ANÁLISIS

Casados con Hijos: Un éxito que sobrevive

La serie se estrenó en 2005 y 14 años después sigue siendo un caballo ganador en la batalla por el rating. En la actualidad, Canal 4 la tiene en horario central y en Argentina, se rumorea un posible regreso pero en teatro. ¿Cuál es el secreto de esta sitcom que parece no tener vencimiento?

Casados con hijos
Casados con hijos. Foto: Difusión

Casados con hijos se está transformando en el programa comodín del Río de la Plata. Telefé en Argentina y Canal 4 en Uruguay lo han repuesto varias veces y en la actualidad, la sitcom humorística de Guillermo Francella y Florencia Peña está en horario central de la grilla del ex Monte Carlo TV: de lunes a jueves a las 21:00.

A pesar de que se trata de un programa producido en 2005, las mediciones de audiencia siguen de su lado. De acuerdo a los números de Kantar Ibope Media, Casados con hijos le rinde unos 4 - 5 puntos de rating a Canal 4, un guarismo nada despreciable cuando los máximos de toda la TV local, en la actualidad, apenas superan los 7 puntos.

La contemporánea Campanas en la noche ocupó también ese horario pero con resultados mucho más magros por lo que pasó a emitirse cerca de la medianoche, cediendo su lugar a la siempre rendidora familia Argento.

El fenómeno Casados con hijos representa un nuevo ejemplo en contra de la mitología de que los televidentes “siempre” quieren ver “cosas nuevas o sorprendentes” en la TV. Hay otros más, como El chavo del 8, Macgyver o las reposiciones de las películas de Cantinflas, aunque todos estos casos suelen prograrmarse en horarios laterales y, seguramente, con el propósito de “tapar” huecos de programación.

Casados con hijos, en cambio, sigue siendo una apuesta fuerte, sobreviviente también de otros tiempos sociales y culturales. En ocasiones el humor que manejan Guillermo Francella, Florencia Peña y elenco, suele rebasar los límites impuestos hoy por la conciencia de género y la corrección política en temas de sexualidad.

La paradoja es que hoy nadie se atrevería a producir un producto como Casados con hijos con las mismas claves y resortes humorísticos pero sí hay miles y miles de espectadores dispuestos a consumirlo.

Cada tanto, surgen especulaciones de un posible regreso de la sitcom. A Guillermo Francella se lo preguntaron decenas de veces y siempre respondió con evasivas hasta el año pasado, cuando hubo una posibilidad de volver pero en versión teatral.

“La opción de volver con Casados con hijos sería en teatro, es la única opción que contemplo”, dijo el actor. Peña y Darío Lopilato también manejaron versiones en ese sentido y hasta le pusieron fecha de estreno: mediados de 2019, algo que por el momento no está confirmado.

¿Humor machista? La serie argentina es una versión de la estadounidense Married… with children, que data de 1989. Los guionistas argentinos la adaptaron y lograron que la familia Argento se colara rápidamente en las preferencias del público.

En abril de 2005 fue su estreno y en total salieron al aire 212 capítulos. Si bien se trata de una sitcom de vanguardia para su época, con una mirada actual, algunas escenas rompen los ojos de los tiempos feministas e inclusivos que vivimos.

La llamada “cosificación” de la mujer está presente en varios capítulos, según ha recopilado un reciente artículo del portal Teleshow.

En el episodio titulado “Todo por la mosca”, los hermanos Argento se las rebuscan para generar dinero. “Con mi mente maestra y tu hermoso culito que Dios te dio, algo vamos a conseguir”, le dice Coqui (Daría Lopilato) a Paola (Luisana Lopilato), y la postula para la grabación de un videoclip musical. Más adelante, las cosas se ponen más graves, cuando el hermano se hace pasar por el representante del grupo, sugiriendo a otras chicas que con determinadas prácticas podrían hacerse del empleo.

El humor sobre la homosexualidad también está presente en Casados con hijos. En el capítulo “La edad de las cruzadas”, Pepe Argento (Francella) recibe un golpe en la cabeza y ve modificada su vida cotidiana. Su hijo Coqui ahora es gay y está enamorado de Dardo, y aunque su hija intentaba que “abriera su mente”, Pepe reacciona con violencia y debe contenerse para no agredir a su hijo con un rastrillo.

Si esa escena fuera producida en una ficción actual, la condena sería inmediata de parte de las organizaciones que bregan por los derechos igualitarios en la diversidad.

Finalmente, otro golpe devuelve a Argento a la normalidad, y el alivio llega cuando se da cuenta de que todo fue una pesadilla. Es decir: la pesadilla era tener un hijo gay, no un padre que intenta agredirlo con un rastrillo.

Otro aspecto que en la tira quedó fuera de época es la relación de la mujer y el fútbol. En el episodio “Una vieja traba familiar”, María Elena recibe la visita de su prima, una atractiva travesti, que llama la atención de los muchachos protagonistas. En paralelo a la habitual cosificación de la mujer -plantean un escenario para que la visitante necesite ducharse y así poder espiarla, como suele hacer Dardo con su mujer-, ella comparte un partido de fútbol con los hombres.

“Hay muchas a las que les gusta el fútbol, pero esta viste como está vestidita, pintadita, muy delicada (…) está a la par del hombre de igual a igual”, reflexiona Pepe Argento.

En otro capítulo, titulado “Recursos inhumanos” el caos se desata en la casa de los Argento por la ausencia de Moni (Peña). Si bien su personaje está lejos del estereotipo de una ama de casa tradicional, no queda nadie capaz de hacer las compras, por ejemplo. Y nadie que diga “cafecitoooo”.

Con un rap, Pepe le ordena a su hija ir al supermercado para poder cocinarle a papá. Pero ella se niega, argumentando que cuando tiene hambre, lo que busca es “enganchar a un boludo que la lleve a cenar”.

Cosificación, prejuicio, discriminación a las minorías... Casados con hijos quedó como el reflejo de una época de la que sus propios protagonistas, seguramente, reniegan en la actualidad.

En alusión a las humoradas del histórico Videomatch, Pablo Granados aseguraba en una entrevista que no se puede juzgar el pasado con criterios del presente.

Lo mismo puede valer para Casados con hijos. La gran pregunta es qué pasaría en caso de volver en TV o como versión teatral.

Entrevistada sobre el asunto, Florencia Peña expresó sus dudas sobre la viabilidad de determinados chistes. “El humor tiene que ver con las épocas y las coyunturas. Ya no va más reírse del culo de una mujer al lado de un capocómico”, expresó la actriz, y ante los rumores de una versión teatral de la obra, agregó: “Si lo hacemos, debería ser desde un lugar distinto”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)