PUNTA DEL ESTE RESPIRA

Regatear para ostentar: las hazañas de los argentinos para veranear en el este

Pocos tenían la ilusión de que esta temporada sería buena. Aunque llegaron menos argentinos, su presencia es un alivio. Los servicios de alta gama están a tope, pero los otros lidian con el pichuleo.

jose ignacio
Las promociones son moneda corriente esta año en Punta del Este. Foto: Ricardo Figueredo

No alcanzaban los dedos de una mano para contar a los optimistas: la mayoría de los comerciantes y empresarios de Punta del Este estaban convencidos de que esta temporada verían al balneario hecho un páramo. Les había quedado el trauma del verano pasado, que tras dos temporadas excepcionales —2017 y 2018—, arrojó un caída de 41,7% de ingresos argentinos con respecto a un año atrás. Los 300.000 turistas que habían llegado a pesar de la imponente devaluación del peso no alcanzaron para satisfacer la “argentinodependencia” que sostiene a la economía del eje turístico de nuestro país.

Si bien el Ministerio de Turismo aseguró el año pasado que, aunque vinieron menos, los que estuvieron gastaron 15% más que en 2018 —US$ 354.000.000—, la ausencia de la clase media que mueve la aguja se tradujo en una caída superior al 25% de los precios de productos en varios destinos y una disminución del 43,8% de las oportunidades laborales.

Y un mes atrás, cuando asumió Alberto Fernández la presidencia de Argentina y anunció un impuesto del 30% a las compras en el exterior y a la adquisición de moneda extranjera, se temió lo peor. El intendente de Maldonado, Enrique Antía, opinó que esta medida le “pegaría fuerte a Uruguay”. La magnitud se creía fatal y muy pocos se animaban a proyectar que este verano le daría revancha al que pasó.

Sin embargo, tras el cierre del tramo más fuerte de la temporada —del 15 de diciembre al 10 de enero— lo que se siente es “sorpresa, alivio y entusiasmo”, dice Luis Borsari, director de Turismo de Maldonado. Asegura que la expectativa fue “ampliamente superada” y que si se compara esta etapa con respecto al año pasado, “estamos arriba”.

Según informó la Dirección Nacional de Migración, en diciembre ingresaron 114.091 turistas argentinos, un 12,31% menos que en 2018, pero se incrementó 22% la llegada de brasileños y 11,59% la de los paraguayos.

Los operadores puntaesteños coinciden en que a pesar de ser menos, los argentinos que están en el balneario gastan mucho en servicios de alta gama. Javier Sena, presidente de la Cámara Inmobiliaria de Punta del Este, dice que los alquileres más costosos están prácticamente todos ocupados. “Hablamos de tarifas que no bajan de los US$ 500 diarios, y se alquilan de 10 a 15 días. Los inmuebles con valores más altos, que superan los US$ 2.000, también consiguieron inquilinos”.

En cuanto a la ocupación hotelera, los complejos tres estrellas tienen más del 50% vendido y los de cuatro y cinco estrellas, más del 90%, aseguró Borsari. La buena noticia para ellos es que esta temporada tienen reservas para lo que resta de enero y para febrero. “No es habitual esta anticipación”, plantea. ¿A qué podría atribuirse este comportamiento atípico? Para el jerarca puede ser que algunos argentinos, anticipándose al impuesto, hayan comprado antes sus vacaciones.

La Corporación Gastronómica también canta victoria. Su presidente, Gastón Figún, dice que entre los 90 restaurantes que representa hay varios que rompieron récord de cubiertos, “estamos hablando de unos 450 por noche”, detalla. Además confirma que hubo nuevos establecimientos que abrieron este año. Lo mismo sucedió en el mercado de las galerías de arte que, según Sofía Silva, de Xippas Art Gallery, viene tan bien como siempre.

