VERANO 2020

Muchas más que cinco estrellas: acampar, una tradición que no pasa de moda 

Acampar es una costumbre que en muchas familias pasa de generación en generación. Y no se trata solo de gastar menos que en un hotel, sino del contacto con la naturaleza.

Huber y Ana María acampan cada verano desde hace más de 40 años. Foto: Ricardo Figueredo
Ana María y Huber acampan cada verano desde hace más de 40 años. Foto: Ricardo Figueredo

No es solo cuestión de gastar menos que en un hotel: es el contacto con la naturaleza lo que puede a muchos, tanto grandes como chicos. Si bien para algunas personas acampar conlleva dormir entre bichos, dolores de espalda y esperas para el baño, para otros es toda una aventura que compartida con amigos o familia es aún mejor. Como dicen por ahí, un hotel puede ser cinco estrellas, pero acampando se ven miles de ellas.

Es el caso de Rodrigo (27) y Lorena (25), una pareja que por estos días dejó Montevideo y acampa en Punta del Este.

Lorena y Rodrigo en el camping San Rafael. Foto: Ricardo Figueredo
Lorena y Rodrigo en el camping San Rafael. Foto: Ricardo Figueredo

“Yo siempre venía con mi padre y mis hermanos de chico a acampar”, contó Rodrigo a El País mientras preparaba el almuerzo. Y agregó que “es precioso la tranquilidad que hay, poder sentir el aroma a los pinos, a la arena”. Y en medio de ese silencio, solo interrumpido por el canto de algunos pájaros que andaban en la vuelta, Lorena contó que también viene de una familia que siempre eligió las carpas antes que los hoteles.A preparar las linternas, los sobres de dormir, el repelente y todo lo que se necesita para acampar: estas son algunas opciones que hay en Punta del Este, uno de los destinos más visitados de Uruguay.

hitorias

Más de 40 años acampando en familia.

La primera vez que salieron a acampar estaban recién casados. Ana María y Huber Torres recuerdan que salieron solos y en moto, desde Libertad hasta Cabo Polonio.
Desde entonces, cada verano repiten la aventura y, con el paso del tiempo, se fueron sumando integrantes.

Primero llegaron los hijos y acampar pasó a ser una actividad familiar. Cuando los hijos crecieron, llegaron las nietas, que hoy disfrutan con sus abuelos, ya jubilados, sus vacaciones.

“Llevamos 46 años de casados y hace 40 y pico que acampamos. Acá (en el camping San Rafael) hace 30 años que venimos y tenemos un predio que es nuestro”, contó Ana María.

En su parcela tienen una casa rodante rodeada por una carpa enorme en la que hay de todo: cocina, lavarropas, televisión, sillones, electrodomésticos. Equipados para días de lluvia, viento o intenso calor, esta familia pasa sus veranos en medio de la naturaleza.
Huber, mientras lava la vajilla para el almuerzo, destacó la tranquilidad del lugar: suelen instalarse lo más que pueden cada año desde fines de noviembre hasta marzo , y así disfrutan la vida al aire libre.

Algunas opciones de campings en el Este.

El camping San Rafael es uno de los más visitados en Punta del Este y está ubicado en Avenida Aparicio Saravia s/n a 1 kilómetro del puente de la Barra. Tiene cabañas, espacio para quedarse en carpas y casas rodantes.

Está pensado para toda la familia y tiene algunas atracciones para niños. También cuenta con cancha de vóleibol, paleta, tenis, bochas, fútbol y básquetbol. No se admiten mascotas. Los precios hasta el 31 de enero y durante semana de Carnaval son, para quienes lleguen con su carpa, de US$ 12 diarios por persona.

Camping San Rafael. Foto: Ricardo Figueredo
Camping San Rafael. Foto: Ricardo Figueredo

En temporada baja, es decir, luego del 31 de enero excepto Carnaval y Semana de Turismo, la tarifa baja a US$ 9,6 diarios por persona. Los menores de cuatro años no pagan.

A dos kilómetros de las playas de Portezuelo, se encuentra el camping Punta Ballena, que ofrece cuatro hectáreas de zona arbolada y cuenta con cabañas, apartamentos y lugar para casas rodantes y carpas. También tienen piscina, canchas para varios deportes y servicios como lavadero y restaurante.

En temporada alta, que va hasta el 31 de enero y luego durante la Semana de Carnaval y de Turismo, la tarifa por día por persona para acampar es de $ 400. Para tener una idea de precio de las cabañas, una para cuatro personas sale $ 2.500 por día. En temporada baja, fuera de las fechas antes mencionadas, cada persona paga por día $ 300 para acampar y una cabaña para cuatro sale $ 1.700.

Camping. Foto: Ricardo Figueredo
Camping. Foto: Ricardo Figueredo

Hacia el departamento Rocha está el camping Punta Rubia. Los anfitriones lo describen como “un verdadero monte indígena” lleno de vegetación nativa y diversas especies de aves. Se ubica en la Ruta 10 a la altura del kilómetro 229. En el predio hay mesas y bancos, espacio para poner parrillas, toma corrientes y agua potable. También cuentan con un supermercado y una rotisería.

Para la comodidad de todos, en este camping hay sectores delimitados: uno para familias, otro para jóvenes y otro para quienes acampan junto a sus mascotas. Hasta el 2 de febrero y durante Carnaval cada persona paga $ 420 por día. Del 3 al 20 de febrero $ 360 y a partir del 2 de marzo en adelante, $ 350. Los menores de 4 años no pagan.

Camping. Foto: Ricardo Figueredo
Camping. Foto: Ricardo Figueredo

En Piriápolis, un lugar familiar y rodeado de naturaleza es el camping El Toro, al pie del cerro que lleva el nombre de este animal.

A pocas cuadras del mar y del centro de la ciudad, se puede acampar abonando $ 250 por persona por noche, y los menores de 6 años inclusive no pagan. También tienen cabañas para 5 y 6 personas con baño y cocina, que cuestan $ 2.500 por noche. Hay otras para 4 personas, que tiene solo el dormitorio y sale $ 1.500. Estos precios son para enero y los días de Carnaval; bajarán para el resto de febrero. El camping cuenta con piscina, baños con agua caliente, energía eléctrica, parrillero y agua potable.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados