HISTORIA

Un escocés loco por la Celeste

La de Mark es una de las 11 historias del libro “Viaje Mundial” escrito por el argentino Leo Gerzon.

Experiencias por Rusia llevadas al papel. Dos de los 11 relatos de Viaje Mundial involucran a Uruguay.
Experiencias por Rusia llevadas al papel. Dos de los 11 relatos de Viaje Mundial involucran a Uruguay.

Leonardo Gerzon llegó al Mundial de Rusia con el plan de escribir un libro entre manos, así que sus ganas de alentar a la selección capitaneada por Lionel Messi y su pasión por la pelota quedaron en segundo plano apenas aterrizó en Moscú.

El fotógrafo y periodista argentino iba decidido a encontrar once relatos cosmopolitas que le permitieran mostrar la Copa del Mundo desde el sentir de aquellos hinchas que hacen cualquier locura por el fútbol.

Llevaba en mente algún perfil que no quería dejar escapar -fanáticos que abandonan su trabajo, venden todo y se endeudan con tal de alentar a su país en un Mundial- pero las mejores historias fueron esas que no imaginó jamás, y las descubrió dentro y fuera de los estadios, en bares, boliches, metros, ómnibus, trenes, hoteles, museos, plazas, y mercados.

Argentina no se llevó el trofeo máximo a casa, pero a Leonardo Rusia le regaló una condecoración personal que gritó como si fuera un gol en la hora: publicó Viaje Mundial disponible en las librerías de España, país donde este mendocino vive hace algunos años y en Amazon. También se puede acceder a él en versión digital ingresando a www.editorialuoc.cat/viaje-mundial.

En este camino, Leonardo se maravilló con la aventura de una uruguaya y medio: la charrúa Melisa, y Mark, el “escocés hincha de Uruguay”. Este señor de 45 años no tiene un solo punto de contacto con la Celeste: carece de amigos y parientes orientales, tampoco conoce estos pagos, pero las tarjetas personales que llevó a cuestas por Rusia tenían una foto suya, un número de teléfono, su contacto en redes y se presentaba como Mark, el escocés hincha de Uruguay.

Este fanático del fútbol e hincha de Glasgow no sabe una gota de español, pero pronuncia perfecto el “Uruguay noma’” (sin la ese), toma mate, y lleva vistos 21 partidos oficiales de los dirigidos por el “Maestro” Tabárez.

El motivo de su fanatismo se encuentra narrado en Viaje Mundial, y fue justamente lo que sedujo a Leo Gerzon para elegir incluir su historia. Y es tan casual que está lleno de razones que la razón no entiende.

Escocia lleva 20 años sin participar en un torneo internacional, y él necesitaba un país donde colocar su pasión por el fútbol y las ganas de alentar. Mark y su hermano Andrew fueron hasta Alemania en el Mundial 2006 a apoyar a Costa Rica porque la mujer de Damian, su otro hermano, era de ese país. Solo pudieron ver un partido por motivos laborales, así que Mark prometió ir a todos los que se jugaran en la siguiente Copa del Mundo.

Resultó que Uruguay dejó afuera a Costa Rica en el repechaje para Sudáfrica 2010, y Mark lejos de enojarse con la Celeste, decidió tomarse un avión a la tierra de Nelson Mandela para hinchar por los que habían eliminado a la selección que él supo adoptar durante cuatro años.

Melisa era conocida como "antenita" en Rusia por su vincha.
Melisa era conocida como "antenita" en Rusia por su vincha.

Vuelta de tuerca

Leonardo se adelantó y compró entradas para todos los partidos de Argentina, y aunque los albicelestes quedaron eliminados con Francia en octavos, el escritor hoy agradece no haber regalado ni vendido su ticket a cuartos de final.

“Me dio lástima que Argentina perdiera pero iba enfocado al libro, y me vino genial que ese partido se jugara entre Francia y Uruguay porque me generó un montón de historias y personajes que quizá de otro modo no hubiera conseguido”, comenta Leo Gerzon a El País desde Barcelona, ciudad donde se radicó un par de años atrás para hacer un máster en Periodismo de viaje.

Terminó en un ómnibus repleto de uruguayos que iban en busca de sacar a la selección de Antoine Griezmann del medio para pasar a semifinales. Y Mark llamó su atención de primera y desde lejos.

