COPADA EN ESCENA

Andy Vila: "Formo parte de un mundo que a veces es frívolo y ficticio"

La conductora protagoniza Copadas junto a un destacado elenco integrado por Catalina Ferrand, Carmen Morán, entre otras. En la escena más aplaudida de la obra, la blonda le estampa un beso al personaje de Valentina Barrios. "Antes del estreno yo le pedía '¡chapame con fuerza!'", revela.

Andy Vila. Foto: Iara Silva
Foto: Iara Silva Locación: Radisson Back: Nacho Minteguiaga. Make up: Luciana Ghioldi. Style: Jorge Cruz. Joyas: Guilad. Look: Tits Fashion & Dolce Ragazza & Puma.

"Dale, preguntá lo que quieras”, desafía Andy Vila en una charla de café. La conductora de Vamo Arriba afirma que alcanzó su etapa más segura y madura, y lo demuestra en su facilidad para sortear los distintos temas que van apareciendo en la entrevista.

Con la misma soltura con la que saca las fichas de su ya clásico jenga, realiza una autocrítica sobre su desempeño en las redes sociales, revela las intimidades de los ensayos para su beso lésbico de la obra Copadas, recuerda su crisis cuando integraba Verano Perfecto, anticipa los próximos pasos en una incipiente carrera musical y habla por primera vez de la ruptura con su pareja luego de seis años de relación. “Él es como parte de mi familia, por eso es un proceso tan doloroso”, expresa.

Las confesiones de la carismática rubia que en 2012 se hacía conocida por sus simpáticos móviles y hoy es una de las principales conductoras de la pantalla de Canal 4.

-¿Qué sensación tenés con la vuelta al escenario de la mano de Copadas (próximo jueves en el Teatro Movie)?

-Estoy feliz. Actuar es mi gran pasión y el teatro es una de las cosas que más disfruto. Tuve que hacer un esfuerzo enorme para encontrar los tiempos para ensayar, pero fue un placer. Hay un equipo divino y todos tiran para el mismo lado. Además, el mensaje de la obra me encanta.

-¿Cuál es el mensaje?

-Tiene que ver con las redes sociales, un mundo ficticio en el que solo mostramos lo lindo mientras que aquello que nos compromete emocionalmente lo guardamos. Estar todo el tiempo mostrando el viaje que hicimos o el auto que tenemos genera algo que no es positivo en la sociedad, que es que todos quieran parecerse a la vida perfecta que ven en las redes. La obra cuenta la historia de unas amigas que por una situación límite empiezan a mostrar que sus vidas no son tan perfectas como aparentaban.

-¿Vos hacés alguna autocrítica del uso que le das a las redes?

-Hago mea culpa. Formo parte de un mundo que a veces se torna ficticio y frívolo. Nadie se salva de querer impresionar al otro e intentar sentirse aceptado y querido. Capaz que alguien del otro lado piensa “cómo hace para tener esa vida tan perfecta” y eso genera frustración. Pero ser parte de ese show forma parte de mi trabajo. Yo reflexiono sobre eso e intento aportar mi granito de arena al intentar ser transparente y responsable en saber que hay alguien que me está leyendo. Por eso también busco dejar un mensaje que sea constructivo.

-En la obra te besás con una chica, ¿cómo es esa escena?

-Yo interpreto a Camila, la hija de Carmen Morán. Es un personaje homosexual y tiene un tema con la madre que no quiere ver esa situación. Esto muestra la realidad de muchos hogares, en los que el problema no es que los padres no acepten a los hijos, sino que no le dan el lugar a mostrarse cómo son o no le dan la confianza para que cuenten quiénes son realmente. En la obra yo estoy en pareja con el personaje de Valentina (Barrios) y nos damos un beso importante (risas).

-¿Esa escena se te hizo más difícil que el resto?

-No, nosotras lo ensayamos como una acción más. Nuestras charlas eran del estilo “besame más fuerte”. Antes del estreno yo le decía “¡chapame con fuerza!”. Y en la última función me dio un “señor beso”. Me encanta trabajar con Valentina porque nunca hubo un tema con eso. Además, no es la primera vez que me beso con una chica actuando. En Argentina estudié varios años e hice ejercicios en los que tenía que hacerlo.

