de mayor porte.

La crisis de registros sin depurar.

Por orden judicial de fines de 2013, la Intendencia de Montevideo debió enviar al Parlamento la cifra oficial de clasificadores de residuos sólidos que transitaban por la ciudad. Se respondió que en la división Limpieza del departamento de Desarrollo Ambiental se habían inscripto 6.512 clasificadores.

Sin embargo, ese registro siempre tuvo un carácter acumulativo pero no estuvo nunca actualizado, solo da cuenta de las personas que se inscribieron una vez pero no de todos los clasificadores. Hasta ahora, como se manifestó desde la comuna por el actual prosecretario Christian Di Candia, se desconoce la cantidad de clasificadores. Desde la Unión de Clasificadores de Residuos Urbanos Sólidos se dijo a El País que existen 25.000 personas vinculadas a esa labor.

Tres preguntas a Juan Carlos Silva, dirigente de Ucrus

1 - ¿Cómo valoran los clasificadores de residuos y su sindicato las medidas tomadas para mejorar su trabajo?

Estamos muy lejos de la realidad y de lo práctico. La contaminación ambiental es tan grande que hay que favorecer el reciclado al máximo, pero seguimos poniendo trabas, desconociendo que unas 25.000 personas viven del reciclado. No se hicieron, por ejemplo, las 20 plantas mínimas de clasificación.

2 - ¿Qué posición concreta se tiene en Ucrus en cuanto a la eliminación de los carros con caballo?

Aceptamos y comprendemos que el parque automotor creció mucho, que los carros son muy lentos y muchos compañeros paran en segunda fila, cometiendo infracciones y arriesgando su vida o la de los que van manejando, pero vemos que no se han hecho cosas para dar una solución efectiva y pronta.

3 - ¿Cuál es la mayor preocupación que tiene como dirigente sindical ante los proyectos legislativos?

Nos preocupa que se proponga prohibir los carros sin dar ninguna solución laboral; está bien que se regularice, pero hay que evitar una situación mucho peor, de marginación, que propicie la delincuencia. En donde vive el clasificador, el vecino que tiene buen auto y buena casa está haciendo cosas ilícitas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)