Nueva alianza electoral

Izquierda alternativa para 2019

Mieres es la cabeza del nuevo grupo que suma a Amado y Franzini Batlle, disidentes de los colorados, y a Valenti, frentista desencantado. Intentan reclutar más decepcionados con el proyecto del Frente Amplio y las encuestadoras los ven como una posibilidad para quienes piensan en votar en blanco.

Pablo Mieres, Fernando Amado, Esteban Valenti y José Franzini Batlle. Fotos: archivo El País
Pablo Mieres, Fernando Amado, Esteban Valenti y José Franzini Batlle. Fotos: archivo El País

El plan no es robar votos, sino quedarse con los que no son de nadie. Con aquellos que quedaron a la deriva, los que el Frente Amplio perdió y los blancos y colorados no logran captar. Hacer un nuevo partido que seduzca a frentistas decepcionados, batllistas que consideran “muerto” al Partido Colorado, wilsonistas e independientes. Dicen que sueñan con romper el bipartidismo.

Las encuestadoras, aún sin datos, los miran con expectativa. Quizá puedan ser, dicen, una alternativa para los que piensan en tirar su voto. Pero también hay quienes creen que, tarde o temprano, van a tener que volcarse hacia uno de los lados. Todo indica que el año que viene habrá un balotaje, y que la disputa será entre un frenteamplista y un blanco. Si al nuevo grupo le va bien tendrá una buena carta para negociar, y si negocia antes de la segunda vuelta podrá pedir más que si lo hace después.

El nuevo grupo político tiene cuatro puntas a nivel nacional: el Partido Independiente del senador Pablo Mieres, a la cabeza de la coalición; el grupo Navegantes de Esteban Valenti, que se centra en captar frenteamplistas desencantados; Batllistas Orejanos del diputado Fernando Amado, y Asamblea Batllista, de José Franzini Batlle, ambos disidentes del Partido Colorado. Otro grupo, Juntos Todos Podemos, del exdiputado blanco Jorge Coronel, ya se sumó al proyecto a nivel departamental en Cerro Largo.

Hay aspectos legales que los cuatro principales actores del nuevo partido están aún puliendo. La legislación uruguaya no admite la creación de coaliciones. Lo que sí se puede hacer es que diferentes sectores voten bajo un mismo lema. “Hay tres ejemplos en nuestra historia en los que se han hecho cosas similares”, dice Mieres. Y enumera: el acuerdo por el que se formó el Frente Amplio de 1971, que votó bajo el lema Partido Demócrata Cristiano, y que reunía a distintas agrupaciones políticas de izquierda; el Nuevo Espacio de 1989, que votó bajo el lema Partido por el Gobierno del Pueblo (PGP), y que incluía a la lista 99 de Hugo Batalla, que en esos momentos se estaba yendo del Frente Amplio, y a la 808 del Partido Demócrata Cristiano (PDC); y el Encuentro Progresista de 1994, que votó bajo el lema Frente Amplio, y que incluía a las agrupaciones que ya estaban en el Frente más otras como la lista 738 del hoy canciller Rodolfo Nin Novoa.

En este caso el nombre del acuerdo todavía está en discusión, pero para evitar trámites en la Corte Electoral ya está casi resuelto que el lema que se utilizará será Partido Independiente. “Todos estamos de acuerdo en que este debería ser el lema para evitar complicaciones. Vamos a tener una fórmula presidencial común, cuatro listas al Senado y varias a Diputados. Cada uno seguirá manteniendo su ideología, pero vamos a acordar un programa único”, señala Mieres. Amado, en declaraciones el viernes a Radio Oriental, dijo que ya es casi un hecho que se usará Partido Independiente como lema.

Mieres prefiere no dar como seguro que él será el candidato, pero para los otros sectores ya es algo asumido. Como compañera de fórmula se maneja el nombre de Selva Andrioli, esposa de Valenti. Ella fue consultada sobre esto por El País en una nota publicada hace dos semanas y se limitó a declarar: “Yo soy más bien ejecutiva. No sé si me bancaría el Parlamento”. Falta decidir quién irá por la vicepresidencia. La idea, coinciden todos, es evitar una interna. Sobre el programa, en tanto, el Partido Independiente ya maneja un borrador que ahora está siendo analizado por los otros sectores.

Liderazgo.

Es claro que Mieres es el líder de la coalición. Todos coordinan con él, que es quien mantiene conversaciones por separado. El acuerdo se viene negociando desde mayo, pero los cuatro actores se sentaron alrededor de una mesa recién por primera vez el miércoles pasado. La reunión, además, se llevó a cabo en la sede del Partido Independiente.

