Publicidad

Una saga juvenil exitosa está de regreso para contar los orígenes de los violentos "Juegos del hambre"

Esta quinta entrega de la saga de "Los juegos del hambre" titulada "Balada de Pájaros Cantores y Serpientes" está situada 64 años antes de la aparición de Katniss en el universo de Suzanne Collins.

Imagen de la película "Los Juegos del Hambre Balada de Pájaros Cantores y Serpientes".
Imagen de la película "Los Juegos del Hambre Balada de Pájaros Cantores y Serpientes".
Foto: Murray Close/Lionsgate

Con base en The New York Times y EFE
Al joven Coriolanus Snow (Tom Blyth), de 18 años -futuro presidente de Panem y eventual atormentador de Katniss Everdeen- le gruñe el estómago en el inicio de Los juegos del hambre: La balada de pájaros cantores y serpientes, que se estrenó ayer en Uruguay.

Situada 64 años antes que de que Katniss Everdeen (interpretada porJennifer Lawrence) se ofreciera como voluntaria, para salvar a su hermana Prim, como Tributo del Distrito 12, y décadas antes de que Snow se convirtiera en el tiránico presidente de Panem, esta quinta entrega de la saga ahonda el pasado de los violentos Juegos del Hambre y sienta las bases de su éxito en el futuro.

Se trata de un nuevo capítulo de esta saga que se basa en las novelas de Suzanne Collins y que, hasta ahora, ya ha recaudado más de 3.000 millones de dólares en el mundo.

Esta larga precuela (dos horas 37 minutos) está a cargo del director Francis Lawrence, quien tomó la posta en la segunda entrega -la primera es de Gary Ross- de la franquicia y se ha mantenido vinculado al proyecto.

Snow está con hambre porque los distritos exteriores bombardearon su ciudad natal y destruyeron la riqueza de su familia. Aunque también está jugando a dos juegos estratégicos a la vez. Primero, debe convencer a sus esnobs compañeros que pertenece a las élites bien alimentadas del Capitolio. En segundo lugar, debe triunfar en su proyecto final: aumentar los índices de audiencia de los Juegos del hambre. Para eso decide entrenar a un tributo para convertirlo en una estrella de Panem.

Imagen de la película "Los Juegos del Hambre Balada de Pájaros Cantores y Serpientes".
Imagen de la película "Los Juegos del Hambre Balada de Pájaros Cantores y Serpientes".
Foto: Murray Close/Lionsgate

Para eso tiene al presentador Lucretius “Lucky” Flickerman (Jason Schwartzman) y a la doctora Volumnia Gaul (Viola Davis), diseñadora del juego. El reparto también cuenta con Hunter Schafer como Tigris (quien es prima de Snow y parece una tigresa) y Peter Dinklage como Casca Highbottom, el creador de los Juegos del Hambre.

Afortunadamente para Snow, le asignan a la joven Lucy Gray Baird (Rachel Zegler, la próxima Blancanieves de Disney). Ella parece ser la única en el Distrito 12, esa zona donde viven como en una novela de Charles Dickens con minas de carbón, que usa rímel. Mejor aún, al ser seleccionada para morir, Lucy Gray comienza a cantar. ¡Sorpresa! Esto es (moderadamente) un musical.

“Hay una escena en la que Lucy conmueve a todos por la humanidad que muestra al cantar. Nadie en el Capitolio la ve realmente como una persona con sentimientos hasta que se levanta y dice: ‘Tengo un corazón tan grande que no puedo hablar de él, tengo que cantar’”, comentó Zegler a Efe tras el final de la huelga de actores de Hollywood.

La película, que se estrenó esta semana en todo el mundo, tiene una nada despreciable calificación de 61 porciento de aprobación en Rottentomatoes, aunque hay críticos que no están muy convencidos con la trama, los números musicales, ni la química de los protagonistas.

“Creo que la historia de Suzanne Collins plantea cómo es que la gente llega a ser así (mala). No sé si alguna vez se obtiene la respuesta, pero creo que sólo con hacer la pregunta consigues mantenerte más alejado del mal”, comentó Blyth a Efe.

Imagen de la película "Los Juegos del Hambre Balada de Pájaros Cantores y Serpientes".
Imagen de la película "Los Juegos del Hambre Balada de Pájaros Cantores y Serpientes".
Foto: Murray Close/Lionsgate

Si bien es una distopía basada en una serie de novelas de ficción, la película se hace eco de nuestro mundo y nuestros tiempos. Por ejemplo en el corpiño de flores bordado similar al traje típico de Ucrania que utiliza Lucy en una escena de la película.

Para Schafer, la clave de la película está en la oportunidad que brinda al espectador de relacionarse emotivamente con su protagonista para después poner en una balanza sus propias sus acciones. “Creo que el punto es que la audiencia pueda verse reflejada en Coryo al inicio, y después verlo convertirse en alguien aterrador y diferente de quienes ellos son”, comentó la actriz que saltó a la fama con la serie Euphoria.

Durante la presentación de la película en Los Ángeles, Blyth confesó que aún no logra entender del todo a su personaje y espera que el público busque parecerse más a Lucy Gray que a Coriolanus.

Imagen de la película "Los Juegos del Hambre Balada de Pájaros Cantores y Serpientes".
Imagen de la película "Los Juegos del Hambre Balada de Pájaros Cantores y Serpientes".
Foto: Murray Close/Lionsgate

“A Coryo le falta esperanza, ese sentimiento de que los humanos son intrínsecamente buenos, mientras que Lucy Gray es una fuerza del bien. Ella cree que la gente es intrínsecamente buena”, comentó el actor.

Se estima que en su primer fin de semana Los juegos del hambre: la balada de pájaros cantores y serpientes recaude 50 millones de dólares, la mitad de su presupuesto. Y si el público acompaña, este universo presentará otras historias sobre ese mundo distópico y esos juegos macabros pero taquilleros.

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad