ENTREVISTA

Lourdes Ferro habla de su nuevo libro, los arcanos y cuenta por qué no hace predicciones

La tarotista y astróloga uruguaya publicó el libro "22 escalones" que ya se encuentra disponible en librerías

Lourdes Ferro
Lourdes Ferro tiene nuevo libro: "22 escalones". Foto: Francisco Flores

Lourdes Ferro comenzó a estudiar el Tarot a los 14 años, aunque no fue hasta que tenía 30 años que decidió, divorciada y con dos hijos chicos, que dejaría de ser un hobbie para transformarse en su oficio. La también presentadora del ciclo Bien con Lourdes (Canal 4) y escritora publicó 22 escalones (Editorial Planeta, 590 pesos), un libro inspirado en los 22 arcanos mayores del Tarot, aunque afirma, “no es un libro de tarot. Tiene que ver con el Tarot pero no es un libro de predicciones o para el público que quiera aprender a leer las cartas”. Estos 22 pasos son los procesos que ocurren en todas las cosas, dice Ferro, quien escribió e ilustró con acuarelas este nuevo libro que ya se encuentra en las librerías uruguayas.

—En el libro, además de escribir te encargas de las ilustraciones.

—Sí. Los dibujos son míos. A pesar de que tengo muchos años dibujando, la investigación en acuarela nunca la había hecho. Hice los bocetos de todo en octubre del año pasado y estuve todo el año metida en el dibujo, porque el libro hace años que lo tenía en la cabeza, era solo ponerse a escribirlo.

—La finalidad de estos 22 escalones es convertirnos en prósperos...

—La prosperidad tiene que ver con completar un camino. Por ejemplo, si yo quiero proponerme tener un trabajo digno que me guste y me haga sentir bien, tener una pareja, una casa o mejor salud, los 22 escalones son todos esos pasitos que uno va teniendo frente a cualquier situación. Y hablo de prosperidad y no de éxito, porque el hombre próspero es el que tiene todo lo que necesita, puede interesarle el éxito o no, pero sí es próspero en sus necesidades.

Lourdes Ferro
Lourdes Ferro: "El Tarot fue mi primer amor, con 14 años". Foto: Archivo

—¿Cuándo empezaste a estudiar el Tarot?

—De muy joven. El Tarot fue mi primer amor, con 14 años. La astrología vino después como una necesidad para aclarar el Tarot. Seguramente puedas hablar con astrólogos y te pueden decir que no tiene nada que ver lo uno con el otro; los cabalistas te dirán lo mismo; o sea, cada uno se va a pelear para decir que la suya es la verdad, es esto y nada más. Y cuando uno se mete en este mundo maravilloso de la Cábala, el Tarot, la astrología, las runas o el i-ching, te das cuenta que todo es lo mismo, cada uno le puso un nombre o un formato diferente, pero todo es lo mismo. Y el Tarot es mi estilo de vida, es el cristal por el que miro lo cotidiano. A veces pasa una circunstancia y digo: esto es un cinco de varas, o un dos de copas, para entender. O digo hoy me siento como un nueve de varas, que es horrible.

—El libro inicia con el caos, ¿por qué?

—Empezamos en el caos, porque todo empieza así después viene la necesidad de arreglar ese caos, ver qué tengo y a medida que avanzamos también voy poniendo ejemplos prácticos. Porque hay una realidad, después de trabajar tantos años de tarotista, te das cuenta que el Tarot es algo que está allá arriba que parece inalcanzable o incomprensible; y de repente le terminás preguntando al Tarot: si me va a llamar el hombre que yo quiero; y decís “y pensar que estudié La Templanza con todo este significado y terminamos preguntando si te llama o no te llama, es triste. Supongo que a las tarotistas que se agarran el Tarot en serio, uno termina un poco decepcionado. Pero las cartas marcan eso y por eso han sido usadas como herramientas de predicción, cuando no lo son. No es predictivo el Tarot ni la astrología. Pero como está esa secuencia, permite que tenga una tonalidad predictiva, pero tomar el Tarot como predictivo, no me parece lo correcto.

Portada del libro "22 escalones" de Lourdes Ferro. Foto: Difusión
Portada del libro "22 escalones" de Lourdes Ferro. Foto: Difusión

—Cuando das el horóscopo, no le dices a los espectadores qué les va a pasar, sino cómo vamos a estar. ¿Por qué esa diferencia?

—Porque el cómo vas a estar, está en tus manos. Uno se puede levantar con la pata cruzada. Por ejemplo, sin lentes veo poco y antes de levantarme tengo que tomar ochocientos remedios para la presión y el T4 y no sé qué más. Un día, cuando iba a agarrar la medicación, volqué un vaso de agua que cayó sobre una zapatilla y saltó la llave de la luz. ¿Viste cuando decís, pero qué día de m...?, ¿a qué me enfrento hoy?. Estaba atravesada. Voy a prender la llave y no enciende y podría haberse convertido en un día de miércoles pese a que era un lunes. Y pensé: “Bueno, este es el caos que me recibe hoy”. Y con lo que tenemos hacemos lo que podemos. Que los astros nos marcan, sí, nos marcan. Para mí la astrología no es determinista ni predictiva. Vos me escuchás y mi consejo es: “Bueno, te pasa esto, tomalo o dejalo, pero hoy tené cuidado porque hay un sector que no estás viendo, las emociones te pueden inundar”. Es ese pequeño consejo que uno toma y podés decir: “Esta vieja está loca” o Lourdes me dijo esto y vamos a observarnos.

El año 2020 será de cambios

Astrologa Lourdes Ferro. Foto: Francisco Flores
“Va a ser de transformación porque el poder como tal va a cambiar; el 10 o 12 de marzo pasarán cosas fuertes con el padre como institución, la religión y el poder”.Lourdes Ferro

—¿Somos de consultar el horóscopo seguido?

—Sí. Más de lo que creemos. Y es algo que atraviesa todo. Creo que es una cultura que se fue armando con referentes como Boris Cristoff o Verónica Lavalle. Ellos fueron los que educaron al Uruguay, porque ves que no pasa eso en Argentina. Sí, está Ludovica Squirru pero con el horóscopo chino y no está presente en la televisión. A pesar que con Boris y Verónica somos bien diferentes, Uruguay se ha acostumbrado a eso. Lo primero que agarran en un diario es el horóscopo, las páginas de horóscopos son las más consultadas, porque todos queremos saber qué nos va a pasar. La única diferencia es que yo no te voy a decir qué te va a pasar, te cuento qué tenés hoy para hacer para que te pase mañana, que es bien diferente porque te tiro la pelota a tu cancha. Vos sos el hacedor de tu destino, porque nos caemos mil veces, pero mil veces más nos tenemos que levantar.

—¿Cómo se construye la reputación de un astrólogo o tarotista?

—Creo que con los años he logrado que la gente vea en mí la coherencia, porque soy muy respetuosa con mi trabajo. Y cualquier trabajo requiere dedicación, por eso vivo viajando para estudiar, leo mucho y nunca dejo de estudiar, porque el Tarot no es aprenderse un librito, es investigar e interesarte en temas como arte, mitología, filosofía y religiones. Son infinitos los temas a investigar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados