Investigando el Planeta rojo

Expectativa por el aterrizaje de un sismómetro en Marte

Permitirá enviar información sobre terremotos y la temperatura bajo tierra.

Llegada: una réplica de lo que será el aterrizaje de la nave en Marte. Foto: NASA
Llegada: una réplica de lo que será el aterrizaje de la nave en Marte. Foto: NASA

La NASA está en la cuenta regresiva para el aterrizaje en Marte de la sonda Mars InSight, algo que ocurrirá el próximo lunes. El costo de la sonda fue de 993 millones de dólares y es la primera capaz de escuchar terremotos y de estudiar el funcionamiento interno de otro planeta rocoso.

La nave espacial no tripulada fue lanzada hace casi siete meses y ha recorrido unos 482 millones de kilómetros.

Parte de su misión es transmitir información para enviar algún día exploradores humanos al planeta rojo, algo que la NASA espera concretar en la década del 2030.

El aterrizaje de la sonda en Marte es el primero desde 2012, cuando el explorador Curiosity de la NASA aterrizó en la superficie y analizó las rocas en busca de signos de vida que pudo haber habitado el planeta vecino a la Tierra, ahora gélido y seco.

InSight debe sobrevivir al dificultoso ingreso a la atmósfera del planeta rojo: actualmente está viajando a una velocidad de 19.800 kilómetros por hora y una vez dentro deberá reducirla rápidamente a solo 8 kilómetros por hora.

NASA by ElPaisUy on Scribd

La fase de ingreso, descenso y aterrizaje empezará a las 17:47 horas del lunes (hora local). La NASA alude a esa etapa como los “seis minutos y medio de terror”.

De las 43 misiones lanzadas hacia Marte, solo 18 han llegado al planeta rojo, una tasa de éxito de alrededor del 40%, y todos provinieron de Estados Unidos.

“Ir a Marte es muy, muy difícil”, dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA.

La nave no tripulada.

El nombre InSight se traduce en “exploración interior” que refiere a investigaciones sísmicas, geodesia y transporte de calor.

Con la carga completa de combustible, InSight pesa más de 360 kg, casi lo mismo que una motocicleta Harley Davidson. Si despliega sus paneles solares puede llegar a medir casi 6 metros.

Su instrumento central es un sismómetro de detección de terremotos que fue realizado por la Agencia Espacial Francesa (CNES).

“Esta es la única misión de la NASA que se concibe en torno a un instrumento de fabricación extranjera”, dijo a AFP Jean-Yves Le Gall, presidente de CNES.

Por eso, agregó, “es una misión fundamental tanto para los Estados Unidos como para Francia”, ya que permitirá comprender mejor a Marte.

Los seis sensores de terremoto a bordo son tan sensibles que deberían revelar los temblores más pequeños en Marte, como el débil tirón de su luna Fobos, los impactos de los meteoros y posiblemente la evidencia de actividad volcánica.

La nave también tiene una sonda de auto martillado que permite excavar hasta una profundidad de entre 3 a 5 metros, y posibilitará la realización de la primera medición precisa de las temperaturas bajo tierra en Marte así como también la cantidad de calor que se escapa de su interior.

Aterrizaje cuidado.

El aterrizaje de InSight será amortiguado por un paracaídas que permitirá que descienda la velocidad de la nave no tripulada que entrará a 19.800 k/h. Su escudo térmico ayudará a ralentizar la nave y a protegerla contra la fricción que generará su ingreso a la atmósfera del planeta rojo.

El lugar de aterrizaje será en un área plana llamada Elysium Planitia, que la NASA ha calificado como “el mayor estacionamiento en Marte”.

La agencia espacial estadounidense, sabrá en cuestión de minutos si el aterrizaje fue exitoso o no, pero tendrá que esperar más de cinco horas para confirmar que la nave no tripulada pudo desplegar el equipamiento sin inconvenientes.

Buscarán señales de vida en el planeta rojo
Imágenes de la NASA de Marte. Foto: AFP

Una nave de la NASA, que partirá en 2020, buscará pistas sobre si alguna vez hubo vida en Marte mediante el análisis de las rocas de un antiguo lago y un delta, dos accidentes geográficos que podrían conservar signos de antiguos organismos, informó hace pocos días la agencia espacial estadounidense.

La nave aterrizará sobre un cráter de 45 kilómetros de diámetro, que supo ser el antiguo hogar de un río, por lo que podría haber conservado signos de moléculas orgánicas y microbios, explicaron los expertos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)