EMPRESAS

La factura electrónica a contrarreloj

Para este año la DGI definió dos plazos, junio y diciembre; se sumarán 2.000 empresas por período.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Proveedores. Automatizan sus procesos para acelerar el ingreso al sistema. (Foto: Archivo El País)

A un mes y medio de vencer el primer plazo para que un grupo de empresas se sumen al sistema de factura electrónica, hay temor de que algunas «lo dejen para último momento» y se pueda generar «un cuello de botella».

La afirmación proviene de las empresas proveedoras del software de factura electrónica y recae sobre aquellas compañías incluidas en el primer plazo de los dos que definió la Dirección General Impositiva (DGI) para 2016.

El primero vence el 1° de junio e incluye a las que en 2015 facturaron más de 30 millones de Unidades Indexadas (UI), unos US$ 3.467.800. El segundo, vence el 1° de diciembre para las que facturaron 15 millones de UI (US$ 1.733.900) en ese año.

Al momento de aprobarse la resolución, en julio del año pasado, se estimaba que estaban comprendidas unas 2.000 empresas en cada caso. Al presente, de las incluidas en el primer plazo, unas 1.750 se encontraban en distintas fases del proceso (ya ingresadas, en proceso o postuladas).

De todas formas, la preocupación radica en las que aún no lo hicieron, porque queda muy poco tiempo, explicó Roni Lieberman. «Hay que hacer la postulación a DGI, el proceso de homologación, ver que el sistema funcione, etcétera. El promedio de tiempo normalmente desde que se presentan hasta que se le da el OK va entre tres y cuatro meses. Y no solo se trata de recibir multas y sanciones si no se hace, sino que no aprovecharán los beneficios fiscales que permiten exonerar hasta un 50% de lo que se invierta del Impuesto a la Renta de Actividades Económicas», alertó.

Lieberman agregó que en el interior del país es donde hay más terreno para trabajar. En el caso de Memory, hasta el momento el Interior era el origen de un 7% de las empresas.

El empresario considera que, a nivel general, una de las principales limitantes es la falta de información. «Muchas empreas no tienen claro que hay plazos y que (no cumplirlos) implica sanciones, multas, recargos y suspensión de certificados, etcétera», detalló. En Memory, recién en marzo aumentó el ritmo de consultas y solicitudes. En ese mes recibieron 40% más solicitudes que el anterior. Ante esa realidad, la firma desarrolló herramientas para automatizar procesos, capacitó personal y tomó trabajadores para «hacer la mudanza en menos tiempo».

Un caso similar se observa en Datalogic. Su director, Gustavo Charbonnier, percibe una aceleración de las solicitudes en los últimos días, aunque estima que muchas «se sumarán sobre la fecha», lo que impedirá «que se explote el servicio al máximo».

Esta firma también automatizó procesos, por lo que si bien necesita un lapso de unos tres meses, entiende que podría ingresar una empresa en 15 días. Además, ofrece dos formas de sumarse, una que se instala en la empresa y otra «en la nube», que es «casi semi automática», agregó.

En tanto, la empresa Garino Hnos aprecia un buen ritmo de receptividad. Y, dependiendo de la complejidad operativa y del tipo de solución que el cliente necesite, «se puede lograr ingresar la empresa de forma casi que inmediata luego de obtener la homologación», sostuvo su gerente de marketing y comunicación, Diego García.

A nivel nacional, unas 3.955 compañías ya se sumaron al sistema de factura electrónica, de las cuales 609 aún están en fase de prueba, según datos de la DGI.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)