TECNOLOGÍA

Elegir un buen amigo digital

La compra de una computadora o un celular entraña a veces un acertijo que nos supera. Dos expertos dicen cuáles son las cosas que debemos tener en cuenta.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La oferta es cada vez más amplia a la hora de elegir una computadora.

Comprar un smartphone o una computadora portátil puede sumergir a la persona en un océano de dudas ante la enorme oferta tecnológica. Los dispositivos móviles —sean estos tanto celulares como laptops, notebooks o tablets— han pasado a dominar ampliamente el panorama. Pero para ciertos usos la computadora de escritorio o PC continúa teniendo una vigencia total. Dado el desarrollo y los usos cada vez más extendidos de estos dispositivos, es probable que en lo inmediato usted se vea enfrentado a la necesidad de salir en busca de uno de ellos, ya sea para renovar el que ya tiene o bien para adquirirlo por primera vez.

Lo cierto es que la renovación de los equipos es la alternativa a la que todo el mundo parece estar sometido; tarde o temprano el usuario se verá enfrentado a un aparato que ya ha quedado obsoleto cuando apenas han pasado dos o tres años de su adquisición. Según los expertos en la materia este es precisamente el período en que las compañías productoras de dispositivos móviles demoran en presentar equipos con nuevas prestaciones y funciones novedosas. Una carrera sin fin ante la cual el comprador puede llegar a sentirse abrumado por una oferta cambiante, diversa y engañosa, si no se tiene bien claro qué busca.

Más allá de cualquier disquisición filosófica sobre la fiebre de consumo, el fenómeno existe y la necesidad se ha instalado. Buena parte de la vida cotidiana discurre a través de Internet.

Pablo Buela es un joven empresario y experto en informática. Ha basado tres de sus exitosas empresas en Internet, tiene un blog y una columna en el programa Buen Día Uruguay de Canal 4. Según Buela hay unas pocas claves que uno debe tener presente a la hora de comprar un equipo de cualquier tipo.

"Lo principal es saber el uso que se le va a dar a ese equipo", dice Buela. Y agrega: "Un celular puede servir para trabajar, si quiero estar conectado a mi mail, o poder navegar en cualquier momento con una buena velocidad de Internet".

Esto ya nos enfrentará a un modelo de celular bastante definido. Otro punto es el tipo de prestaciones que le pediremos al dispositivo. "Si yo necesito la cámara de fotos para el trabajo entonces tendré que prestar más atención a esta parte del dispositivo. Esto se da mucho en los casos de personas que trabajan, por ejemplo, en inmobiliarias y suben fotos de las propiedades, o maquilladoras que utilizan la foto como muestra, en fin hay una cantidad de usos prácticos", enumera Buela.

En este caso importa particularmente la calidad de la cámara con que cuenta el objeto. "Yo uso iPhone pero reconozco que Samsung tiene una mejor cámara", ejemplifica.

De todos modos lo que más importa del perfil técnico es la memoria, señala el experto. "La capacidad de almacenamiento de los celulares ha ido creciendo, en la medida que cada vez usamos más aplicaciones que ocupan mucho lugar. Si queremos tener varias aplicaciones y además espacio para guardar todas las fotos que sacamos necesitamos cada vez más. Pasamos de un dispositivo de 16 gigas a uno de 32 y luego a uno de 64, llegará el momento en que pasaremos a 256 gigas", explica Buela.

Y, si bien no están directamente relacionados, el funcionamiento en general del dispositivo también está sujeto a la capacidad de memoria. "Esto tiene mucho que ver con el funcionamiento, porque a menor capacidad el software va a quedar más lento porque funcionará recargado", dice el especialista.

Eso en cuanto a smartphones, pero en cuanto a computadoras la variedad es aún mayor. "Las laptop llevan la delantera, la movilidad que los caracteriza ha hecho que para muchos puestos de trabajo sea mejor", señala Buela. De hecho, el uso de PC parece haber bajado sensiblemente frente a este tipo de equipos según los últimos datos difundidos en Uruguay (ver nota aparte). La combinación ideal es el laptop y el smartphone, opina el experto.

"De todas formas las PC de escritorio siguen siendo válidas para trabajos que exigen una mayor carga de procesamiento, como por ejemplo el área de diseño, o en el uso hogareño para videojuegos por la misma razón", asegura Buela.

¿Juego o trabajo?

La compra de una computadora, de escritorio o portátil, entraña preguntas muy similares a las que nos formulamos para un smartphone.

Carlos Sáenz de Zumarán es programador y suele asesorar a sus clientes sobre las características de los equipos.

"Lo primero es saber para qué se plantea usarlo, pero no tanto desde el punto de vista del tiempo de empleo, sino de la exigencia", apunta Zumarán.

