PUNTA DEL ESTE

El lobo marino que dejó el puerto para descansar sobre un auto de alta gama

En la cochera de un complejo de apartamentos estaba estacionado un MG de un propietario argentino que no se encuentra en la zona, y el animal se posó sobre él durante un rato. 

El lobo marino sorprendió arriba de un auto. Foto: Romuald Chapuy
El lobo marino sorprendió arriba de un auto. Foto: Romuald Chapuy

Un ejemplar de león marino decidió este miércoles dejar de lado la tranquilidad de su hábitat en el puerto de Punta del Este para dar un paseo por tierra firme visitando una conocida marisquería y las cocheras de un edificio ubicado sobre la rambla portuaria.

Los pinnípedos que viven en el puerto de Punta del Este se alimentan de los pescados arrojados tanto por turistas como por los pescadores del lugar.

En muy rara ocasión estos leones marinos dejan el agua y sus alrededores para cruzar la rambla de circunvalación de la península.

Este miércoles fue la excepción. Poco antes del mediodía uno de estos ejemplares dejó la seguridad del puerto para interactuar con los turistas y vehículos que circulaban por el lugar.

“Venía en mi auto y no lo podía creer: tenía a un lobo (sic) enfrente que no me dejaba pasar. Como que yo era el extraño. Era como que él era el dueño del lugar”, explicó Mario, un argentino que se topó con el ejemplar de Otaria flavescens que a esa hora del día se desplazaba por el asfalto puntaesteño.

Luego de olfatear los ricos aromas que salían del interior de Ártico  -el clásico restaurante y lugar de venta de productos del mar- el gigantesco ejemplar siguió de largo.

El lobo marino visitó una marisquería. Foto: Ricardo Figueredo
El lobo marino visitó una marisquería. Foto: Ricardo Figueredo

Su lento y complicado andar por la calle El Trinquete motivó que demorara un rato hasta llegar al edificio ubicado en la esquina de esa calle con la rambla general Artigas. En la cochera del complejo estaba estacionado un MG de un propietario argentino que no se encuentra en la zona. El león marino subió por la parte trasera del vehículo para descansar un rato encima de la lona del auto descapotable de fabricación británica. El impacto del león marino quedó marcado tanto en la lona como en la chapa de la tapa del baúl del MG. Su presencia atrajo a muchas personas. Entre ellas varios empleados del complejo La Marea y Ártico.

Munido de un fresco ejemplar de corvina en una de sus manos, una joven empleada del lugar atrajo la atención del mamífero. La presencia humana lo molestó, lo que motivó su regreso hacia el puerto. Antes hizo una parada en la terraza de Ártico donde compartió con los clientes la mejora en las condiciones meteorológicas reinantes en la tarde de este miércoles en Punta del Este.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)