“Se notaba que no era uruguayo. Estaba vestido de escocés, llevaba una bandera de su país, una camiseta de Uruguay y una peluca pelirroja”, cuenta el autor.

Se le acercó para entablar una charla: quería saber quién era, qué hacía en ese ómnibus y el por qué de su amor por Uruguay.

Le fascinó esa pasión por el fútbol más allá de los colores, y esa “necesidad de aferrarse a algún equipo porque su país no participa de un Mundial desde hace dos décadas. Son tantas las ganas de Mark por hinchar que se enloquece con la selección de Tabárez sin tener un solo amigo o pariente aquí, y sin conocer el lugar físico, aunque sueña con que la Copa del Mundo 2030 se juegue en Uruguay para venir de visita.

“A los cinco minutos de que empezamos a hablar supe que iba a ser una de las historias elegidas. Me pasó de acercarme a gente que no tenía nada interesante para contar, o que era muy difícil sacarle información, pero este personaje se notaba desde el principio que me serviría y entraría en el libro”.

Leo mantiene el contacto con Mark, aunque el escocés puede llegar a demorar días en contestar un mensaje en tiempos de comunicación inmediata.

“Todavía no pudo conseguir el libro porque lo quiere tener en inglés, pero me dijo que iba a ver si lo compraba por Amazon. Es que no sabe nada de español, salvo ‘Uruguay noma', y repitió esa frase durante todo el Mundial”, recuerda Leonardo Gerzon.

Homenaje a los hinchas en versión Leo Gerzon

El periodista y fotógrafo dejó un cargo público en Mendoza para hacer un máster en Periodismo de Viajes en la Universidad Autónoma de Barcelona, y estar cerca de Rusia lo motivó a irse al Mundial. Leo Gerzon le contó a Santiago Tejedor, director del máster, y de la colección “Cuadernos Livingstone - Experiencias de viajeros”, de la Editorial UOC, lo que haría, y él le ofreció escribir un libro sobre esta travesía. “Se lo di un poco vuelta y conté las vivencias de personas que estuvieron en ese y otros mundiales”, cuenta Gerzon. Viaje Mundial reúne 11 homenajes a hinchas de diversas nacionales, como Hely, un venezolano que entró al Récord Guinness por ser el hombre que tiene más asistencias a partidos del Mundial y más finales vistas. Grego es un dibujante peruano que bancó su viaje vendiendo pinturas con temáticas Incas, y Lorena, una mexicana que Leo encontró en un museo y fue la única que le aportó una visión negativa: se quejó del machismo en Rusia.

MÁS

Derrota en cancha fue un golazo literario

Si la Argentina de Sampaoli no hubiera caído ante Francia por 4 goles contra 3 en octavos de final, el libro de Leonardo Gerzon hubiese sido otro y sin tanto condimento Celeste, ya que el escritor se topó en el partido entre los dirigidos por Didier Deschamps y el “Maestro” Tabárez con dos personajes claves: el irlandés Mark, y Melisa. Esta uruguaya que solo faltó a tres partidos de la selección como local -los tiene contados- renunció a su empleo para viajar por Europa y decidió pedir entradas en la página de FIFA para el segundo y tercer partido de la fase de grupos sin saber si tendría plata para trasladarse hasta Rusia en esa fecha. Dos semanas antes del arranque del Mundial consiguió un vuelo barato y voló de Barcelona a Moscú por 40 euros. Leo intercambió algunas palabras en el estadio de Nizhni con Melisa y mantuvo el contacto por celular. Le atrajo que viajara sola y de forma austera, su pasión por el fútbol, su país, la gente que conoció en su recorrido, y el disfrute al máximo de este mega evento más allá del deporte. En el relato de Viaje Mundial dedicado a Melisa, Leo eligió narrar el atuendo que llevaba en esa ocasión donde la Celeste cayó ante Francia por 2 a 0: camiseta celeste pero no de la selección, sino de Nacional, labios pintados de celeste, pulsera del mismo color, una bandera de Uruguay y una vincha singular. Melisa leyó esa descripción en el papel y se emocionó:

“Siempre me vestía igual para los partidos por cábala y me conocían como ‘antenita’ porque iba con dos banderas de Uruguay en la cabeza. Estuvo tremendo que Leo hiciera foco en esos detalles para no olvidarme nunca más de Rusia. El libro fue la mejor forma de cerrar una experiencia de vida increíble. Fue el mejor año y viaje de mi vida”, dijo Melisa a El País.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)