“Yo soy el impulsor de la idea, eso es verdad. Pero Esteban y Fernando también han hablado por su lado. Ha habido conversaciones cruzadas. Pero es cierto que el Partido Independiente es el que viene fogoneando. Hablamos con mucha gente. Algunos optaron por este camino, otros se han ido por otro lado”, señala Mieres. Uno de los que prefirió un rumbo distinto fue el exdiputado frenteamplista Gonzalo Mujica, que terminó acordando con la agrupación Todos de Luis Lacalle Pou.

Desde los distintos sectores del nuevo partido ya han intentado reclutar al dirigente de la bebida Richard Read, y a los dos exjerarcas de la educación Fernando Filgueira y Juan Pedro Mir, todos ellos desencantados del Frente Amplio y miembros de Eduy21, el colectivo multipartidario que propone una serie de cambios de fondo en la enseñanza. El País se comunicó con los tres y estos advirtieron que no tienen previsto sumarse, por el momento, a ninguna agrupación política. Todos ellos vienen del astorismo, el último sector del Frente Amplio al que perteneció Valenti. “Son personas con las que uno tiene buena relación. Nosotros vamos a contarle a cada uno nuestro proyecto y ellos serán los que decidirán. Cada uno tiene sus tiempos, no hay que apurarse”, señala el referente de Navegantes.

Los mayores movimientos que hubo hasta el momento de nuevas figuras para el flamante partido -que aún no tiene nombre- han sido en el sector de Amado, que confirmó semanas atrás la incorporación del tres veces presidente del Sindicato Médico del Uruguay (SMU), Julio Trostchansky, también frentista desencantado; y en la Asamblea Batllista de Franzini Batlle, que sumó el apoyo del exdirector de Aduanas, Víctor Lissidini, quien fue candidato a la Presidencia en las elecciones de 2004 por el Partido Intransigente, logrando 8.572 votos.

Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour

Ideas.

“Esto es una alternativa al Frente Amplio con sensibilidad de izquierda”, resume Amado. “En el caso de nuestro sector somos socialdemócratas, y hoy los socialdemócratas no tienen a quién votar. En el grupo hay quienes no son socialdemócratas, porque todos venimos de raíces diferentes, de tradiciones distintas, y tenemos distintas edades también; pero hay una idea de país que nos une”, agrega el diputado disidente de los colorados.
Amado dice que el 90% de los militantes que lo acompañaban en el Partido Colorado siguen ahora con él, y que espera así captar votos de más batllistas.

“Cada uno tiene espacios muy claros de donde puede captar votos”, plantea optimista Valenti, que asegura cargar con brazos bien musculosos “de tanto remar”, y explica que por eso es que le puso a su agrupación Navegantes. El sector cuenta con 900 adherentes que expresaron su apoyo a través de una publicación en la página web change.org. “Amado tiene un espacio batllista, y el Partido Colorado hoy no tiene un espacio que pueda captar a los verdaderos batllistas, porque ni con la irrupción de (Julio María) Sanguinetti lo lograron. Se ve en las últimas encuestas: los colorados no crecen. Y el Frente Amplio también sigue absolutamente estancado. Algunos lo dan más abajo, otros más arriba. ¿Qué es lo único que crece y se consolida? La gente que está desilusionada, indecisa. Por eso es importante generar una propuesta alternativa”, dice y se ilusiona Valenti.

Navegantes se propone captar votos del seregnismo, en el entendido de que la figura de Líber Seregni no es ya tenida en cuenta en el Frente Amplio. “Yo no puedo especular sobre si Seregni estaría hoy con nosotros, sí puedo opinar sobre lo que él decía. Seregni se negó a recibir a Hugo Chávez antes de que este fuera presidente porque decía que era un golpista. Hoy la mayoría del Frente se pone feroz con Jair Bolsonaro, pero no hace lo mismo con Chávez, Nicolás Maduro y Daniel Ortega. La corrupción no se puede mirar con el ojo derecho abierto y el izquierdo cerrado”, critica Valenti.

“Nos dicen traidores, nos dicen cualquier cosa. Yo lo que digo es que si tenemos ideas en común sobre lo que hay que hacer con el país, si creemos que hay que hacer un cambio, que es necesario sacar al Frente Amplio, que hay que sustituirlo, y además creemos que somos la mejor opción, cuanto más podamos sumar, vamo’ arriba. Además vamos a tener identificación electoral, cada uno va a tener su lista. Si a uno no le gusta Mieres pero le gusta Amado, votará a Amado, o a Valenti, o a Franzini Batlle y Lissidini. Es sumar para tener más posibilidad de llegar al objetivo”, explica Mieres.