En el puerto, la Armada registró 1.394 yates en lo que va de enero, 249 más que un año atrás. Y en el aeropuerto se inauguró una nueva terminal con una sala vip patrocinada por la marca de hotelería de lujo Cipriani, con el objetivo de mejorar la experiencia del pasajero de aviación privada.

avion
Un vuelo en avión privado cuesta US$ 3.500 desde Buenos Aires. Foto: Ricardo Figueredo

Alejandro Rivero, gerente general, dice que entre diciembre y la primera semana de enero llegaron 670 vuelos privados, que mayoritariamente trajeron a turistas argentinos, seguidos por brasileños y chilenos. El número refleja una caída de apenas 3% con respecto a la temporada pasada, mientras que la aviación comercial cayó 15%: el argentino clase media que no vino se trasluce en el retiro de dos de las tres aerolíneas low cost que volaban a este destino. En cuanto al turista brasileño, la aviación comercial de este país se incrementó 30%.

Hasta ahora, todas parecen ser buenas noticias, pero detrás del glamour que rodea a los turistas de alta gama hay claroscuros. Preparados para una temporada desoladora, todos los comercios entrevistados para este informe habían reducido su personal en torno al 20% y 30%, mientras que muchos revelan que no solo no ajustaron las tarifas, sino que las redujeron para resultar más competitivos, lo que achicó su margen de ganancias.

Otros emprendimientos más modestos, algunos de ellos longevos, no abrieron porque previeron que no contarían con sus clientes habituales. Por las calles de Gorlero se ven decenas de locales vacíos, en alquiler.

Pero, además, entre tanto consumo de lujo hay comportamientos que sorprenden y dan señales confusas. En el aeropuerto hay turistas que buscan socios para compartir un taxi aéreo de US$ 3.500. Varios bazares y locales de indumentaria aseguran que rebajan hasta tres veces los precios porque no registran ventas.

regateo
Las etiquetas de las tiendas populares tienen los precios remarcados. 

Se regatea hasta un corte de pelo y el chisme del verano cuenta que en una importante cadena de supermercados hay un empleado encargado exclusivamente de retirar los carros vacíos que quedan abandonados en los pasillos. Al parecer, se constató que algunas personas visitan el supermercado, fingen hacer compras mientras saludan a conocidos, y luego dejan la mercadería abandonada.

Maldita dependencia

Los operadores están acostumbrados a lidiar con los altibajos de Argentina, pero quienes miran de afuera podrían preguntarse por qué seguimos dependiendo de un país con un ciclo económico tan inestable. La respuesta, para el director de Turismo de Maldonado, consta de tres partes: la cercanía geográfica, la similitud cultural y hablar el mismo idioma.

Borsari dice que los argentinos se sienten cómodos en Uruguay. Asegura que para ellos “es como estar en una provincia”, pero el viaje trae aparejado una ventaja adicional: implica cambiar de país. “Pasan por la aduana, presentan sus documentos, tienen la oportunidad de ir al free shop”, enumera. Todos estos componentes, a nivel psicológico, les darían motivos extra a los vecinos que dudan a la hora de decidir dónde veranear.

El gobierno ha hecho esfuerzos para romper con esta dependencia. En la temporada de 2019 llegaron 77.630 visitantes de afuera de la región, aunque el jerarca insiste: “Estamos lejos de todo”. Borsari asegura que conquistar el mercado europeo o el estadounidense es muy difícil, pese a que nuestro país sea la excepción a la regla de una región convulsionada. “Los pasajes son caros, las distancias son largas y, en un contexto de crisis económicas y políticas, es poco probable que estos turistas crucen el océano para venir solo a Uruguay”, plantea.

Las grandes conquistas de este verano, estiman los operadores locales, fueron los chilenos. Las recientes manifestaciones en ese país implicaron que se suspendieran varios festejos de Navidad y Año Nuevo, por lo que hubo más que vinieron a pasar las Fiestas a nuestro país. También celebran el aumento del porcentaje de paraguayos, unos turistas muy codiciados: “Por lejos, son los que gastan más”, acota Borsari.

Sin embargo, es sabido que la clase alta paraguaya es muy poderosa pero muy reducida, lo que disminuye las posibilidades de captar más visitantes de esa nacionalidad. Todavía no hay cifras oficiales que acrediten estas sensaciones, ya que el Ministerio de Turismo aún no presentó el balance preliminar.

