Denuncian televisión por internet

La tele ilegal que seduce a miles

Por $ 360 por mes, un grupo de hackers ofrece señales ilimitadas de televisión por internet. El Estado no fiscaliza por “falta de recursos” y las empresas de cable ven cómo sus clientes migran hacia estas plataformas ilegales. Las cadenas FOX y HBO presentarán una denuncia en los próximos meses.

Televisión por Internet. Foto: AFP
Televisión por Internet. Foto: AFP

Prometen televisión para toda la vida. Sí, para toda la vida. Anuncian que tienen más de 440 millones de películas, series y canales, por lo que ni siquiera una vida entera alcanzaría para mirarlo todo. El único motivo por el que el servicio podría interrumpirse, aseguran, sería una "guerra termonuclear", que haría desaparecer internet. "En ese caso, ver televisión —creemos— va a ser una de las menos preocupantes necesidades", afirman en su página web. Y lo más tentador es el precio, ya que por una única cuota se adquiere un decodificador que "rompe y roba" las contraseñas de las señales pagas. Todo esto sin que el cliente se mueva de la comodidad de su casa.

Pero detrás de estas ofertas se esconde el delito de hurto de señal, que la Unidad Reguladora de Servicios de Comunicaciones (Ursec) no controla por "falta de recursos". Su presidente, Gabriel Lombide, reconoce que "es difícil fiscalizarlo" porque habría que invertir "esfuerzos bastante grandes". Entonces explica que el organismo actúa cuando recibe una denuncia, aunque aclara que no recuerda "que alguna haya tenido éxito en la Justicia".

—Las ofertas están en Mercado Libre, en pancartas en avenidas, llegan por mensajes de Whatsapp. ¿No pueden rastrearlas?

—Podrías hacer tú la denuncia, si te parece.

La ley de medios cataloga como falta muy grave "la prestación de servicios de comunicación audiovisual sin disponer de la correspondiente autorización o licencia", lo que debería ser multado con hasta 10.000 unidades reajustables (US$ 320.000 al valor actual). Pero esa disposición tampoco se cumple, por lo que los hackers de las señales de televisión siguen sumando clientes con total impunidad. Internet Televisión Uruguay, una de las empresas que ofrece este servicio, revela en su página web que cuenta con más de 1.200 afiliados.

Una pancarta ofreciendo el servicio estuvo en una avenida de El Pinar. Foto: El País
Una pancarta ofreciendo el servicio estuvo en una avenida de El Pinar. Foto: El País

Es que suscribirse al cable ilegal por internet es muy fácil, basta con enviar un mensaje por Whatsapp. En Mercado Libre, por ejemplo, una de las compañías escribe el número de celular con puntos en el medio para que el algoritmo de la página no lo rastree. Los hackers responden rápido y con un poco de suspicacia, ya que no saben quién está del otro lado de la pantalla.

—Hola, vi que venden servicios de cable por internet. ¿Cómo es el producto?

—No es exactamente eso. ¿Dónde lo vio?

—En su página web.

—Bien, allí tiene toda la información. Vea la parte de preguntas, que aclara muchas dudas.

El decodificador más barato de Internet Televisión Uruguay cuesta US$ 290, que se puede pagar hasta en 12 cuotas con distintas tarjetas de crédito. Los aparatos traen cargados cientos de miles de códigos que permiten desbloquear las señales de televisión pagas, tanto uruguayas como extranjeras. El servicio es a través de internet, ya que se conecta a servidores piratas que roban los canales, las películas y las series. También ofrece Netflix por US$ 4 al mes, cuando la tarifa mínima de plataforma es de US$ 8,99.

Una de las clientas de Internet Televisión Uruguay revela que el servicio "es muy malo". Cuenta que se pasa trancando la imagen, que la definición no es buena y que es difícil cambiar de canal, ya que cada una de las señales está guardada en diferentes carpetas. "Es como una computadora, donde uno va accediendo a distintos archivos para ver los programas", agrega. Sin embargo, la empresa asegura que hasta se pueden mirar películas 3D a través de su decodificador.

Otra de las compañías, IPTV, ofrece una prueba gratuita de dos horas para conocer el servicio. En este caso, se pagan $ 360 por mes en Abitab o Red Pagos y se accede "a todos los canales de cable, y a cientos de series y películas". Los hackers cargan de forma remota unos códigos a la televisión para habilitar la transmisión, aunque el cliente nunca sabe cuáles son esas contraseñas. Ahí está el negocio.

Competencia desleal.

En Nuevo Siglo están furiosos. En Montecable, también. Las empresas de cable para abonados son las más afectadas por la falta de controles del Estado. De hecho, la mayoría de las denuncias que llegan a la Ursec provienen de la Asociación Nacional de Broadcasters Uruguayos (Andebu), que agrupa a estas compañías. Y la escasa fiscalización se hace sentir, ya que los clientes empezaron a darse de baja de los servicios tradicionales para afiliarse a esta nueva modalidad por internet.

Los números no mienten: mientras que en 2016 había 731.003 hogares suscritos a los cableoperadores, la cifra bajó a 723.605 en 2017, según datos de la Ursec. Las empresas estiman que al cabo de este año habrá descendido aún más.

DirecTV es la compañía más grande, con el 26% de los afiliados de todo el país. Le siguen Cablevisión (9%), Nuevo Siglo y TCC, con 7% del mercado cada uno. Montecable se lleva el 6%.