Franzini Batlle, que dejó el Partido Colorado a inicios de este año, también sabe que carga con el mote de traidor. “Si hablan tanto de nosotros... esto todavía no se anunció de manera formal y ya genera molestia en bancos y frenteamplistas, por algo será. Hoy el Uruguay está polarizado, están los conservadores de un lado y los conservadores del otro, que son el Frente Amplio, que si estás con ellos todo bien y si no todo mal, sos de los malos. Se necesita una herramienta que tenga sensatez política, que haya coherencia entre el discurso y la acción. Y acá estamos”, señala el líder de Asamblea Batllista, quien advierte que su sector está en especial integrado por “frenteamplistas de a pie que se sienten decepcionados”.

Todos tienen expectativas de, en caso de que Lacalle Pou sea el candidato de los blancos -algo que todas las encuestas hoy marcan-, poder quedarse con los votos de algunos wilsonistas que no quieran dar su apoyo a la otra ala del partido.

Perspectivas.

La socióloga Mariana Pomiés, de la consultora Cifra, sostiene que la propuesta de un nuevo partido es “novedosa e interesante”, aunque no se anima a arriesgar si esta logrará o no tener éxito. “Tienen el atractivo de reunir personas que vienen de distintos partidos, como puede ser el Colorado y el Frente Amplio, que están parados en un lugar más de centro, o de centroizquierda, que es donde está la mayoría de los indecisos. Le da novedad al Partido Independiente, y puede convertirse en una propuesta atractiva para muchos votantes de centro o de centroizquierda”.
Cifra aún no tiene mediciones hechas para el nuevo grupo. Es que aunque sus protagonistas ya lo dan como un hecho, lo cierto es que no ha habido un anuncio oficial. De hecho, si bien las cuatro patas del nuevo partido dieron declaraciones para este artículo, se excusaron de sacarse una foto juntos hasta no “pulir” algunos acuerdos: detalles del programa, candidaturas y nombre del partido.

“La coyuntura actual muestra un porcentaje importante de uruguayos que están indecisos o que no se encuentran satisfechos con ninguna de las opciones existentes; de gente que no sabe lo que va a hacer, o piensa votar en blanco o anulado. Las opciones no los satisfacen, y en este marco de insatisfacción siempre hay espacio para que surjan intentos de captar votos”, agrega Pomiés.

De acuerdo a las últimas encuestas, los indecisos, votos en blanco o anulados, o que deciden no contestar, son un 28% según Cifra, un 25% según Opción Consultores y Equipos Mori, y un 9% según Factum. En tanto, el Partido Independiente marca 6% para Factum, 4% para Opción, 3% para Cifra y 2% para Equipos.

Eduardo Bottinelli, de Factum, dice que “todavía es pronto” para saber qué tan fructífera será la nueva alianza. “Esto es algo que se viene manejando entre las personas que están más cercanas a la política, pero hay muchos que no saben de quién estamos hablando, quiénes son las figuras… esto tiene que decantar. Por otro lado, todo dependerá también del posicionamiento que tenga el nuevo partido. Allí habrá gente que surgió del Frente Amplio, del Partido Colorado y después estará el Partido Independiente. Va a llegar un momento en que este partido va a tener que tomar decisiones, y eso es lo que le va a dar identidad”, sostiene.

El especialista entiende que hay tres posibles escenarios. Uno, que se convierta en “la otra izquierda, estando más cercano al Frente que a los partidos tradicionales, obviamente siendo críticos, porque por algo se fueron, pero más próximos al Frente”. Esto, sostiene Bottinelli, hace pensar que “en una segunda vuelta puedan trabajar en un acuerdo con el oficialismo”. La segunda opción es que se coloquen a la misma distancia de blancos y colorados que del Frente, y “oficiar como fiel de la balanza, con posibilidades de alianzas con cualquiera de los bloques”. Una tercera posibilidad es que sean parte de un gran acuerdo contra el Frente, “un arco opositor que sirva para generar una coalición de gobierno”.

Bottinelli advierte que la nueva fuerza se podría ver más beneficiada si logra el acuerdo entre la primera y la segunda vuelta. Ahí se podrían negociar, por ejemplo, cargos. “Si el nuevo grupo apoyara al Frente antes del balotaje, luego, si este gana, va a ser más fácil llegar a acuerdos. Lo mismo para el otro lado. Ahora, si deja en libertad de acción a sus votantes, ya todo puede ser más difícil”.

