Turismo interno

Sierras, historia y viñedo: tres opciones para conocer el norte maragato

Las Sierras de Mahoma y la Estación Mal Abrigo pueden recorrerse con visitas guiadas sin costo a través de la Secretaría de Turismo de la Intendencia de San José. 

Sierras de Mahoma
Sierras de Mahoma

En el norte del departamento de San José se encuentran las Sierras de Mahoma, un mar de piedras resultado de la disyunción y meteorización sobre la ladera noroeste de la Cuchilla de Mahoma. Se encuentra a 131 kilómetros de Montevideo (por Rutas 1,3 y 23), a 37 de la ciudad San José de Mayo y a solo 5 de Estación Mal Abrigo.

El nombre es en honor a Ohma, nombre con el que los españoles se referían a un indígena que habitaba la zona durante el período colonial.

Sierras de Mahoma tiene una extensión aproximada de 28 kilómetros cuadrados y el promedio de las elevaciones de la zona es de 140 metros con picos que alcanzan los 178,31 sobre el nivel del mar.

La masa central es de granito intrusivo cortado por dos grandes diques de diabasa mientras que la zona periférica y de contacto está formada por ectinitas epizonales.

La vegetación no es la típicamente serrana. Pueden verse árboles como canelón, coronilla, tala y guayabos y plantas como la marcela, los helechos, las calagualas y las carquejas. Es común el musgo deslizante como consecuencia de la humedad de la atmósfera.

En cuanto a la fauna, hay zorros, lagartos, jabalíes y ciervos. Este lugar es señalado como el mejor lugar de avistamiento de aves de la zona sur del Uruguay.

Dentro de las formaciones de piedras se destacan las llamadas “La casa de piedra” (empleada por José Gervasio Artigas durante el Éxodo del Pueblo Oriental), “La segunda casa de piedra”, “La cascada”, “La tortuga gigante”, “El aperiá” y “Los tres hermanos”.

Sierras de Mahoma
Sierras de Mahoma

Visitas

Al predio se puede acceder entre las 8 y las 20 horas (horario de verano) y tiene un costo de $ 80 por persona para los mayores de 5 años.

El sendero principal está debidamente señalizado como para recorrer el lugar sin compañía y se completa en dos horas de caminata. En ese trayecto está asegurado el pasaje por las mejores vistas y las formaciones rocosas más interesantes.

De todos modos es recomendable realizar una visita con guía. En ese caso, hay dos opciones: coordinar con la oficina de turismo de la Intendencia (por el teléfono 4342 9000, interno 1190) que da el servicio sin costo o contratar alguna de las opciones privadas que se ofrecen en el ingreso que ronda los $ 1.500 por grupo (no importa la cantidad de personas).

Otras actividades disponibles para coordinar en el momento son: cabalgatas para mayores de 4 años ($ 400 la hora), paseo en zorra ($ 150 los 20 minutos para mayores de 5 y $ 80 para los menores), kayak para mayores de 15 años ($ 400 la hora). Servicios como baños, bebidas y comidas al paso se encuentran en el lugar; también es posible acceder a opciones de alojamiento, piscinas y almuerzos.

Mal Abrigo
Estación Mal Abrigo

Mal abrigo

En la zona, en el kilómetro 124 de la ruta 23, se encuentra la estación ferroviaria de Mal Abrigo que fue declarada Monumento Histórico Nacional en el mes de agosto.

El pueblo surgió como extensión de las líneas de ferrocarril que unieron San José de Mayo con las localidades de Rosario y Puerto Sauce, en 1899, y en 2015 fue el proyecto ganador del Premio Pueblo Turístico otorgado por el ministerio de Turismo.

A iniciativa de un grupo de vecinos, se comenzó con una serie de actividades que puso en valor el lugar y encaró el rescate del patrimonio ferroviario. Hoy en día la estación está totalmente recuperada, cuenta con una cafetería y se pueden ver expuestos los trabajos de artesanos locales.