Eduardo Mandía, director comercial de Nuevo Siglo, dice que la competencia desleal que fomentan los hackers "no es nueva". En la compañía creen que los cables por internet tienen el 15% del mercado, aunque es difícil medirlo ya que se trata de una práctica delictiva. "Los clientes que se dan de baja y se van a un servicio alternativo son cada vez más. Esto viene desde hace tiempo, pero en el último año hubo una explosión", agrega.

Cuando se desafilian, las empresas les preguntan a los clientes por qué lo hacen. Mandía cuenta que "muchos" suscriptores eligen pagar Netflix y lo declaran en la encuesta. Sin embargo, los que se inclinan por los servicios de televisión por internet no lo dicen, ya que saben que están incurriendo en una plataforma ilegal.

No obstante, el director de la Ursec aclara que los usuarios no están cometiendo un delito sino una infracción, aunque no sabe explicar qué sanciones pueden aplicarse en esos casos. Ni el Código Penal ni la ley de medios hacen referencia a los clientes que contratan servicios que hurtan señales de televisión.

Para combatir a los hackers —y motivadas por la escasa fiscalización—, las autoridades de Andebu empezaron a reunirse con los intermediarios que facilitan el acceso a estas plataformas. Primero se entrevistaron con los directores de Mercado Libre, una de las principales páginas web donde se ofrecen los códigos. Todas las semanas, la gremial denuncia las cuentas de los usuarios que comercializan este servicio ilegal.

Pero Miguel Benavente sabe que no es suficiente. El asesor del directorio de Montecable e integrante de Andebu reconoce que estas páginas "se reproducen rapidísimo", por lo que también emprendieron otras acciones para terminar con ellas. Se reunieron con las autoridades de las redes de cobranza, que son utilizadas por las empresas ilegales para obtener los pagos. Tanto Abitab como Redpagos, afirma, se comprometieron a darles de baja, aunque "algunos números de cuenta todavía quedan".

A su vez, les pidieron a las tarjetas de crédito y de débito que dejen de operar con los hackers. "Todo el tiempo hay altas y bajas en estas plataformas de pago. Es un trabajo permanente y muy desgastante, porque se asocian con otro nombre a los pocos días de haberlos cancelado", sostiene. De hecho, Internet Televisión Uruguay ofrece 18 cuotas con tarjetas del Scotiabank y 12 con Mastercard, Oca, Diners y Líder. Con Visa se puede financiar hasta en nueve pagos.

El último paso y el más complicado es recurrir a la Justicia. Quienes deben presentar la demanda son los canales de televisión, a los que los hackers no les están pagando por los derechos de autor. Y ahí radica la competencia desleal: los costos de las empresas de cable son mayores por obtener los permisos para transmitir las señales, lo que se ve reflejado en las tarifas. Mientras que la televisión por internet cuesta $ 360 por mes, un plan básico de cable ronda los $ 1.400.

Además de los canales abiertos de Montevideo, las señales internacionales FOX y HBO están dispuestas a presentar una denuncia contra los hackers. Benavente afirma que las multinacionales se están asesorando con abogados y podrían emprender acciones legales en los próximos meses.

Lo mejor para Andebu, según su directivo, es que la Justicia obligue a los proveedores de internet —Antel, Claro, Movistar, entre otros— a suspender el servicio asociado a los hackers. Aunque también sabe que en otros países les decomisaron los decodificadores, una medida que permite que vuelvan a la actividad con facilidad. "Tratamos de actuar rápido, pero ellos son más rápidos. Hay que cortarlos de raíz", agrega Benavente.

Mientras, las empresas ilegales mejoran sus propuestas. Ofrecen descuentos por más de un equipo y garantía por un año. "Tendrá todo lo que siempre quiso tener en su televisor, sin pagar mensualidades ni costos sorpresa", anuncian.

Y también se preocupan por no perder a sus potenciales clientes. A las horas del primer mensaje de Whatsapp, envían un segundo: "¿Todavía seguís interesado en tener televisión para toda la eternidad?".

Pornografía sin claves y al alcance de los niños

Entre las señales que ofrecen los servicios de cable por internet, están los canales con contenido exclusivo para adultos. En las empresas de cable tradicionales, esas señales están protegidas por contraseña y también se admiten los controles parentales, es decir, que los adultos de la casa programen a qué tienen acceso los niños. Pero los decodificadores ilegales captan señales sin distinguir qué transmiten, por lo que todos los contenidos están abiertos para todos los usuarios.

Miguel Benavente, directivo de la Asociación Nacional de Broadcasters Uruguayos (Andebu), expresa que ese "descuido" de los hackers puede tener "graves consecuencias" en los menores. "Traen incluido un menú y ahí muestran todas las señales que tienen. En la pantalla aparecen, en muchos casos, canales de contenido para adultos, cuando en la televisión regulada esas señales se emiten de una forma muy particular", agrega.

De hecho, un decreto de 1995 establece que los cableoperadores deben transmitir bajo contraseña los contenidos pornográficos: "Los prestadores de servicios de televisión para abonados, que en el desarrollo de su actividad comercial oferten uno o más canales para programas pornográficos, deberán transmitirlos utilizando tecnologías aptas para imposibilitar el acceso a los mismos de menores de edad". A su vez, la ley de medios estipula el horario de protección al menor entre las 6 y las 22 horas, y establece que en ese espacio no se puede emitir pornografía. "La programación emitida durante el horario de protección a niños no deberá incluir pornografía, entendida como la exhibición de materiales, imágenes o sonidos de actos sexuales, o sus reproducciones, con el fin de provocar la excitación sexual del receptor", señala.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)