Pablo Mieres
Pablo Mieres: “Vamos a reclamar la renuncia de Ortega, se vive una  barbarie”. Foto: Gerardo Pérez.

“Hay muchos desencantados del Frente Amplio. Pero estamos hablamos con gente de diversos partidos, no solo del Frente. Yo creo que el éxito de esto es que lo estamos haciendo con total reserva, venimos conversando desde mayo y vamos paso a paso. Nos dicen traidodres, cualquier cosa, pero lo hacemos porque creemos que somos la mejor opción”.

Fernando Amado
Fernando Amado. Foto: Darwin Borrelli

“Nosotros vamos a ir contra la polarización, contra el doble discurso. No queremos los problemas éticos del Frente Amplio, ni Sendic ni el apoyo a la Venezuela de Maduro. Pero tampoco queremos la doble moral blanca, de no condenar los casos de corrupción en sus intendencias. Lacalle Pou no condenó a Caram porque se pasó a su grupo. Eso no”.

Esteban Valenti
Esteban Valenti. Foto: Marcelo Bonjour

“No queremos optar entre la corrupción del Partido Nacional, del Partido Colorado o del Frente Amplio. Es un problema lo que ellos tienen. El único cáncer contagioso que existe es la corrupción, y la corrupción no se la combate disminuyendo su importancia y priorizando otros valores. Es un forúnculo que se expande. Hay que cortarla de raíz”.

José Franzini Batlle
José Franzini Batlle. Foto: Marcelo Bonjour

“Estamos en un momento muy especial. Tenemos a un vicepresidente que renunció por portarse mal. Somos el país latinoamericano con instituciones más fuertes. Aquí existieron Artigas, Varela y Batlle y Ordoñez. Pero estamos perdiendo todo eso. El Frente Amplio como partido ya no reacciona y José Mujica ha tenido una capacidad de destrucción terrible”.

Los dos grupos batllistas deberán cambiar su nombre

La semana pasada se reunieron los cuatro líderes del nuevo grupo político. El encuentro fue en la sede del Partido Independiente y se fueron con deberes. En otro encuentro que tendrán a mediados de esta semana cada uno deberá aportar posibles nombres para la coalición. Dicen que buscarán algo que los identifique a todos.

Por otro lado, Fernando Amado y José Franzini Batlle tendrán una tarea doble, pues deberán pensar, además, nuevos nombres para sus agrupaciones. La de Amado es Batllistas Orejanos y la de Franzini Batlle, Asamblea Batllista. Ambos se quieren adelantar a un posible reclamo del Partido Colorado, pues el nombre de Batlle está claramente relacionado la histórica fuerza política.

“Es claro que tenemos que cambiar el nombre. Y ya estamos trabajando en eso”, adelanta Amado. Dentro de su sector también está el Movimiento Alba Roballo. Roballo fue parte del Partido Colorado y en 1971 fue una de las fundadoras del Frente Amplio. La coalición oficialista impugnó recientemente al Movimiento Alba Roballo y el caso aún está siendo tratado en la Corte Electoral. Franzini Batlle, en tanto, dice que está en condiciones de dar pelea por el nombre y de ganarla, puesto que su segundo apellido es justamente Batlle, pero también advierte que prefiere no entreverarse en una disputa con los colorados.

“No quiero entrar en una confrontación con el Partido Colorado, a mí ya me puso muy triste asistir a la muerte del partido. Para mí murió. Eso que está ahí no es el Partido Colorado. Entonces, no me voy a poner a pelear, ni a hacer una acción en la Corte Electoral para usar un nombre. Aunque sea mi propio nombre. Ese nombre lo que hay que hacer es honrarlo con acción, y no decirse batllista y después no serlo”, señala Franzini Batlle.

Sostienen que el nuevo partido tiene bases fundacionales que se inspiran en actores de todos las fuerzas políticas. “En nuestro caso, buena parte de las ideas y de los principios los tomamos del seregnismo, del frenteamplismo original, pero claro que todo eso lo llevamos al siglo XXI”, dice Esteban Valenti. El líder de Navegantes advierte que el nuevo partido “toma como referencia los grandes relatos que hicieron posible al Uruguay, que le dieron identidad: Batlle y Ordoñez, Wilson Ferreira y Seregni”.

Pablo Mieres se preocupa por continuar pregonando los valores del Partido Independiente. Ya mandó a hacer cartelería que podrá verse en las calles en los próximos días. Había mandado a hacer también balconeras, pero decidió dar marcha atrás en el pedido y esperar para imprimirlas con los colores del nuevo partido. Habrá campaña con el violeta y amarillo de los independientes, pero también con los colores de la nueva coalición.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)