-¿Sentís algo al momento del beso?

-Uno siente cosas cuando está encarnando un personaje, no es una roca. En ese momento yo soy Camila y siento como Camila. Siento lo que siente ella, y así trabajo los personajes. Intento disfrutar la situación como lo hace ella, eso es lo lindo que tiene el teatro. Pero no deja de ser un personaje de ficción. A mí no me gustan las chicas, por ahora…

-Tu canción Bla bla bla alcanzó una impresionante repercusión en internet, ¿te dan ganas de seguir en el rubro musical?

-Me impresionó lo que pasó con Bla bla bla. Estuve reunida con una productora y estamos trabajando en un nuevo tema. Tengo cuadernolas enteras escritas con canciones mías y quiero explotar eso, es una forma de canalizar emociones.

-Yendo a tu presente en la pantalla, ¿Vamo Arriba es el punto más alto de tu carrera?

-Sí, desde todo punto de vista. Es el momento en el que estoy más segura de lo que quiero hacer. En otros trabajos yo estaba como en la búsqueda y ahora me siento madura profesionalmente. Vamo Arriba es un programa que si lo viera como televidente, me darían ganas de estar ahí. Tiene una energía muy positiva. Además, hay una relación que va más allá del trabajo con el equipo delante y detrás de cámaras y eso se nota al aire.

NUEVA TEMPORADA

"Modo avión 2"

Luego de la experiencia del programa de viajes en 2018, Andy prepara una nueva temporada de Modo Avión. Señala que todavía quedan ajustar detalles, pero es muy probable que en el segundo semestre salga al aire el nuevo ciclo. Esta vez, los destinos serían distintas ciudades de Europa. "Hay un itinerario increíble", anticipa.

-En una nota para El Observador dijiste que en Verano Perfecto te encontrabas en un rol que no te gustaba y que entraste en una “crisis interna”. ¿Cómo recordás esa etapa?

-En Verano Perfecto mi gran desafío fue poder ser fiel a mí misma comentando la vida de los demás. No me gustaba hablar sobre la separación de alguien sin saber al respecto, y a veces me sentía injusta. Eso no me hacía sentir bien. Me acuerdo de la sensación de llegar a mi casa y pensar que estaba haciendo algo al límite y que ese no era el rol que quería para mí. Por eso lo de la crisis interna. Me acuerdo que en su momento lo hablé con la producción del programa.

-Hablando de separaciones, trascendió que te separaste de tu pareja después de seis años. ¿Cómo llevás ese proceso?

-Estoy bien, tranquila. Estoy pasando por el proceso natural de una separación después de muchos años con mucho amor. Claro que tiene sus momentos de tristeza, de extrañar y de cuestionarse si fue la decisión correcta. Él es como parte de mi familia, y por eso es un proceso tan doloroso. Pero por otro lado también estoy aprendiendo a disfrutar esta etapa. Llamo amigas y tengo momentos que antes no tenía. Me estoy redescubriendo.

-¿Qué fue lo que llevó a la ruptura?

-No hubo nada radical, ni una infidelidad ni mentiras. Fue la maldita rutina y cosas en las que somos muy distintos y empezaron a pesar. Cada uno va cambiando y evolucionando, y a veces es difícil mantenerse en sintonía. Llega el momento en el que uno se pregunta si sigue eligiendo al otro, porque si sigue en pareja solo por seguir no sirve. Cuando las cosas no son como antes es preferible arriesgarse y tomar distancia. Yo necesité distancia. Si el amor es más fuerte, vamos a volver.

-¿Puede haber una nueva oportunidad, entonces?

-No sé. No funcionó. Por ahora no. Ya hubo otras oportunidades en las que dejamos y volvimos. Pero tampoco es un no rotundo. No lo sé.

-¿Saliste con alguien en estos meses de soltería?

-Todavía no llegó la persona que me motive a salir. Mi único beso después de separarme fue con Vale (risas). Capaz que todavía no estoy totalmente desprendida de la relación anterior. Llegan invitaciones, pero estoy bastante cerrada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)