Diego Echeverría, exsecretario de la Intendencia de Maldonado, explica que el gobierno departamental junto con el nacional han “redoblado los esfuerzos” para atraer nuevos turistas y así aligerar la mala racha argentina. Destaca que el destino Punta del Este se promociona en ferias de turismo del resto del mundo y hace hincapié en que se han logrado “grandes conquistas” en el sur de Brasil.

No obstante, entre los hoteleros da la sensación de que no es suficiente. Operadores consultados para este informe aseguran que las mejores rutas, por ejemplo, son las que nos conectan con Argentina. “Los brasileños están deseando que les demos una buena autopista desde el Chuy para que puedan probar sus autos de alta gama”, sentencian.

Y además, agregan: se descuidó al turista uruguayo. En ese sentido, explican que les da “vergüenza” cobrarles los 10 puntos de IVA a los visitantes locales, cuando los extranjeros tienen ese impuesto exonerado. Lo mismo ocurre con los peajes, ya que los argentinos tienen una pasada de regalo en el trayecto entre Colonia y Punta del Este.

Apostar a los turistas uruguayos, consideran ciertos hoteleros, viene siendo la “mejor manera” de sobrevivir a las crisis de Argentina. Esto tiene como contracara que no terminan de disfrutar las mieles de las buenísimas temporadas porteñas, pero tampoco penan cuando nuestros vecinos no pueden venir. En ese estable equilibrio —en el que no hay millones ni zozobra— eligen pararse algunos de los empresarios esteños consultados para este informe.

Este el caso del negocio que dos años atrás abrió Federico Aparicio junto con su pareja: un pequeño taller de “car detailing”, que limpia los autos con productos exclusivos. Cuando El País lo visitó, Aparicio estaba puliendo un Mercedes McLaren tasado en más de US$ 350.000 que le llevó un turista argentino. El servicio cuesta de US$ 300 a 600. Pero, el resto del año el comercio se sostiene con los autos que le acercan los locales que pagan $ 300 por una limpieza común.

mclaren
Federico Aparicio ofrece un servicio exclusivo de limpieza de autos.

Otros, por supuesto, solo se enfocan en nuestros vecinos. Tal es el caso de las tiendas de souvenirs de la península esteña, que lucen inmensos carteles naranjas que anuncian “súper promociones”. A simple vista no parecen tan baratas —una petaca de licor artesanal a $ 200 y una caja de alfajores a $ 350—, pero el marketing hace efecto. Los empleados admiten que los precios son los mismos, solo que fueron maquillados “para atraer”.

Estas estrategias funcionan entre unos argentinos muy especiales, a los que el director de Turismo ya les encontró un nombre. Son los que se niegan a dejar de recorrer Gorlero en épocas de crisis o los que prefieren endeudarse todo el año con tal de sacarse fotos en la playa El Emir. A ellos les dice así: “Los Argento”, por la popular serie Casados con hijos.

Faltaron los Argento

Los múltiples descuentos previstos por el gobierno para atraer turistas y las promociones que ofrecen las tarjetas en la entrada de casi todos los comercios no terminan de conformar. Los empleados de distintas tiendas cuentan para este informe que su meta diaria es superar la facturación del mismo día del año pasado; en algunos casos no llegan ni a la tercera parte y se ven obligados a reforzar las promociones remarcando los precios hasta tres veces en una semana. “Y ni con eso compran”, dice una vendedora.

En la Feria de Artesanos de Gorlero optaron por asumirse como “psicólogos”. Un orfebre relata que es la única manera de que los argentinos le compren: escucha durante un buen rato los lamentos de los turistas y luego les repite que no puede cobrarles menos. A veces no gana la pulseada y, con tal de vender alguna de sus joyas, sacrifica lo que dice la etiqueta.

feria artesanos punta del este
Los artesanos de Punta del Este tratar de evitar las rebajas de los clientes. Foto: Archivo El País

Sin embargo, convencer al cliente no implica necesariamente concretar la venta. Luego viene la forma de pago. Debido al impuesto del “dólar turista”, nuestros vecinos se niegan a pagar con tarjetas de crédito y el efectivo es la única solución. Pero la moneda que ofrecen son los pesos argentinos, muy devaluados en los últimos dos años y que los cambios esteños aceptan a regañadientes. Los únicos billetes que toman son los mayores a $ 50, por lo que el cambio chico es un problema para los artesanos: ya no tiene valor.

