MONTEVIDEO

Rugby inclusivo: el puntapié para que los niños sueñen

El centro ubicado en el barrio Nueva España propone el rugby como una herramienta educativa y de inclusión social.

Foto: Rugby Inclusivo Uruguay
Foto: Rugby Inclusivo Uruguay

El haka es un tipo de danza de guerra maorí que se usaba tradicionalmente en el campo de batalla y también cuando los grupos se reunían en paz. Con el paso del tiempo fue haciéndose famosa en la previa de los partidos de rugby, por ser una demostración feroz del orgullo, la fuerza y la unidad del grupo.

Ese orgullo, esa fuerza y esa unidad se expresan hoy con el haka del barrio montevideano de Nueva España, donde hay un grupo de niños y adolescentes que practica rugby.

El “Centro Educativo Rugby Inclusivo” fue creado hace dos años por Cecilia Profumo, una uruguaya que comenzó a jugar cuando vivía España. Volvió a Uruguay hace unos seis años y comenzó a vincularse a este deporte usándolo como una herramienta educativa y de inclusión social. Este proyecto está dirigido a cualquier niño o adolescente que quiera arrimarse a las prácticas y también a sus familias.

Juegos, lectura y familia

La “escuelita”, como le dicen, está ubicada en la calle Servidumbre 7372, esquina Eridano. Actualmente se reúnen los lunes, miércoles y viernes, y algunos sábados, pero cuando terminen las clases lo harán de lunes a viernes.

Comienzan con las actividades a las 17 horas y terminan a las 21. Los niños meriendan, luego tienen un salón de juegos y lectura, practican rugby y cenan. La idea es que empiecen a tener contacto con el balón y que se transmitan diferentes valores.

Foto: Rugby Inclusivo Uruguay
Foto: Rugby Inclusivo Uruguay

Hay solamente dos requisitos para participar en el equipo: tener ganas de jugar al rugby y estar acompañados por alguno de los padres. “No cobramos cuota ni matrícula. La idea es que los chicos vengan acompañados porque este proyecto tiene muchas patas y una de ellas es buscar herramientas para crear puestos laborales para los padres”, dijo Profumo.

"El rugby es una herramienta fantástica" 

“El rugby es un deporte súper simple. Tiene que haber un grupo de amigos y un balón ovalado, no necesitás más nada. Es una semillita que sembrás y, si la sabés germinar bien, se trabajan muchos valores. Primero los valores, después la competencia”, sostuvo la entrenadora.

Un concepto que se trabaja mucho es la igualdad: en este lugar los chicos son todos iguales, no existe ni el mejor delantero, ni el mejor golero; son iguales si son altos, flacos, bajitos, con alguna discapacidad. “En los encuentros se trabaja todo el tiempo en los valores: por ejemplo, no se puede decir malas palabras y el que lo hace debe ir a reflexionar a una silla que tienen para eso. Y si tienen que pedir disculpas, las piden”, dijo la referente.

Foto: Rugby Inclusivo Uruguay
Foto: Rugby Inclusivo Uruguay

Profumo opinó que el rugby “es una herramienta fantástica si uno sabe trabajarlo desde la idea de que el equipo es la prioridad y que no lo es la individualidad”. Refuerza los valores entre los niños, en su relación con los maestros y con sus padres. “Las chicas aprenden a ser respetadas y a hacerse respetar, también transmitimos eso”, agregó “la profe”, como la llaman en el barrio.

“Muchos de estos niños están muy solos; hay algunos que no tienen madre y el padre trabaja todo el día y ellos están todo el tiempo en la calle. Hay algunos que no saben lo que es tener un juguete porque no tienen. Hay chicos que no saben los colores. Otros que comen pizza y para ellos es como si fuera caviar. Están muy solos y a veces hay que mostrarles que hay otra realidad”, sostuvo Profumo.

"Muchos niños dependen de lo que se come acá".

La entrenadora contó que los mayores cortan el pasto, limpian el terreno y hay quienes que se dedican a cocinar. Actualmente hacen pan dulce, budines, pizzas y mermelada de naranja. “La ganancia es para los que trabajaron y también así se generan ingresos para la escuelita”, explicó.

Los grandes también colaboran preparando la merienda y la cena. La ropa que reciben en donaciones la reparten entre los niños y luego con lo que queda hacen ferias americanas.

Foto: Rugby Inclusivo Uruguay
Foto: Rugby Inclusivo Uruguay

“Hay que salir y buscarla como sea, porque esos son los únicos ingresos económicos que tenemos”, contó Profumo. Y detalló que “los chicos meriendan y cenan. Muchos de ellos en la casa no tienen comida, dependen de lo que se come acá. Entonces no les podemos dar fideos con salsa todos los días, hay que trabajarla, pero les damos carne, pescado, frutas y verduras, comidas variadas”. Recientemente comenzaron a armar una huerta en el predio. El plan es que de allí puedan tener productos para usar en el comedor, pero también que en algún momento los padres puedan poner un puesto para vender lo que cosechan.

La “semilla” del rugby ya está plantada en el barrio Nueva España y el resultado está destinado a ser positivo porque el objetivo es claro, contó la entrenadora: “Los niños tienen que soñar, tienen que creer que pueden llegar a ser lo que quieran, doctores, dentistas o jardineros, pero tienen que confiar en que lo pueden lograr”.

Formas de colaborar para que siga el rugby:

Los niños que concurren al centro son más de 60. Los más chiquitos tienen dos o tres años y los más grandes, 18. Las realidades son distintas, pero hay cosas que se repiten: muchos no tienen más comida que la que les da este lugar, muchos no tienen y nunca tuvieron un juguete propio, muchos padres están sin trabajo.

Lo que les da la escuela es mucho más que rugby y para eso el único sustento económico con el que cuentan es el que ellos propios generan vendiendo alimentos de la manera que pueden. Para los que quieran colaborar, pueden comunicarse con el “Centro Educativo Rugby Inclusivo” y hacerlo de varias maneras: siempre son bienvenidos los alimentos no perecederos, los productos de limpieza, materiales de construcción (como, por ejemplo, maderas, que en este momento están necesitando para hacer baúles), libros de cuentos infantiles, entre otros. También están tratando de conseguir una máquina de coser, ya que hay madres que podrían hacer bolsos o delantales con el logo de la institución para vender.

Recientemente la escuela fue invitada a participar a dos campeonatos de rugby que se realizarán durante la primera semana de diciembre, pero no tienen camisetas, por lo que también es uno de los retos que tienen por delante.

El número de contacto es 092 737 348.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error