HISTORIA

El precio de la era de oro del fútbol uruguayo: 216 tesoros del deporte serán subastados

Los arcos del Estadio Centenario, medallas y documentos serán subastados la próxima semana

memorabilia futbolística zorrilla
De los 216 lotes, 120 piezas provienen de un solo coleccionista

"Otra vez, otra vez, oh Victoria / Saludando la hazaña inmortal / Griten toda las lenguas del mundo / Uruguay!! Uruguay!! Uruguay!!”, decían los versos escritos por José María Delgado para el Himno Olímpico para Canto y Piano. La letra y música se conocieron en el Campeonato Mundial de Fútbol celebrado en Montevideo en 1930 en plena edad de oro del fútbol uruguayo. La partitura es uno de los 216 tesoros que serán subastados por Zorrilla Subastas el miércoles 20 en una nueva edición de Memorabilia Futbolística que ha concertado interés internacional y de jugadores profesionales para pujar por una piecita de la historia.

De los 216 lotes, 120 piezas provienen de un solo coleccionista. “Él quiere ver cómo sus cosas tienen un buen fin, que terminan reproducidas en un catálogo. Es un pequeño homenaje a lo que coleccionó toda su vida”, comentó el rematador Sebastián Zorrilla. Medallas, documentos, afiches, fotografías y souvenirs aparecen en las vitrinas de Zorrilla Subastas.

A este se le sumaron otros coleccionistas, por ejemplo, uno que aportó una camiseta de la selección uruguaya de principios del siglo XX en buen estado de conservación. Es un modelo confeccionado en algodón celeste con cuello y puños en blanco y cuello con cordón celeste rematado en chapa de metal. Su precio base es de US$ 4.000 y tiene un valor estimado entre US$ 5.000 y US$ 10.000. Aunque, al momento de golpear el martillo, Zorrilla dijo que todo es “impredecible”.

memorabilia futbolística zorrilla
Es un modelo confeccionado en algodón celeste con cuello y puños en blanco y cuello con cordón celeste rematado en chapa de metal

Otro coleccionista vende dos casacas de Nacional: una que es una camisa del periodo 1962-1965 y confeccionada en tela blanca con escudo frontal y número 11 en la espalda que Zorrilla calificó como “rarísima y en impecable estado”; y otra de 1972, hecha en algodón calado con el 4. El precio base de la primera es de US$ 600 y de US$ 500 para la segunda.
Por otra parte, el exjugador de Peñarol Nelson Marcenaro entregó para rematar la medalla que recibió en la copa Toyota Intercontinental en Tokio en 1982 y un par de gemelos y pisacorbata en plata vermeil japonesa que fueron otorgados a los campeones de ese torneo. ¿Precio base? US$ 800 y US$ 190, respectivamente. Lo recaudado por ambos lotes será donado a la asociación civil Nostálgicos del Fútbol del Uruguay.

Los arcos del Centenario.

Dos de las piezas más llamativas de la subasta son los arcos del Estadio Centenario. En 2018 la Comisión Administradora del Field Oficial (Cafo) decidió reemplazar los de caño galvanizado que se usaban desde 1974. Así pasaron a retiro luego de haber sido testigos de muchas alegrías y también de frustraciones. Fueron protagonistas de hechos históricos, como los títulos de Copa Libertadores obtenidos por Nacional en 1980 y 1988 y por Peñarol en 1982 y 1987; el Mundialito en 1980 por parte de la selección y la Copa América de 1983 y de 1995. Estas piezas del fútbol uruguayo tienen por base unos US$ 5.000 cada uno.

Los contactos entre Cafo y Zorrilla Subastas se iniciaron en marzo de este año cuando la casa remató un plano original de la construcción del estadio hecho por el arquitecto Juan Antonio Scasso y que fue comprado por el Estado uruguayo. “Ellos no sabían qué hacer con los palos”, dijo el director Sebastián Zorrilla. Y añadió: “Sería bueno que intervenga la AUF, que los compre y los done al Museo (del Fútbol). Sería para un buen fin. Tienen historia”.

memorabilia futbolística zorrilla
En la subasta hay cuatro piezas originales cuyas bases van desde los US$ 500 a los US$ 8.000, según el estado de conservación.

Más tesoros.