Pablo Gerosa, propietario de dos restaurantes en la península, cuenta que el rostro de los argentinos cuando les dice a cuánto les tomará el cambio es el de “una persona desahuciada”. Pagan igual, no hacen problema, pero no pueden creer que un peso de ellos no equivalga ni a la mitad de un uruguayo.

Para Gerosa, venir a veranear a Punta del Este es sinónimo de glamour. Dice que eso se nota en la ropa que la gente usa durante el día, algo que no vio ni siquiera cuando vivió en Ibiza.

—Vienen contra todo, ¿sabés por qué? Porque lo que les da el estatus es estar en Punta. Vos podés decir que fuiste a Miami, pero ahí nadie te ve. Acá podés salir en tu Ferrari, tenés exposición.

En las tiendas de lujo del hotel Enjoy (exConrad) aprendieron a identificar a aquellos turistas que preguntan por morbo de los que en verdad van a comprar. Los primeros venían antes, cuando la clase media argentina accedía a nuestro principal balneario; ahora solo quedan los segundos, que son muchos menos pero siguen gastando hasta US$ 40.000 por una joya o US$ 23.000 por un reloj Omega similar al que usó James Bond.

No obstante, los pesimistas están, aunque se cuenten con los dedos de una mano. Uno de ellos es el chef Carlos Llugdar, propietario del parador La vista del puerto. “Yo a la temporada no la vi pasar”, dice rodeado de mozos que no tienen ni a un cliente para servir. ¿No ayudan los 10.581 pasajeros de cruceros que llegaron en la primera semana de enero? “Ellos no gastan en nada. Los turistas que se acercan, en vez de preguntarme cuál es la especialidad, me consultan con qué tarjetas tienen descuentos”, se queja.

Para él, hay un tema de actitud hacia el servicio sofisticado que se ha perdido en el balneario. Plantea:

—¿No sienten que hay una decadencia generalizada? Miren el Conrad, pintado de blanco, a mí me hace acordar al Hospital de Clínicas.

Los empresarios como él tienen la esperanza puesta en los recientes anuncios de futuras construcciones millonarias, como el lujoso hotel de Giuseppe Cipriani en el ahora demolido hotel San Rafael, que estaría listo para el 2024 y elevaría el glamour puntaesteño a otro nivel.

A LA CAZA DEL TURISMO

Las medidas que surtieron efecto

Tras la mala temporada en 2019, y a raíz de los reclamos de los operadores que calificaron las medidas tomadas anteriormente de “tibias”, el gobierno anunció desde octubre una batería de políticas que busca atraer extranjeros, sobre todo argentinos, y estimular el turismo interno.
Se devuelve el IVA en servicios gastronómicos, alquiler de vehículos e inmuebles, así como en pagos con tarjetas de débito o crédito emitidas en el exterior. Para los arrendamientos de inmuebles se previó el reintegro del 10,5% y no se cobra IVA en hoteles. También se redujo 24% el precio del combustible en las estaciones de servicio ubicadas a un máximo de 20 kilómetros de las fronteras. En tanto, desde el sector privado se promueve la adquisición de tarjetas prepagas que no están asociadas a una cuenta bancaria y que sirven para que los argentinos eviten el impuesto.
A estas medidas se suman las impulsadas por los emisores de tarjetas de crédito que ofrecen descuentos en restaurantes y tiendas. Muchas de estas promociones regían, hasta 2019, durante los días de semana, pero ahora también son válidos durante sábados y domingos. Para estimular la visita a Colonia, los turistas argentinos tienen un peaje de regalo.
El director de Turismo de Maldonado, Luis Borsari, considera que el buen desempeño de la temporada tendrá efectos políticos en su departamento. El intendente Enrique Antía busca la reelección: “Lamentablemente lo va a favorecer mucho”, dice. Él apoyaría al candidato Rodrigo Blas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)