SALUD

Estudian relación entre el hierro y cáncer de mama

Médicos alertan sobre peligros de un alto consumo de hierro animal.

Foto: Rosana Decima
Foto: Rosana Decima

Lo primero es lo primero, aunque resulte obvia la aclaración: nadie se va a enfermar ni de ningún tipo de cáncer únicamente por un factor. Así lo dejaron claro desde el comienzo los profesionales reunidos el pasado jueves por la Academia Nacional de Medicina en la exposición denominada “Consumo de hierro en la dieta y su asociación con el cáncer mamario".

Los médicos presentes coincidieron en que las investigaciones muestran tendencias que indican que hay parte de la población que debería cambiar los hábitos dietarios: varios estudios sugieren que hay una relación entre el excesivo consumo de hierro y el desarrollo de cáncer de mama en las mujeres.

A cargo de la exposición estuvo Álvaro Ronco, investigador del Sistema Nacional de Investigadores y profesor de la Facultad de Medicina CLAEH en el área oncológica, que ha trabajado durante más de dos décadas en epidemiología del cáncer para estudiar el rol de la nutrición, el tabaquismo, el consumo de alcohol y otros factores ambientales en el desarroll del cáncer de mama. También estuvieron presentes la endocrinóloga Beatriz Mendoza y el oncólogo Eduardo Lasalvia.

Cada día aproximadamente cinco mujeres uruguayas son diagnosticadas de cáncer de mama; al tiempo que mueren dos cada 24 horas.

Carnes. 

Ronco explicó que el hierro se encuentra en los alimentos en dos formas: el hierro hemínico (conocido como hemo) y el no hemínico (no hemo). El primero está en los alimentos de origen animal, mientras que el segundo en los de origen vegetal.

El cuerpo humano está preparado para regular la absorción del hierro no hemo si es que hay un exceso, pero no sucede lo mismo con el otro. Una acumulación excesiva de hierro trae consigo complicaciones en la salud.

En relación con el cáncer de mama, Ronco citó un estudio realizado hace un año y medio gracias al cual se pudo ver que “al hacer la discriminación por alimentos fuente, el comportamiento del reino animal señala algo que no revela mucho, pero el comportamiento del hierro vinculado a las plantas muestra una tendencia al descenso de riesgo” de contraer esta enfermedad en mujeres.

El estudio sugiere que hay que cuidar que el consumo del hierro animal no supere ciertas cantidades y no sea mayor al del hierro que proviene de las plantas.

En la conferencia, Ronco agregó que investigaciones y estudios de todas partes del mundo muestran que “el hierro hemo es riesgoso para la salud en determinadas condiciones, porque cuando está libre promueve la oxidación e inflamación crónica”.

El experto también citó otro estudio realizado hace unos seis meses en el que junto con otros especialistas analiza el tema. Para este se dividió a la población estudiada en un tercil bajo, uno medio y uno alto en relación a los niveles de hierro. Sobre este trabajo, “lo que podemos decir es que cuando la relación entre hierro hemo y no hemo de la dieta es la más alta, prácticamente duplica el riesgo de cáncer de mama comparado con el tercil mas bajo”, explicó.

Preocupación. 

La endocrinóloga Beatriz Mendoza agregó que el tema “nos hace pensar cómo los médicos podemos ayudar a la población y cómo hacemos que las mujeres disminuyan el consumo (fundamentalmente de carne roja) o, en definitiva, cuál es la mejor forma de consumir la carne para que tenga menos efectos en lo que tiene que ver con el desarrollo del cáncer de mama”.

La especialista agregó: “Estamos preocupados porque vemos cada vez más presencia de cáncer de mama; es un flagelo para nuestra sociedad”.

Lasalvia, por su parte, lamentó que en la oncología “es muy asimétrico lo que se invierte en terapéutica en relación a lo que se invierte en prevención”. Y precisó: “Hay inversiones multimillonarias en fármacos, pero no es igual el esfuerzo ni la inversión que se realiza en la identificación de los factores de riesgo”.

Sostuvo que los médicos observan “que cada vez más la población solicita consejos de cómo modificar cambios dietarios”, pero ellos no reciben capacitación para “saber exactamente cuáles son las dietas” que deben recomendarle a los pacientes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)