Las visitas se coordinan a través de la Secretaría de Turismo y en el lugar se cuenta con guías locales, capacitados para contar la historia desde el nacimiento y los orígenes del ferrocarril. No tiene costo.

Viñedos

Barras de Mahoma es un emprendimiento local y familiar dedicado a la ganadería, agricultura, vitivinicultura y forestación que desde hace un tiempo ofrece experiencias enoturísticas en el viñedo.

El establecimiento se encuentra por Camino Guaycurú, paraje Mahoma, y se puede llegar allí desde la ruta 23 a la altura del kilómetro 125 tomando el camino a mano derecha, es decir hacia el este, por unos 9 kilómetros y otros 3 kilómetros al norte (se encuentra en Google Maps como Barras de Mahoma).

Su historia en el rubro vitivinicultura data del 2001 y en principio fueron proveedores de uva de una bodega local. La idea de este tipo de explotación surgió cuando se empezó a hablar del terroir de las Sierras de Mahoma como un suelo privilegiado para el cultivo de la vid, con uvas con caracteres diferenciales a la hora de producir el vino. En 2015 apostaron a su propia vinificación.

Mario Rappa y Silvina Delafond, directores del proyecto, explican que el objetivo de esta nueva propuesta es que los visitantes tengan contacto con el entorno natural y para eso se valen de una atención personalizada, de impronta personal.

Al llegar al lugar, Mario y Silvina reciben a los turistas. Luego se comparte una pequeña charla con el encargado de la viña que, además de explicar las tareas, invita a participar de la tarea de turno. En estas semanas se puede colaborar con el desbrote de plantas.

Luego hay tiempo para compartir degustaciones de vinos con tablas de quesos y patés, empanadas o corderos, según esté coordinado. Para ello se recrea, en medio del viñedo, un ambiente cálido y acogedor con mesas que se adecuan a las características del grupo que los visita.

Al cierre de las actividades se realizan sorteos y también se puede adquirir vinos. El ícono es el Amadeus, un tinto de uvas seleccionadas manualmente y resultado de una paciente fermentación y crianza en barrica de roble francés. Se destacan también los pertenecientes a la línea Corral de la Sierra con sus varietales Cabernet Franc, Cabernet Sauvignon, Tannat y White Blend así como también el Single Vineyard “Corral de la Sierra”, un vino de mayor complejidad resultado de la selección especial de determinadas parcelas del viñedo.

Las propuestas son para sábados y domingos, con horarios de inicio y duración acorde a la agenda del día. Por información, reserva, coordinación de grupos y costos se pueden comunicar a través de Facebook @barrasdemahoma, al teléfono 099340481 o por el correo [email protected]

Barras de Mahoma
Barras de Mahoma

Jornada de fotografía en Mal Abrigo

El 20 de noviembre tendrá lugar la jornada de Fotografía Mal Abrigo 2021 como anticipo del Festival de Fotografía San José Foto. Este último es de carácter internacional y se realiza en forma de bienal en la ciudad de San José de Mayo, con la financiación del gobierno departamental.

Su objetivo principal es llevar la fotografía al interior y acercarla al ciudadano de a pie, apostando por la utilización de formatos y espacios no convencionales como fachadas de edificios públicos y privados, vinculando al público con las imágenes. Su cuarta edición se realizará en abril 2022.

El sábado 20, Mal Abrigo acogerá charlas, talleres, proyecciones y exposiciones sobre fotografía, todas actividades abiertas al público en general.

Ganador en 2015 del Premio Pueblo Turístico, Mal Abrigo está ubicado en el noroeste de San José a la altura del kilómetro 124 de la ruta 23. El galardón, equivalente a US$ 30.000, fueron utilizados para la restauración del edificio de la estación, los andenes, la plataforma giratoria, el galpón de máquinas y el tanque de agua, entre otras instalaciones. Las tierras que ocupó la estación fueron adquiridas en 1898 por la compañía del Ferrocarril Central del Uruguay.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados