CARLOS ENCISO

"¿Bascou? Yo hubiera dado un paso al costado"

Es intendente de Florida desde 2010 y ahora busca levantar vuelo en la política abriendo su propia agrupación nacional y aspira a ganar una banca en el Senado con votos propios, ya no de Luis Lacalle Pou.

Carlos Enciso, intendente de Florida. Foto: Darwin Borrelli
Carlos Enciso, intendente de Florida. Foto: Darwin Borrelli

Carlos Enciso es crítico de la actual situación del intendente Agustín Bascou y dice que debió ahorrarle un problema al Partido Nacional evitando el pronunciamiento de la Comisión de Ética, y porque ahora el Frente Amplio compara ese hecho con lo de Raúl Sendic. Consideró que el partido erró porque debió abrir una discusión en el Parlamento cuando el exvicepresidente sometió su renuncia a consideración de la Asamblea General.

—¿Cómo surge la idea de formar un movimiento propio? ¿Es local o tiene proyección de nivel nacional?

—Hablando con Luis (Lacalle Pou), con gente común, con dirigentes medios, llegué a analizar dos cosas. Primero la conveniencia de ampliar la propuesta, el discurso, con un incipiente movimiento que no sea solo una lista al Senado, sino la convocatoria heterogénea, diversa, de gente que hoy está desmotivada, gente que ve a través nuestro una vía de entrada a Lacalle Pou. La idea es salir de la zona de confort, ampliar la base de sustentación con un discurso diferente, con ideas para un programa de gobierno que tiene que ser aggiornado por el partido. Y segundo, pretendimos romper aquello de que nuestra principal agenda electoral se da hacia la interna y después nos comprimimos. Hoy el Partido Nacional se comprime en dos o tres grandes listas y más nada, desmotivando jóvenes, mandos medios, veteranos porque se entuba y se obliga desde la cúpula de los dos sectores mayoritarios con el mito de no perder una banca de un sector al otro. Es un movimiento con octubre (de 2019) como meta para darle más sustentación al partido y para dar una mano en la departamental de mayo de 2020.

—¿Hablamos solo de una lista al Senado o una precandidatura presidencial?

—Sí, una lista al Senado con una impronta diferente a lo que el partido ha ofrecido. Para agrandar la cancha. Pero no voy a desconocer que hay preocupación, y nos han preguntado la opinión sobre una tercera precandidatura, porque ven fortalecido a nuestro candidato (Lacalle Pou) y ven un poco de confusión o efervescencia del otro lado (Alianza Nacional), realineamien- tos para otras candidaturas. Lo nuestro está muy claro y definido.

—Cuando anunció su intención de competir a nivel nacional, ¿tuvo algún diferendo con Lacalle Pou?

—Para ser sincero hubo varios meses donde él no tenía un convencimiento 100%. Pero en diciembre pasado hubo un click y salió el aval. Esto no lo perjudica sino que amplía la base de sustentación.

—Hay varios intendentes y legisladores tratando de armar un tercera corriente en el Partido Nacional. ¿Lo invitaron a sumarse?

—No hubo nada formal porque muchos saben en qué ando. Ellos están buscando un armado más clásico, como los típicos movimientos de intendentes que se juntan pero no tienen claro quién encabeza ese movimiento. Y lo mío es a la inversa porque se verá entre la interna y octubre de 2019 cómo se puede consolidar. Si ellos andan bien, mejor para el partido porque se precisa toda la carne en el asador, la gente en la cancha.

—¿O sea que está de acuerdo con que pueda haber una tercera precandidatura en el Partido Nacional?

—Sí, que compitan los compañeros para tener una perspectiva electoral fuerte, y después eso se solidifica en la interna.

—¿Cree que la situación del intendente Agustín Bascou afectará al Partido Nacional? ¿Piensa que tendría que pedir licencia al cargo, al menos, o renunciar como pide Verónica Alonso?

—Lo de (Raúl) Sendic fue la crónica de una muerte anunciada. Pero era algo que pasó de un estado muy comprometido hasta que ahora él consolida su espacio político y comienza a recorrer. Y es válido. El Partido Nacional se perdió la oportunidad, en la Asamblea General donde se aceptó la renuncia de Sendic, de discutir. Pero, ¡oh casualidad!, inmediatamente se comenzó a hablar de lo de Bascou en su empresa personal con el agravante de la situación del combustible municipal. Tanto él como lo de (Wilson) Ezquerra lo dirimirá la Justicia. Pero ¿por qué no salió antes a dar explicaciones? ¿Por qué tenemos que andar avalando que de atrás se empareje lo de Sendic y lo de Bascou, algo que no es similar pero que sí lo es ante la sensación de la opinión pública?. Un caso es lo judicial y otro es lo ético. Hay que ser claro: por más que haya informes jurídicos (que avalaran la compra de combustible en esas estaciones) desde el punto de vista ético yo hubiera dado un paso al costado mucho antes de esperar a la Comisión de Ética o qué va a pasar con la Justicia. Yo creo que esto del combustible es un enredo siendo —da la impresión— (Bascou) juez y parte, por más que aparezca Ducsa en la triangulación.

—¿Lo de Bascou se puede comparar con lo de Sendic, como hizo el presidente Vázquez?

—No. El Frente Amplio empezó a fogonear esto sabiendo nosotros que el tema de Sendic es más de fondo y lleva años. Es Ancap, es el título, las compras de la tarjeta corporativa. No es comparable. El intendente le hubiera evitado al partido tener que decir si es ético o no lo que hizo, más allá de lo legal que tendrá su curso.

—¿Piensa que debe haber una mujer en la fórmula del Partido Nacional?

—Puede haberla según cómo se dé la interna. Si hay conversaciones y surge un nombre, se puede evaluar. Pero no por lo que sucede en la región necesariamente tiene que haber una mujer. Las mujeres en el Partido Nacional se han ganado espacios con acción y pensamientos. Si se busca algo de laboratorio para forzarlo, no.

—¿Para usted finalmente José Mujica será candidato presidencial del Frente Amplio?

—El Frente aún tiene algo sin resolver. Mujica agarra más poder ahora con la vicepresidencia en la interna del Frente. Pero todavía no está muy claro. Para muchos mantiene cierto carisma y cierto piso electoral que garantizarían una competencia importante para el Frente. Para otros de la propia izquierda sería un flanco por la inacción que mostró en su gobierno. Lo que puede ser una virtud, que es su popularidad, va a terminar siendo una flaqueza en la acción de su gobierno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)