TEST

La prueba que falló Roberto Carlos: romper un teléfono con su tiro más memorable

El brasileño rememoró el tiro libre perfecto que realizó en el año 1997 en lo que fue el test de resistencia que hizo para una marca de celulares.

Los que vieron en directo aquel Brasil-Francia amistoso de 1997 difícilmente olviden la incredulidad que les provocó. Quienes lo observaron en la repetición de entonces quizás ya estaban advertidos, pero igualmente se sorprendieron. Los más jóvenes que lo observaron por YouTube luego de que alguien se los recomendó, tampoco lo olvidarán. Algunos dicen que ese disparo de Roberto Carlos para marcar el gol de Brasil (el partido finalizó 1-1) fue el mejor tiro libre de la historia.

Roberto Carlos y Luisa Zimouche
Roberto Carlos y Luisa Zimouche.

Tan sorprendente fue aquel gol, que un grupo de científicos se reunió en 2010 para analizar ese tiro, que el brasileño golpeó desde unos 40 metros con la parte externa de su pie zurdo, tomó dirección hacia la tribuna, pero a la altura del área comenzó a doblar hasta meterse tan pegado al caño que lo rozó. Así venció a Fabien Barthez, el arquero de aquella Francia que un año más tarde vencería 3-0 precisamente a Brasil en el Stade de France para ganar la Copa del Mundo por primera vez.

¿A qué conclusión llegaron los científicos? A que el tiro no fue casualidad, sino que fue posible porque Roberto Carlos logró que el balón tomara el efecto magnus. ¿De qué se trata? Que la trayectoria de un cuerpo esférico que gira es en espiral. En el caso de este disparo, además, el brasileño lo hizo con tal potencia que logró lo que llamaron el "espiral del balón giratorio". La teoría demostrada es que luego de superar una buena cantidad de metros a gran velocidad (viajó a más de 100 kilómetros por hora), el efecto magnus se hace más evidente.

¿A qué va todo esto? A que 24 años después Roberto Carlos fue desafiado a ejecutar el mismo disparo contra un celular que la compañía Nokia quería demostrar era indestructible. La llamó el #ToughestTest (la prueba más dura) y tuvo como protagonista al exfutbolista a Luisa Zimouche, campeona del mundo freestyle.

“Me pidieron que recreara mi tiro libre del 97 muchas veces durante los últimos 20 años, pero nunca de esta manera, así que tuve que aceptar el desafío. Seguramente un teléfono móvil no podría sobrevivir a la ira de una pelota de fútbol", sostuvo Roberto Carlos, quien ejecutó con su habitual precisión el disparo contra un teléfono anclado a un poste vertical. La pelota llegó, golpeó el celular y lo tiró al piso. Sin embargo, no superó la prueba, porque debía destruirlo y no lo hizol.

"No pensé que el Nokia XR20 resistiría el poder de mi patada. Puede que ya no sea profesional, pero sé que todavía tengo un gran impacto, así que fue un resultado impresionante", indicó el brasileño, que junto a Zimouche sometió al aparato a otras pruebas exigentes como calor extremo, tirarlo a agua con hielo, golpearlo y hacerlo volar con la pantalla arrastrándose por el cemento.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error