"Es decir que si por ejemplo se quiere una computadora para que el adolescente estudie pero que también pueda jugar en sus ratos libres, no hay que encararlo como un equipo para buscar en Internet, sino que tiene que poder cumplir con el exigente requerimiento de hardware para correr algún tipo de juego, lo que implica directamente una erogación muy superior de dinero; por más que no sea la tarea principal que vaya a desarrollar", explica el programador.

En la búsqueda de ese tipo de características entrará luego la consideración del equilibrio calidad/marca. La clave para Zumarán es optar por un equipo cuya solidez de garantías de una mayor duración antes de que se vuelva definitivamente obsoleto. "En estos casos las características a tener en cuenta serían una cantidad de memoria RAM que le permitiera manejar con comodidad múltiples ventanas", explica Zumarán.

Ese modo de uso prevé que el usuario tenga abiertas a la vez ventanas con Word, Excel, Chrome o Internet Explorer, música y video, a veces todos en forma simultánea. "En estos casos la perfomance también depende del procesador, aunque cada día son más capaces de cumplir esta demanda con los CPU (disco duro) de rango más modesto", precisa.

A juicio del programador, cuando la idea es tener una computadora en la que se puedan rodar formatos de videos y películas, lo ideal es contar con un procesador potente "como el Intel Core i 5. En estos casos es también importante la cantidad de información a almacenar, o en caso de edición, la velocidad de acceso a esa información", explica.

El experto recordó que si la opción que se busca es para la reproducción de videos pasa a ser importante también el tamaño de pantalla del monitor.

Si se piensa en una computadora destinada al uso de videojuegos el experto recomienda "pensar en un perfil de computador en términos de un CPU poderoso, del tipo Intel Core i7, de una cantidad de memoria RAM superior a 8 gigabytes, preferentemente 16 gigabytes o más, de la más alta velocidad posible por añadidura".

La otra variable es el precio y allí los PC ganan frente a los laptops, si el factor movilidad no tiene importancia, claro.

Sobredosis de pantallas.

A los fanáticos de la tecnología no sólo les quita el sueño el último modelo de iPhone, sino en realidad el uso de cualquier aparato electrónico con pantalla luminosa antes de ir a dormir. Eso es lo que concluyó un nuevo estudio que trató de analizar si la exposición prolongada a pantallas de televisor, computadoras, tabletas y celulares afectan nuestros niveles de la hormona melatonina, la que regula los ciclos de sueño, según un informe publicado por BBC Mundo. La conclusión fue que sí, que la luz blanca brillante que emiten estas pantallas provoca insomnio o interrupción del sueño durante la noche. Según los investigadores del Instituto Politécnico Rensselaer de Nueva York, en Estados unidos, una exposición de dos horas antes de ir a la cama suprime los niveles de esta hormona reguladora en un 22%. Para elaborar el estudio, los investigadores hicieron que 13 individuos usaran tabletas. "Para producir luz blanca, estos aparatos electrónicos deben emitir luz en cortos intervalos, lo que los convierte en fuentes potenciales de supresión o ralentización de los niveles de melatonina", sostuvo Brittany Wood, investigadora del RPI. "Los niveles de luz y la duración de la exposición determinan el impacto de las tabletas en la supresión de melatonina", explicó Mariana Figueiro, científica a cargo del estudio, quien añadió que en base a los datos obtenidos "los fabricantes de pantallas podrían determinar cómo sus productos afectan a los sistemas que regulan los ciclos circadianos".

ENCUESTA.

Hay cada vez más móviles.

Según la última encuesta realizada por el Grupo Radar la utilización de smartphone tuvo un crecimiento explosivo en el último año y llegó al 78 % de los usuarios consultados. Entre los resultados manejados por El Perfil del Internauta Uruguayo 2016 la encuesta halló un marcado descenso en el uso de PC de escritorio que pasó de 51 % en 2012 a 46 % en 2016 en los hogares uruguayos. En cambio, con las laptops pasó exactamente lo contrario, cuando en 2012 había un 26 % de los hogares que contaban con una, en 2016 se disparó al 51 %. El predomino de los dispositivos móviles es más notorio aún en las tablets, un producto que continúa siendo minoritario en el país. En 2012 apenas alcanzaba el 2 % y el año pasado trepó al 41 %. Al sondear el uso de cada dispositivo los resultados siguen marcando la tendencia. El celular llega a un indiscutible 65 %, en tanto que la PC de escritorio ocupa un 16 %, mientras la laptop llega al 14 %. A Internet se acude sobre todo para acceder a redes sociales, pero también para navegación en general; alcanza un promedio total de 4,4 horas diario. En los niveles socioeconómicos más altos el promedio llega a 5,5 horas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)