“Hay documentación rarísima que incluye, por ejemplo, problemas contables que tenía la construcción del Estadio y otros insólitos en donde se fijaba el precio de las entradas”, relató Zorrilla. El rematador hizo referencia a una carta en la que se habla de un “incidente caballeresco” entre el arquitecto Scasso y el ingeniero Aladino Amaro en relación a los precios presentados por la empresa Mauri y Cía durante la licitación para la construcción en hormigón armado de las tribunas del Estadio Centenario (base US$ 500).

Resulta también curioso el telegrama enviado al jugador Juan Peregrino Anselmo en 1935 donde se lo cita a entrenar en el gimnasio de la sede social del Club Atlético Peñarol “con un par de zapatillas” (base US$ 80) como también la resolución del Ministerio de Instrucción Pública y el Comité Ejecutivo del Campeonato Mundial de Football de 1930 de utilizar “nuestros cueros” en la fabricación de las pelotas (base US$ 500).

En materia fotográfica, se rematarán imágenes de la selección en Ámsterdam 1928 y de la construcción del Estadio, en particular, una de la Torre de los Homenajes rodeada de andamios (base US$ 80). Zorrilla destacó una imagen de la torre tomada durante el Mundial de 1930 con el pabellón patrio en la cúspide y una avioneta sobrevolando la Tribuna Olímpica (base US$ 250). El piloto era el dueño de uno de los afiches diseñados por Guillermo Laborde para el Mundial de 1930 que será rematado el miércoles 20.

Además, hay una medalla en plata esmaltada que es una reproducción del afiche en miniatura. “Había una común que era de cobre, pero esta es de plata y es divina”, dijo Zorrilla. Esta fue otorgada por la Asociación Uruguaya de Football al periodista deportivo Carlos María Perelló. Su precio base es de US$ 1.400.

Media copa

Una de las piezas más llamativas de la subasta de Memorabilia Futbolística es una escultura en bronce dorado realizada por José Belloni. Esta es una media figura réplica de la copa Jules Rimet, otorgada por el Círculo de Cronistas Deportivos del Uruguay a los integrantes de la selección vencedora en el Mundial de 1930. Su precio base es de US$ 3.000.

Respecto a las medallas, hay objetos interesantes “por su rareza”. Una de ellas es la medalla de oro ofrecida al delantero Juan Peregrino Anselmo tras el triunfo en Ámsterdam en la que se luce Niké, la diosa griega de la victoria (base US$ 5.000); pero también hay dos de plata otorgadas por el gobierno uruguayo a la selección por la conquista en París 1924 con la inscripción “Loor a los Campeones Mundiales. Uruguay For Ever”.

“El coleccionismo de fútbol está cada vez más fuerte en el mundo. Nos contactaron de China, Europa y de Estados Unidos. Para la historia del fútbol uruguayo es bueno que haya interés porque es un reconocimiento a su fuerza. Ese interés mundial va a hacer que muchas piezas suban de valor”, analizó el rematador.

Zorrilla dijo a El País que varios jugadores han consultado por piezas concretas. No obstante, no dio nombres. “Hay cosas que nunca más se van a ver. Los historiadores están como locos”, resumió el rematador sobre el estímulo que provoca que estos objetos de la gloria del fútbol uruguayo estén al alcance de la mano.

memorabilia futbolística zorrilla
“El coleccionismo de fútbol está cada vez más fuerte en el mundo", dijo Sebastián Zorrilla

Ghiggia, Espinillar y otros souvenirs

La subasta de Memorabilia Futbolística incluye varios recuerdos de las primeras competencias internacionales de la selección uruguaya. Entre ellos, una hebilla art decó en metal plateado y esmalte perteneciente a los Juegos Olímpicos de París 1924 con la inscripción latina “Citius Altius Fortius” (más rápido, más alto y más fuerte); dos boleteras de pie pertenecientes al Estadio Centenario en chapa galvanizada pintada en colores rojo y blanco; postal publicitaria de ron Espinillar en homenaje al futbolista Alcides Ghiggia y su triunfo en el campeonato mundial de Brasil en 1950, autografiada por el deportista; y hasta una servilleta de papel del torneo disputado en Alemania en 1974 decorada con un gaucho tomando mate, pabellón nacional y banderas de los países participantes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)